Reportajes

//El Gobierno Vasco ya no puede esconder más el deterioro de Osakidetza

El Gobierno Vasco ya no puede esconder más el deterioro de Osakidetza

Es urgente impedir que el Departamento de Salud siga desmantelándola y precarizando las condiciones laborales de su plantilla.

2022-12-22T12:29:55+00:0022 diciembre 2022|Reportajes|Sin comentarios

Por SATSE, ELA, LAB, SME, CCOO y UGT

Mucho se ha hablado estos días de la falta de diálogo y del talante impositivo de la Dirección de Osakidetza. Por desgracia, para los sindicatos SATSE, ELA, LAB, SME, CCOO y UGT, miembros de la Mesa Sectorial de Sanidad, esta situación no es nueva. Llevan mucho tiempo denunciando que la Mesa se ha convertido en un foro vacío, de carácter informativo, en el que no se produce una negociación real, y en el que se aborda únicamente lo que Osakidetza quiere y cuando Osakidetza quiere. Esta situación, lejos de mejorar, ha ido a peor, lo que nos ha llevado al bloqueo absoluto. Y ello en un momento en el que el deterioro de nuestra sanidad pública es más que evidente, tanto para los y las profesionales, como para la ciudadanía. La propaganda del Gobierno Vasco ya no puede esconder una realidad que la población padece en primera persona.

Cabe recordar que, a principios de año, los sindicatos se levantaron de la Mesa Sectorial. Después del verano, han vuelto a hacer lo mismo. Paralelamente, y en un intento de desbloquear la situación, han convocado a la Dirección de Osakidetza, hasta en dos ocasiones, a una reunión en el Consejo de Relaciones Laborales y  Osakidetza no ha acudido en ninguna de ellas. El último capítulo tuvo lugar el pasado día 7 de diciembre, fecha en la que se reunieron con la cúpula del Departamento de Salud, con Consejera a la cabeza, y en la que pudieron constatar, una vez más, la nula voluntad de diálogo del Departamento y su firme apuesta por la vía de la imposición.

La única realidad es que Osakidetza sigue con su hoja de ruta, sin atender ni una sola de las reivindicaciones de la parte social, y pretendiendo, además, utilizar la Mesa Sectorial para aparentar una negociación que no existe. También ha hecho caso omiso a las movilizaciones impulsadas antes del verano: manifestaciones multitudinarias, secundadas masivamente tanto por la plantilla como por la ciudadanía, y cuatro jornadas de huelga. Estas movilizaciones han sido un buen reflejo de los graves problemas estructurales de Osakidetza, del hartazgo tanto de la plantilla como de la ciudadanía, y de la necesidad de soluciones urgentes.

Sin duda, es necesaria una reflexión sobre el modelo de gobernanza de Osakidetza y sobre la acuciante necesidad de promover la democracia interna. La verticalidad y la imposición empiezan por la Dirección de Osakidetza, pero se extienden a toda la estructura interna del Servicio Vasco de Salud. Los sindicatos de la Mesa Sectorial subrayan que la democratización de Osakidetza, pasa por superar el bloqueo de la Mesa Sectorial e impulsar una negociación real y con contenidos con los representantes legales de la plantilla y todo ello, con el objetivo de poner en marcha soluciones reales e inmediatas al deterioro de nuestra sanidad pública, que llevan mucho tiempo denunciando.

Decía el portavoz del Gobierno Vasco que se va a impulsar un proceso participativo en Osakidetza abierto a más de 100 profesionales. Debemos recordar que Osakidetza tiene una plantilla que supera los 37.000 trabajadores y trabajadoras, por lo que cualquier proceso que pretenda promover una participación real, debe contar con un número mucho más amplio, que represente a todas las categorías, todos los territorios, y todos los estamentos.

Mientras tanto, la precariedad laboral sigue siendo unos de los grandes problemas de nuestra sanidad pública: una tasa de temporalidad que supera el 50%, una pérdida de poder adquisitivo que supera el 20% en una década, sobrecarga sistemática de trabajo, escasez de plantilla, etc… Paralelamente se mantienen recortes como los aplicados en los PACs de Deusto, Zumarraga o San Martín; en las urgencias del Hospital Santiago; o el proyecto de cierre de cirugía cardíaca de Basurto. Y se plantean nuevos recortes en Atención Primaria de cara al periodo navideño, y también en condiciones laborales, como el recorte radical e injustificado que se quiere aplicar en el Desarrollo Profesional. Estamos ante problemas de todas las categorías de Osakidetza y de los tres territorios.

A la vista de esta cruda realidad, los sindicatos SATSE, ELA, LAB, SME, CCOO y UGT consideran imprescindible iniciar una dinámica de movilizaciones que agrupe tanto al personal, como a la propia ciudadanía. Como primer paso, han llevado a cabo concentraciones en todos los centros de trabajo de Osakidetza este jueves 22 de diciembre en todos los hospitales y al medio día en todos los centros de Atención Primaria. Pasado el período navideño darán continuidad a las movilizaciones para que el personal y la ciudadanía llenen las calles en favor de la sanidad pública.

Las palabras pronunciadas en julio por la consejera Gotzone Sagardui aludiendo a una “nueva cultura”, anticipaban las medidas y recortes que se están dando. Su Departamento sabía que iba a haber oposición a las decisiones, pero aseguró que se adoptarían en cualquier caso. Es urgente impedir que el Departamento de Salud siga desmantelando Osakidetza y precarizando las condiciones laborales de su plantilla.

Asko hitz egin da egunotan elkarrizketarik ezaz eta Osakidetzako Zuzendaritzaren jarrera inposatzaileaz. Zoritxarrez, Osasunaren Mahai Sektorialeko kide diren SATSE, ELA, LAB, SME, CCOO eta UGT sindikatuentzat egoera hori ez da berria. Denbora asko daramate salatzen Mahaia foro huts bihurtu dela, informatiboa, bertan ez dela benetako negoziaziorik egiten, eta Osakidetzak nahi duenari eta nahi duenean bakarrik heltzen diola. Egoera horrek, hobera egin beharrean, okerrera egin du, eta horrek erabateko blokeora eraman gaitu. Eta hori, bai profesionalentzat, bai herritarrentzat, gure osasun publikoaren narriadura oso nabaria den une honetan. Eusko Jaurlaritzaren propagandak ezin du herritarrek zuzenean pairatzen duten errealitatea ezkutatu.

Gogoratu behar da urte hasieran sindikatuak Mahai Sektorialetik altxatu zirela. Uda ostean, gauza bera egin dute berriro. Aldi berean, eta egoera desblokeatzeko asmoz, bi aldiz deitu diote Osakidetzako Zuzendaritzari Lan Harremanen Kontseiluan bilera bat egitera, eta Osakidetza ez da bilera bakarrera ere joan. Azken kapitulua abenduaren 7an izan zen. Egun horretan, Osasun Saileko buruzagitzarekin bildu ziren, sailburua buru zela, eta, beste behin ere, Sailaren elkarrizketarako borondate eza eta inposaketaren aldeko apustu sendoa egiaztatu ahal izan zuten.

Errealitate bakarra da Osakidetzak bere ibilbide-orriarekin jarraitzen duela, langileen aldarrikapen bakar bati ere erantzun gabe, eta, gainera, existitzen ez den negoziazioaren itxura egiteko erabili nahi duela mahai sektoriala. Uda aurretik bultzatutako mobilizazioei ere ez die jaramonik egin: manifestazio jendetsuak, langileek zein herritarrek era masiboan bultzatutakoak, eta lau greba egun. Mobilizazio horiek Osakidetzaren egiturazko arazo larrien, langileen eta herritarren gogaitasunaren eta premiazko konponbideen beharraren isla argia izan dira.

Argi dago Osakidetzaren gobernantza-ereduari eta barne-demokrazia sustatzeko premia larriari buruzko hausnarketa egin behar dela. Bertikaltasuna eta inposaketa Osakidetzako Zuzendaritzatik hasten dira, baina Euskal Osasun Zerbitzuaren barne-egitura osora hedatzen dira. Mahai Sektorialeko sindikatuek azpimarratu dutenez, Osakidetzaren demokratizazioak Mahai Sektorialaren blokeoa gainditzea eta plantillako legezko ordezkariekin edukiak izango dituen benetako negoziazioa bultzatzea eskatzen du, eta hori guztia, denbora luzez sindikatuak salatzen ari diren gure osasun publikoa hondoratzearen aurrean benetako eta berehalako konponbideak abian jartzeko helburuarekin.

Eusko Jaurlaritzako bozeramaileak zioen 100 profesional baino gehiagori irekitako prozesu parte-hartzailea bultzatuko dela Osakidetzan. Gogorarazi behar dugu Osakidetzak 37.000 langile baino gehiago dituela; beraz, benetako parte-hartzea sustatu nahi duen edozein prozesuk, kategoria guztiak, lurralde guztiak eta estamentu guztiak ordezkatuko dituen askoz ere kopuru handiagoa behar du.

Bitartean, lan-prekarietateak gure osasun publikoaren arazo handienetakoa izaten jarraitzen du: %50etik gorako behin-behinekotasun-tasa, hamarkada batean erosteko halmenaren %20tik gorako galera, lan-gainkarga sistematikoa, langileen eskasia, etab. Aldi berean, Deustuko, Zumarragako eta San Martingo PACetan, Santiago Ospitaleko larrialdietan eta Basurtuko bihotzeko kirurgia ixteko proiektuan aplikatutako murrizketek indarrean jarraitzen dute. Eta murrizketa berriak planteatzen ari dira Lehen Mailako Arretan Gabonetan, baita lan-baldintzetan ere, Garapen Profesionalean aplikatu nahi den murrizketa erradikal eta justifikaziorik gabea, besteak beste. Osakidetzako kategoria guztietan eta hiru lurraldeetan ematen diren arazoen aurrean gaude.

Errealitate gordin hori ikusita, SATSE, ELA, LAB, SME, CCOO eta UGT sindikatuek ezinbestekotzat jotzen dute langileak eta herritarrak elkartuko dituen mobilizazio-dinamikari ekitea. Gabonak igarota, mobilizazioekin jarraituko dute, langileek eta herritarrek kaleak osasun publikoaren alde bete ditzaten.

Gotzone Sagardui sailburuak uztailean “kultura berria” aipatuz esandako hitzek, ematen ari diren neurriak eta murrizketak aurreratu zituzten. Bere sailak bazekien erabakien aurkako jarrera egongo zela, baina edozelan ere hartu hartuko zirela ziurtatu zuen. Premiazkoa da Osasun Sailak Osakidetza desegiten eta langileen lan-baldintzak prekarizatzen jarraitzea eragoztea.

Deja tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín