Reportajes

/, Feminismo/No dejemos el futuro de un edificio histórico que ayudaba a mujeres trabajadoras, en manos privadas

No dejemos el futuro de un edificio histórico que ayudaba a mujeres trabajadoras, en manos privadas

"Vamos a seguir organizándonos y planificando las actividades que sean necesarias para que esto sea una realidad y sigamos estando orgullosas de habitar un barrio vivo"

2020-07-23T19:37:06+00:0023 julio 2020|Bilbao, Feminismo|Sin comentarios

El histórico edificio construido en 1916 con dinero público para responder a las demandas de las mujeres trabajadoras del barrio que requerían de un lugar donde dejar a sus criaturas cuando iban a trabajar, y mejorar sus condiciones de vida, será destinado su uso sin atender a las necesidades de las vecinas y vecinos del barrio. Con una kalejira ruidosa realizada desde Bilbi y organizada por la Asociación Vecinal de Bilbao la Vieja, Bilbo Zaharreko Auzo Elkartea, han exigido a la Fundación BBK que se abra un proceso de debate público y de codecisión para que el uso a dar a la Casa Cuna en un futuro próximo, se decida entre todas y responda a las necesidades de las vecinas y vecinos del barrio, con el fin de cohesionar más la comunidad, en la que el apoyo mutuo sea una de las principales claves de nuestras vidas en común.

 

Nota de prensa: En la Asociación Vecinal de Bilbao la Vieja, Bilbo Zaharreko Auzo Elkartea, llevamos años demandando que los equipamientos de nuestros barrios, que históricamente han sido públicos, deben responder a las necesidades de la mayoría social del barrio. Y esa demanda es la que nos convoca hoy también en la defensa de la Casa Cuna para el barrio.

En 2018, cuando observamos que la escuela infantil situada en la Casa Cuna de Urazurrutia cerraba sus puertas, sin previa notificación al barrio, y que la Obra Social de la BBK se iba desmantelando mientras se formaba un banco privado, sentimos una gran preocupación, y por ello, solicitamos información y el diseño de un proceso transparente y participativo sobre su futuro. Futuro de un histórico edificio, que había sido construido en 1916 con dinero público, para responder a las demandas de las mujeres trabajadoras del barrio que requerían de un lugar donde dejar a sus criaturas cuando iban a trabajar, es decir, para mejorar sus condiciones de vida, tras muchas luchas obreras.

Tras su cierre, la Fundación BBK y el ayuntamiento se comprometieron a abrir una vía de participación, y organizaron un concurso de ideas para recoger propuestas sobre el futuro uso de este espacio. La convocatoria no tenía entre sus requisitos, sin embargo, la exigencia de que las propuestas respondieran a las necesidades del barrio.

No obstante, en el barrio se elaboraron varias propuestas por parte de la asociación vecinal, junto con colectivos culturales y sociales del barrio, y todas coincidían en que el edificio debía responder a las necesidades de los colectivos más olvidados de nuestro barrio. Entre las demandas detectadas, destacaba la necesidad de contar con un espacio para el encuentro de personas mayores en situación de soledad, una casa de las mujeres, un espacio de formación para estudiantes y personas desempleadas, y un espacio para no perder la memoria histórica como barrio minero de nuestro entorno más cercano. En suma, proyectos diversos con un objetivo común: fomentar la cohesión social y hacer comunidad para crear espacios de cuidado mutuo y solidaridad intergeneracional, donde poder compartir proyectos y planes desde la diversidad y a partir de nuestras inquietudes comunes. En todas estas propuestas la base era el impulso de la justicia social, y el crear comunidad, algo que en estos duros tiempos ha vuelto a ser reforzado en nuestros barrios por medio de las redes de solidaridad para atender a las personas más vulnerables, que no han contado, sin embargo, con el apoyo municipal.

Así, hoy en día observamos que sin tener en cuenta la participación social, han comenzado unas “misteriosas” obras en el edificio, sin rendir ningún tipo de cuentas sobre lo que pretenden llevar a cabo en el mismo. Y esto nos parece totalmente censurable. Creemos que no se puede dejar en manos privadas el futuro de nuestros bienes públicos, y la Casa Cuna lo ha sido, y creemos firmemente que lo debe seguir siendo. Por ello, EXIGIMOS ABRIR UN PROCESO DE DEBATE PUBLICO Y DE CODECISION PARA QUE EL USO A DAR A LA CASA CUNA EN UN FUTURO PROXIMO RESPONDA A LAS NECESIDADES DE LAS VECINAS Y VECINOS DEL BARRIO, Y NOS SIRVA PARA COHESIONAR MAS NUESTRA COMUNIDAD, EN LA QUE EL APOYO MUTUO SEA UNA DE LAS PRINCIPALES CLAVES DE NUESTRAS VIDAS EN COMUN. Por ello, vamos a seguir organizándonos y planificando las actividades que sean necesarias para que esto sea una realidad y sigamos estando orgullosas de habitar un barrio vivo.

 

SEHASKA ETXEA AUZORAKO. PROZESU PARTE-HARTZAILE ETA GARDEN BATEN ALDE

Prentsa oharra: Bilbo Zaharreko Auzo Elkartean, urteak daramatzagu eskatzen gure auzoetako ekipamenduek, historikoki publikoak izan direnek, auzoko gehiengo sozialaren beharrei erantzun behar dietela. Eta eskari hori da gaur ere auzorako sehaska etxea defendatzeko elkartzen diguna hementxe.

2018an, Urazurrutiako Sehaska Etxean zegoen haur-eskolak ateak ixten zituela ikusi genuenean, auzoari aldez aurretik komunikatu barik, eta BBKren Gizarte Ekintza desegin egiten zela banku pribatu bat sortzen zen bitartean, kezka handia sentitu genuen, eta, horregatik, haren etorkizunari buruzko informazioa eta prozesu garden eta parte-hartzaile baten diseinua eskatu genituen. 1916an diru publikoz egindako eraikin historiko baten etorkizuna, auzoko emakume langileen beharrei erantzuteko, lan egitera zihoazenean haurrak uzteko tokia behar baitzuten, hau da, beren bizi-baldintzak hobetzeko, langile borroka askoren ondoren.

Sehaska Etxea itxi ondoren, BBK Fundazioak eta udalak parte hartzeko bide bat irekitzeko konpromisoa hartu zuten, eta gune horren etorkizuneko erabilerari buruzko proposamenak jasotzeko ideia-lehiaketa bat antolatu zuten. Deialdiak, hala ere, ez zuen auzoaren beharrei erantzuteko eskakizunik.

Hala ere, auzoan hainbat proposamen egin zituzten auzo-elkarteak, auzoko kultura eta gizarte-kolektiboekin batera, eta guztiek uste genuen eraikinak auzoko kolektibo pobreen beharrei erantzun behar ziela. Eskaeren artean, honako hauek ziren: bakardade-egoeran dauden adinekoak elkartzeko gune bat, emakumeen etxea, ikasle eta langabetuentzako prestakuntza gune bat, eta memoria historikoa ez galtzeko espazio bat, auzoko meatzaritzaren industria gogorazteko.

Laburbilduz, askotariko proiektuak, helburu komun batekin: gizarte-kohesioa sustatzea eta komunitatea egitea, belaunaldien arteko elkar zaintzeko eta elkartasunerako guneak sortzeko, aniztasunetik eta gure kezka komunetatik abiatuta proiektuak eta planak partekatu ahal izateko.

Proposamen horietan guztietan, justizia soziala bultzatzea zen oinarria, baita komunitatea sortzea ere. Garai gogor hauetan, gure auzoetan indartu egin da berriro hori, pertsona ahulenei arreta emateko elkartasun-sareen bidez; hala ere, ez dute udalaren laguntzarik izan.

Hala, gaur egun ikusten dugu, gizartearen parte-hartzea kontuan hartu gabe, eraikineko obra «misteriotsu» batzuk hasi direla, bertan egin nahi dutenari buruzko inolako konturik eman gabe. Eta hori guztiz gaitzesgarria iruditzen zaigu. Uste dugu ezin dela esku pribatuetan utzi gure ondasun publikoen etorkizuna, eta Sehaska Etxea hala izan da, eta hala izaten jarraitu behar duela uste dugu irmoki.

Hori dela eta, eztabaida publikorako prozesu bat irekitzea eskatzen dugu, etorkizunean sehaska etxeari eman beharreko erabilerak auzoko bizilagunen beharrei erantzun diezaien, eta gure auzoa kohesionatzeko balio dezan, elkarri laguntzea gure bizitzako gako nagusietako bat izan dadin. Horregatik, behar diren jarduerak antolatzen eta planifikatzen jarraituko dugu, errealitate bat izan dadin eta auzo bizi batean bizitzeaz harro egoten jarrai dezagun.

Deja tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín