Reportajes

/, Feminismo/28 de abril: Día de la Salud Laboral, excepto para las trabajadoras del hogar

28 de abril: Día de la Salud Laboral, excepto para las trabajadoras del hogar

2019-04-25T10:16:02+00:0025 abril 2019|Bilbao, Feminismo|Comentarios desactivados en 28 de abril: Día de la Salud Laboral, excepto para las trabajadoras del hogar

Asociación de Trabajadoras del Hogar de Bizkaia ATH-ELE (24/04/2019): El empleo de hogar está excluido de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. El 8 de junio de 2016, el Parlamento Vasco instó al Gobierno a que “a través de OSALAN edite una guía de seguridad y salud en los trabajos del hogar, de divulgación gratuita, que constituya condiciones mínimas de seguridad y salud para las empleadas de hogar”. No hubo guía, y el Parlamento volvió a exigir al Gobierno que la editase dándole un plazo: tercer cuatrimestre de 2018. A día de hoy, no hay guía.

Recordamos lo que sobre el tema se decía en nuestra estadística de condiciones laborales de 2018:

“El cuidado se proporciona en condiciones ínfimas de seguridad y salud laborales. El 53,92% de las internas no llega a tener 10 horas de descanso nocturno, porque las personas atendidas necesitan cuidados diversos (tranquilizarlas, acompañarlas al baño, movilizarlas, suministrarles medicación, etc.). Un 7,82% del total, proporcionan atención nocturna frecuente (dos o más veces), y otro 4,12 %, no llega a las 8 horas de descanso nocturno.

Por otra parte, en la asesoría hemos visto partes de baja de contingencia común por dolencias cuyo origen profesional era indiscutible y no se hubiese puesto en duda en otros sectores. No solamente lesiones físicas, derivadas de esfuerzos para movilizar personas sin ayuda y sin apoyos técnicos (daños en espalda, hombros, brazos…), sino también fueron considerados comunes esguinces y fracturas por caída al realizar tareas domésticas, o quemaduras al cocinar. Algunas habían necesitado atención médica por lesiones psíquicas consecuencia de la falta continuada de descanso nocturno y semanal.

No es excepcional el estrés derivado del maltrato, que se concreta en frases despectivas hacia su capacidad profesional, lo inmerecido del salario que cobran, así como los comentarios racistas y los acercamientos y/o proposiciones sexuales de carácter indeseado. En todos estos casos de maltrato, las autoridades laborales no han dispuesto mecanismos de intervención real y práctica en defensa de las trabajadoras”.

Lo volvemos a repetir.

Suscríbete a nuestro Boletín

Leer Política de privacidad