Reportajes

//Comer no es tan urgente

Comer no es tan urgente

Colas de más de 12 horas o llegar a quedarse a dormir a las puertas del Servicio Municipal de Urgencias Sociales (SMUS) de Bilbao, sólo para poder ser atendido.

2024-01-25T15:23:54+01:0025 enero 2024|Reportajes|Sin comentarios

Por OEE Bizkaia, SOS Racismo, Erribera, Atxuri e Irala Harrera

Mientras el Bilbao del Tour, del Guggenheim y del turismo presume de modernidad, la ciudadanía vemos como la riqueza está cada vez peor repartida. Se especula con los alquileres y cada vez son más las personas excluidas.

Y, es que, según el último recuento, casi 500 personas están durmiendo en Bilbao en la calle. Sabemos que esta cifra se suele quedar corta y que, como vimos en el confinamiento de la pandemia, cuando se ofreció alojamiento, esta cifra se triplicó dándonos una imagen más real de la situación. Desgraciadamente, convivimos con vecinos y vecinas que duermen en la calle desde hace años, pero vemos cómo este número no deja de crecer.

Sin embargo, hay algo nuevo. Desde nuestra experiencia, hasta hace 3-4 meses todas las personas en Bilbao recibían 2 ó 3 comidas al día que se ofrecían desde el SMUS (Servicio Municipal de Urgencias Sociales). Sin embargo, en estos meses, estamos viendo cómo se deniega comida a muchas de las personas que se acercan. ¿Por qué este cambio? ¿Cómo es posible que una ciudad como Bilbao deje a personas que habitan la ciudad sin comer?

Vemos también como las personas que se acercan al SMUS reciben un trato indigno. Invitamos a quien lea esto a acercarse (Calle Uribitarte 11, bajo el edificio Albia) a comprobar con sus propios ojos las colas de más de 12 horas (dormir, pasar toda la mañana…) para poder entrar y ser recibido en el SMUS. En muchas ocasiones, se realiza esta cola y la respuesta al solicitar tarjeta para los comedores es un “no hay plazas, vuelve a hacer la cola mañana”. Esto, en una administración pública que funciona con citas, salas de espera y criterios públicos claros, es inadmisible.

Por todo esto, hoy 25 de Enero día del pleno municipal, del Ayuntamiento de Bilbao, hemos denunciado que el ayuntamiento con muchos locales cerrados y con suficiente presupuesto mantiene a varios cientos de personas en la calle incluso con inclemencias y temperaturas bajas. Además, el SMUS no cumple su cometido de informar bien, dar albergue y tarjetas de comedor. Es un servicio privatizado cuando la ley obliga a que sea atendido por personal de la plantilla municipal.

Por eso denunciamos hoy y aquí: ¡QUENINGUNA PERSONA SE VEA OBLIGADA A VIVIR EN LA CALLE, Y QUE A NINGUNA PERSONA LE FALTE ALIMENTACIÓN Y ROPA!

Tourreko, Guggenheimeko eta turismoko Bilbok modernitatetzat jotzen duen bitartean, herritarrek aberastasuna gero eta okerrago banatuta dagoela ikusten dugu. Alokairuekin espekulatzen da, eta gero eta gehiago dira pertsona baztertuak.

Izan ere, azken zenbaketaren arabera, ia 500 pertsona daude kalean lo egiten Bilbon. Badakigu kopuru hori motz geratzen dela eta, pandemiaren konfinamenduan ikusi genuen bezala, ostatua eskaini zenean, zifra hori hirukoiztu egin zen egoeraren irudi errealagoa emanez. Zoritxarrez, kalean aspalditik lo egiten duten bizilagunekin bizi gara auzoan, eta kopuru hori etengabe hazten ari dela ikusten dugu.

Hala ere, zerbait berria dago. Gure esperientziatik, duela 3-4 hilabete arte, Bilboko pertsona guztiek 2 edo 3 otordu jasotzen zituzten egunean, SMUStik (Gizarte Larrialdietarako Udal Zerbitzua). Hala ere, hilabete hauetan, hurbiltzen diren persona askori janaria nola ukatzen zaien ikusten ari gara. Zergatik aldaketa hau? Nola da posible Bilbo bezalako hiri batek hirian bizi diren pertsonak jan gabe uztea?

Ikusten dugu, halaber, SMUSara hurbiltzen diren pertsonek duintasunik gabeko tratua jasotzen dutela. Hau irakurtzen duenari hurbiltzea gonbidatzen diogu (Uribitarte kalea 11, Albia eraikinaren azpian) bere begiekin 12 ordu baino gehiagoko ilarak egiaztatzera (lo egitea, goiz osoa pasatzea…), SMUSean sartu eta harrera egin ahal izateko. Askotan, ilara hori egiten da, eta jantokietarako txartela eskatzean honako hau izaten da erantzuna: «ez dago plazarik, itzuli bihar ilaran jartzeko berriro». Hori, hitzorduekin, itxarongelekin eta irizpide publiko argiekin funtzionatzen duen administrazio publiko batean, onartezina da.

Gainera, SMUSak ez du ondo informatzeko, aterpetzeko eta jantokiko txartelak emateko zeregina betetzen. Zerbitzu pribatizatua da, legeak udal-plantillako langileek artatzera behartzen duenean.

Horregatik salatzen dugu gaur eta hemen: INOR EZ DADILA KALEAN BIZITZERA BEHARTUTA EGON, ETA INORI EZ DAKIOLA ELIKADURA ETA ARROPARIK FALTA!

Deja tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín