Reportajes

//La hipocresía de organizar un Congreso sobre vivienda digna mientras ejecutan desahucios

La hipocresía de organizar un Congreso sobre vivienda digna mientras ejecutan desahucios

La Red de Sindicatos de Viviendas de Euskal Herria protestó a las afueras del Palacio Euskalduna en Bilbao en respuesta al “Congreso Internacional sobre políticas de vivienda” ICHP, organizado por el Gobierno Vasco.

2024-01-30T11:51:36+01:0030 enero 2024|Reportajes|Sin comentarios

Por Red de Sindicatos de Viviendas de Euskal Herria

“Estamos aquí para denunciar la hipocresía y el lavado de cara de las instituciones vascas quienes, mientras desahucian, mercadean con la vivienda y ponen la alfombra roja a los especuladores, organizan un Congreso para hablar de esa “vivienda digna” que nos niegan y de ese “Estado de Bienestar” que están desmantelando.

“¿Hablaron los ponentes sobre la desmercantilización de la vivienda como única solución posible para garantizar el derecho universal a la vivienda? ¿Hablaron de la caída vertiginosa de los salarios reales, mientras en Euskal Herria los precios de los alquileres han subido más de un 20%? ¿Hablaron de que las familias vascas están obligadas a destinar casi un 60% de su salario en el pago del alquiler? ¿Establecieron las bases para que las miles de personas sin hogar que (sobre)viven en Euskal Herria tengan acceso a una vivienda digna y dejen de morir en las calles?, ¿Debatieron sobre cómo acabar con todos los desahucios? ¿Declararon la guerra a la especulación inmobiliaria y a la industria del turismo, que ha convertido los barrios populares de Euskal Herria en museos al aire libre y centros comerciales a cielo abierto desertificando la vida de muchos pueblos y ciudades?, ¿Analizaron la “curiosa” estadística que afirma que los barrios donde más pisos turísticos hay, son también los barrios donde más desahucios se ejecutan? ¿O denunciaron que la moratoria de desahucios y la Ley de Vivienda, anunciadas a bombo y platillo por todos los partidos progresistas, no son más que declaraciones de intenciones sin ningún efecto real?”, se preguntan desde la Red.

Pues la respuesta es no, nada de esto ha pasado. Lo que ayer se está dando en el Euskalduna no es más que propaganda vacía, cuyo objetivo es blanquear a los responsables directos del problema de la vivienda. “¿Cómo van a garantizar una vivienda digna y el derecho a la vivienda los que hablan de “defender la vivienda como derecho y como bien de mercado”? ¿Cómo quieren garantizar un derecho dentro y desde el sistema que ha convertido nuestros hogares en una mercancía que debemos adquirir en el mercado inmobiliario y en un “activo financiero” para acumular capital?”.

Desde la Red de Sindicatos de Viviendas de Euskal Herria tienen claro que el problema de la vivienda no reside en la voluntad política de este o aquel partido, ni en las buenas intenciones (u oportunismo) de los organizadores de un Congreso sobre “políticas para una vivienda digna”. El problema de la vivienda es estructural y consustancial al modo de producción capitalista, y, por lo tanto, no se puede solucionar dentro del marco de la legalidad burguesa. Porque el problema de la vivienda no está, como quieren hacernos creer, en un “mercado descontrolado” o en la “falta de voluntad política”; ni se puede arreglar con “reformas” o “políticas públicas para una vivienda digna”. El problema de la vivienda es mucho más profundo y reside en la forma misma que la vivienda se asume en el capitalismo: la forma-mercancía. Y mientras la vivienda sea una mercancía, nunca podrá ser un derecho. Sólo su desmercantilización total podrá garantizar la vivienda como derecho universal.

Para la Red, este Congreso es “pura propaganda”. Una propaganda que se convierte en “circo” cuando se pone el foco en los organizadores: el Gobierno Vasco y las instituciones de la burguesía vasca. “Porque las instituciones vascas (al igual que toda institución burguesa) no son solo cómplices del problema de la vivienda, sino que son responsables directos de ello”, han asegurado. Y para demostrarlo, exponen algunos ejemplos que han conocido en los últimos meses a través de la práctica sindical:

Los desahucios de Viviendas Municipales que a pesar de la moratoria se siguen ejecutando, las puertas anti-ocupa instaladas en dichas viviendas, la oleada de desalojos ilegales de jóvenes migrantes ejecutados por la Policía Municipal sin ningún tipo de orden judicial, los desalojos de okupaciones por parte de diferentes ayuntamientos llegando a replicar las prácticas de desokupación de las empresas neonazis, desahucios y desalojos por parte del Gobierno Vasco en viviendas de Alokabide o la última reforma de la RGI que se hará efectiva en pocos días, la cual limita los derechos y el acceso al subsidio para muchos de los actuales perceptores, excluyendo a todos los que no están en una situación “regular”, a una gran parte de la población migrante y dando todavía más poder a los propietarios de viviendas frente a los derechos de las inquilinas.

Eso serían sólo algunos de los ejemplos de cómo las instituciones vascas son parte activa del problema de la vivienda en nuestros territorios, una lista que se convertiría en infinita si enumerásemos todos los casos de acoso y mobbing inmobiliario; desahucios y desalojos; chanchullos con bancos, fondos buitres y grandes propietarios; promoción de la actividad especulativa, de la turistificación y la gentrificación y un largo etcétera de “casos aislados” que resumen las “políticas públicas en materia de vivienda” en Euskal Herria mucho mejor que cualquier circo propagandístico.

Para denunciar todo ello y señalar la hipocresía del Congreso, por la mañana integrantes de la red han entrado al palacio Euskalduna para que su palabra también estuviera sobre la mesa. Y es que los sindicatos de vivienda que en el día a día dan respuesta al problema de la vivienda desde los diferentes rincones de Euskal Herria no han sido invitados al Congreso, pero tenían claro que no iban a permitir que se acallara su voz en un pleno de semejante envergadura sobre políticas de vivienda. El resultado: cuatro integrantes de la Red identificadas y tres multas aplicando la ley mordaza.

Para finalizar, desde la Red de Sindicatos de Viviendas de Euskal Herria advierten que lo de ayer no acaba aquí. Ayer estuvieron frente a ellos, pero lo más importante es que los seguirán teniendo enfrente mañana, lejos de los focos mediáticos. “Ellos el día de mañana se quitarán las máscaras “progres” y volverán a ponerse la de todos los días, la careta de tiburones, volverán a especular, a mercantilizar y a desahuciar”, señalan. Pero ellas también volverán a sus barrios y pueblos a organizar a su lucha de clase; y allí los encontrarán, parando los desahucios, denunciando los abusos de la clase propietaria y de las instituciones, luchando para que ni una vecina desposeída tenga que dejar su casa, luchando por garantizar el derecho real a la vivienda, por encima de sus beneficios. Allí estarán, haciendo su pequeña aportación a la recomposición de la clase trabajadora de Euskal Herria, tejiendo redes, organizando la solidaridad y construyendo comunidad política. “Allí estaremos, estropeando su negocio y reapropiándonos de nuestros derechos”, han sentenciado.

Deja tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín