Reportajes

/, Coronavirus, manifestación, Pensiones, Residencias/700 fallecidos por el COVID-19 y cero autocrítica desde las instituciones vascas

700 fallecidos por el COVID-19 y cero autocrítica desde las instituciones vascas

Asociaciones de familiares de usuarios de Residencias, Babestu de Araba y Bizkaia, Gipuzkoako Senideak, Irauli Zaintza y familiares de usuarias de residencias y Centros de Día de Araba, así como y el Movimiento de Pensionistas de Euskal Herria se movilizan en 70 pueblos de las 4 capitales vascas (Gasteiz, Donostia, Iruñea y Bilbao) para denunciar la situación crítica de los centros de personas mayores.

Bajo el lema “S.O.S. Residencias! Nuestros derechos como personas mayores no caducan con la edad” familiares de usuarios de residencias de personas mayores y pensionistas se han movilizado por las calles de Bilbao con el apoyo de agentes sociales, políticos y sindicales, saliendo desde la plaza Moyúa hasta finalizar en el Ayuntamiento de Bilbao, en donde han manifestado su más profunda preocupación por la situación que viven tanto las personas mayores más frágiles, muchas de ellas usuarias de residencias, de centros de día y de servicios de ayuda a domicilio, como sus familiares.

Denuncian que los recortes en el presupuesto, la privatización de los servicios, la falta de personal, la precariedad de las condiciones de trabajo y el abandono de las tareas de inspección por parte de las administraciones competentes han deteriorado la calidad de los servicios. Explican que la crisis sanitaria del Covidl9 está dejando al descubierto estas deficiencias, que han convertido las residencias en centros de aislamiento, donde se vulneran los derechos de las personas usuarias y trabajadoras. “El cierre de las residencias ha supuesto un verdadero maltrato institucional para nuestros mayores”, se quejan.

Para familiares y pensionistas es inaceptable que en esta segunda fase de la pandemia se sigan produciendo tantos contagios y fallecimientos. Denuncian que los protocolos o no se cumplen o no son suficientes. Así como que las personas trabajadoras y usuarias siguen careciendo, en muchas ocasiones, de las medidas de prevención necesarias. Insisten en que no se está realizando una adecuada gestión de espacios que proteja la salud de las personas y además no se está garantizando una atención de calidad personal y colectiva suficiente.

“Los afanes privatizadores y economicistas de las distintas administraciones han derivado en un modelo de negocio y lucro, basado en criterios mercantiles, que busca la rentabilidad económica”.

Señalan al Servicio Vasco de Salud-Osakidetza, por desatender sus obligaciones, no realizar los controles sanitarios desde los centros de salud de barrios y localidades. Lo que a su juicio permite que las residencias den una asistencia sanitaria privada, “a todas luces precaria”. Lo que supone un grave deterioro de la salud de los residentes.

En materia legal, denuncian también que ni se cumple la legislación vigente ni se ha cumplido con el Plan Estratégico 2017-2020, aprobado por el Gobierno Vasco junto con las tres diputaciones y EUDEL. Aseguran que se han limitado al nombramiento de diferentes cargos, sin aportar nuevos recursos económicos y humanos de atención directa.

Desde familiares de usuarios de residencias y pensionistas exigen la obligatoriedad de unidades socio-geriátricas y socio-sanitarias en los centros residenciales. Solicitan un modelo de calidad con criterios claros de proceso y resultado, así como planes de atención individualizados, que sean de obligado cumplimiento, y que no se limiten a meras recomendaciones. Demandan el reconocimiento del trabajo de cuidado en domicilios, en gran medida realizado por mujeres inmigrantes, sometidas a unas condiciones de trabajo inaceptables.

Todo ello lo están exigiendo en decenas de movilizaciones, y aún así siguen sin recibir una respuesta por parte de las Diputaciones Forales y el Gobierno de la CAV: “ni una sola explicación de por qué pasa esto en las residencias, por qué las personas mayores y quienes las atienden tienen que sufrir las consecuencias de su falta de previsión y mala gestión”. No comprenden cómo tras 700 fallecimientos a causa del COVID-19, ninguna de esas instituciones haya hecho una reflexión autocrítica de su actuación; al contrario, se felicitan de haber hecho bien las cosas.

Familiares, asociaciones de usuarios y pensionistas quieren participar en la evaluación de las medidas y protocolos que se adoptan para hacer frente a la pandemia, así como en la gestión de las visitas y salidas. Exigen a las administraciones que, a través del diálogo y la participación de los agentes sociales, se cambie el actual modelo de atención a la dependencia, impulsando una red pública de servicios socio-sanitarios de carácter universal, cercano y con una atención digna y de calidad, y llevando un control estricto del conjunto del sistema.

La movilización ha concluido con unas palabras de recuerdo a las numerosas personas que han fallecido por el Covid-19 o a causa de la soledad y la pena en las residencias, así como a sus allegados, por el sufrimiento añadido a las circunstancias en que se han dado estos decesos.

SOS zahar-egoitzak! Adineko pertsonen eskubideak ez dira adinarekin iraungitzen

Prentsa oharra: Zahar-egoitzetako erabiltzaileen elkarteek (Arabako eta Bizkaiko Babestuk, Gipuzkoako Senideek, Irauli Zaintzak eta Arabako Egoitza eta Eguneko Zentroetako Erabiltzaileen Senideek), Euskal Herriko Pentsiodunen Mugimenduarekin batera, Iarrialdiko deja egiten diegu gizarte-erakunde eta sindikatuei, hilaren 31n Hego Euskal Herriko lau hiriburuetan (Gasteizen, Donostian, Iruñean eta Bilbon) antolatuko ditugun manifestazioetan gurekin bat egin dezaten.

Erabat kezkaturik gaude, eta hala eman nahi dugu aditzera, adineko pertsonarik ahulenek, bereziki egoitzetako, eguneko zentroetako edo etxez etxeko laguntza-zerbitzuetako erabiltzaileek, eta haien senitartekoek, egun bizi duten egoeragatik.

Zerbitzuen kalitatea gero eta eskasagoa da; aurrekontuen murrizketek, zerbitzuen pribatizazioak, Iangile-faltak, lan-baldintzen prekarietateak eta administrazio eskudunek ikuskaritza-Ianei muzin egiteak hondatu egin dute. Covidl9aren osasun-krisiak agerian utzi ditu gabezia horiek. Horren ondorioz, egoitzak isolamendu-zentro bihurtu dira, non erabiltzaileen eta langileen eskubideak urratu egiten diren. Egoitzak ixteak benetako tratu txar instituzionala ekarri die gure adinekoei.

Onartezina da pandemiaren bigarren fasean hainbeste kutsatze eta heriotza gertatzea. Protokoloak ez dira betetzen edo ez dira nahikoak. Langileentzat eta erabiltzaileentzat ez dira behar beste prebentzio-neurri aplikatzen. Ez dago espazioen kudeaketa egokirik, pertsonen osasuna babesten duenik, eta ez da kalitatezko arreta pertsonal eta kolektiboa bermatzen.

Administrazioen pribatizazio- eta irabazi-asmoek negozio eta mozkinen eredua ezarri dute, errentagarritasun ekonomikoa besterik bilatzen ez duen merkataritza-irizpideetan oinarritua.

Osakidetzak, bere betebeharrak alde batera utzita, ez du osasun-kontrolik egiten bere osasun-zentroen eremuko egoitza pribatu eta itunduetan, eta horrek ahalbidetzen du egoitzetan osasun-laguntza pribatua eta kasu gehienetan prekarioa ematea. Horrela, egoiliarren osasuna hondatzen doa larriki.

Indarrean dagoen legeria ez da betetzen, ezta Eusko Jaurlaritzak hiru aldundiekin eta EUDELekin onartutako 2017-2020 Plan Estrategikoa ere. Zenbait kargu izendatzera mugatu dira, zuzeneko arretarako baliabide ekonomikorik eta giza baliabide gehiagorik jarri gabe.

Egoitza-zentroetan unitate sozio-geriatrikoak eta sozio-sanitarioak izatea eskatzen dugu. Prozesu- eta emaitza-irizpide argiak dituen kalitatezko eredua nahi dugu, baita banakako arreta-planak ere, nahitaez bete beharrekoak, ez gomendioak. Etxeko zaintza-lanen aitortza ere aldarrikatzen dugu, emalumeek (gehienetan emakume etorkinek) egiten duten lan hori onartu ezinezko baldintzetan egiten delako.

Hori guztia hainbat mobilizaziotan eskatu dugu, baina oraindik ez dugu foru aldundien eta EAEko Jaurlaritzaren erantzunik jaso. Azalpen bat ere ez digute eman zahar egoitzetan gertatzen ari denaz, adinekoek eta haien zaintzaileek zergatik jasan behar dituzten arduradun publikoen aurreikuspenik ezaren eta kudeaketa txarraren ondorioak. Ez dugu ulertzen, 700 nagusi hil ondoren, erakunde balear batek ere hausnarketa autokritikorik ez egitea; aitzitik, pozik el daude, gauzak ondo egin dituztelako.

Parte hartu nahi dugu pandemiari aurre egiteko abiatu diren neurri eta protokoloen ebaluazioan, baita bisiten eta irteeren kudeaketan ere. Administrazioei exijitzen diegu gizarte-eragileen esku-hartzea onartzeko eta, elkarrizketaren bidez, mendekotasunaren inguruko arreta-eredua aldatzeko, izaera unibertsal eta hurbila duen eta arreta duina eta kalitatezkoa bermatzen duen zerbitzu sozio-sanitarioen sare publikoa bultzatuz eta sistemaren kontrol zorrotza eginez.

Ez dugu amaitu nahi Covid-19agatik edota penagatik egoitzetan hil diren pertsonen aipamenik gabe. Haiek eta beraien gertukoak ditugu gogoan, haienak heriotza mingarriagoak izan direlako egora eta inguruabarrak kontuan hartuta.

Deja tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín