Reportajes

/, Coronavirus, Pensiones/Pensionistas retoman movilizaciones denunciando a la Diputación Foral por su gestión en residencias

Pensionistas retoman movilizaciones denunciando a la Diputación Foral por su gestión en residencias

Desde el Movimiento de Pensionistas de Bizkaia exigen a la DFB que tome medidas necesarias para que lo sucedido en las residencias con la pandemia del Covid-19 no vuelva a repetirse.

2020-05-18T11:26:23+00:0018 mayo 2020|Bilbao, Coronavirus, Pensiones|Sin comentarios

El Movimiento de Pensionistas de Bizkaia (MPB) retoma sus movilizaciones más de 2 meses después que se estableciera el Estado de Alarma a causa del COVID-19. Cumpliendo a raja tabla todas las normas de seguridad indicadas desde las autoridades sanitarias para evitar posibles contagios, decenas de pensionistas se han movilizado puntualmente este 18 de mayo desde sus balcones, así como en más de 27 pueblos de Bizkaia, Gipuzkoa, Vitoria, Pamplona, ante Diputaciones Forales y/o Residencias de Personas Mayores para denunciar los efectos dramáticos ocasionados por la pandemia del Coronavirus entre las personas mayores y pensionistas.

 

COMUNICADO

Tras dos meses de confinamiento, en los que lunes tras lunes hemos seguido movilizándonos en ventanas y balcones, hoy el Movimiento de Pensionistas de Bizkaia, queremos mostrar en la calle aquí y en otros muchos pueblos de Bizkaia nuestra indignación por las consecuencias que esta pandemia está provocando en las personas mayores y pensionistas. El número de fallecidos en las Residencias de Bizkaia al cierre del mes de abril y según datos de la propia Diputación Foral ha sido de 247 por contagio y 30 sospechosos.

Conocemos la situación en la que han fallecido la mayoría de ellos, sin el consuelo del último adiós por parte de sus más íntimos. Nuestra solidaridad y acompañamiento para todas esas familias.

Hoy estamos aquí porque la responsabilidad de la prestación de los servicios de atención a la dependencia es fundamentalmente de las Diputaciones Forales aunque no podemos dejar de lado la gravedad de la responsabilidad de las patronales, tanto de las residencia privadas como de las concertadas. Queremos decir que lo sucedido es la crónica de un drama anunciado. Las personas pensionistas llevamos denunciando desde hace años los recortes producidos en el Sistema de atención a la dependencia y la deriva hacia la privatización de un Servicio Público que debe ser, también por Ley, reconocido como un derecho Universal y Subjetivo y eso no ha sido así, ni lo es. La atención en su domicilio de las personas mayores dependientes y el servicio que reciben las que viven en residencias de mayores, ya eran deficientes en muchos aspectos antes de la pandemia y ésta no ha hecho sino aflorar en toda su crudeza lo que hasta hace dos meses se trataba de ocultar.

Queremos manifestar nuestra indignación por las circunstancias en la que han tenido que afrontar esta extrema situación las y los profesionales de la Sanidad en todos sus ámbitos. Esa también ha sido otra crónica anunciada en sus protestas anteriores a la pandemia. El precio que están pagando por ello es inadmisible. Exigimos condiciones laborales adecuadas para que puedan ejercer con dignidad y profesionalidad su labor. También esta situación es producto de las políticas de privatización y reducción de puestos de trabajo que se ha ido dando a lo largo de los últimos años.

Hace un par de semanas solicitamos al señor Rementeria Diputado General de Bizkaia que adoptara medidas urgentes e imprescindibles para que de inmediato se pusieran a disposición de personas usuarias y trabajadoras todos los medios de prevención y curación necesarios para frenar y revertir la pandemia en los Centros Residenciales. En ese escrito reclamábamos también al Sr. Rementeria, diera a conocer una información completa, veraz y objetiva de la situación de las residencias y la Ayuda a domicilio; de las medidas que se habían adoptado para garantizar la salud de las personas residentes y trabajadoras y los planes previstos para afrontar y subsanar las deficiencias de un modelo que ha convertido un Servicio Público en un negocio privado.

Pero a día de hoy sólo hemos recibido la callada por respuesta. Por eso estamos aquí porque queremos disponer nosotras y nosotros y toda la sociedad, de la información necesaria para tomar medidas que hagan que lo sucedido en las residencias con la pandemia del Covid-19 no vuelva a repetirse.

Es evidente que la atención residencial y el Servicio de Ayuda a Domicilio tienen que dar un giro de 180º tal y como se viene reclamando desde hace tiempo por trabajadoras, familiares, sindicatos, asociaciones de pensionistas… Esta crisis Social y Sanitaria está poniendo en evidencia que las prioridades políticas no están centradas en las personas y en el desarrollo de servicios públicos universales y de calidad.

Conseguir que las personas, también las personas mayores, accedamos a unas condiciones de vida dignas no ha estado en el centro de las políticas públicas y ahora sufrimos las consecuencias. Las personas mayores somos sobre todo personas con todos los derechos y con necesidades propias que no pueden desatenderse aparcándonos en centros que hacen negocio con nuestras necesidades y derechos y nos recluyen alejados de nuestro entorno.

Seguimos esperando respuestas y seguiremos en la calle defendiendo un Sistema Público de Pensiones, Pensiones Públicas dignas, Servicios Públicos Universales y una red de servicios socio sanitarios de atención a la dependencia, pública y universal.

No vamos a permitir que todo lo conseguido a través de años de trabajo y lucha, caiga en saco roto.

Deja tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín