Reportajes

//LANBIDE quiere meterse en nuestras bragas!!

LANBIDE quiere meterse en nuestras bragas!!

2014-11-24T10:24:00+00:0024 noviembre 2014|Reportajes|Comentarios desactivados en LANBIDE quiere meterse en nuestras bragas!!
Lunes 24 de Noviembre a las 10:15hrs.
Sede Gobierno Vasco (C/Gran Vía, 85 Bilbao)
Desde que en diciembre del año 2011 Lanbide asumiera las competencias en la gestión de la Renta de Garantía de Ingresos, se vienen aplicando una serie de políticas hipócritas, restrictivas y perjudiciales que nos afectan de manera más grave si, además de estar empobrecidas, somos mujeres.
Como bien sabemos, la Renta de Garantía de Ingresos es una prestación social cuyos objetivos principales son, por una parte, garantizar un mínimo de ingresos para la ciudadanía evitando el empobrecimiento de ésta y, por otra, potenciar la cohesión social de la Comunidad Autónoma. Desde hace un tiempo, Lanbide no sólo está yendo contra los principios de la ley sino que, en muchas ocasiones, atenta contra la dignidad de las personas a través de sus prácticas.
En particular, respecto al maltrato institucional dirigido hacia las mujeres, queremos denunciar públicamente que Lanbide:
– Obliga a cumplir unos plazos y/o condiciones que no se ajustan a la realidad práctica de la administración y, por lo tanto, deja sin prestación a personas que no pueden hacer nada por sí mismas para solventarlo.
– Obliga a las personas a judicializar las relaciones familiares y de pareja, no dando margen a otras vías de solución más constructivas, ajustadas a cada realidad concreta y que resulten menos traumáticas para las relaciones familiares, si éstas así lo deciden y logran gestionarlas.
– Toma en cuenta sólo cierto tipo de documentación, rechazando certificados oficiales igualmente válidos. Por ejemplo, cuando a partir de un despido en el empleo de hogar se establece por error como causa de la extinción laboral una «baja voluntaria» de la trabajadora, se toma en consideración exclusivamente el impreso de la Seguridad Social sabiendo que se cumplimenta mal e ignorando otras documentaciones oficiales más fáciles de conseguir, como una denuncia ante Inspección de Trabajo. 
– Atiende problemáticas sociales (en especial, a las mujeres que han sido víctimas de violencia de género) culpabilizándolas y obligándoles a exponer situaciones íntimas en un espacio físico que no reúne las condiciones mínimas de dignidad y que no garantiza la intimidad de las mismas.
– Penaliza el ahorro y el apoyo de la familia extensa, permitiéndose tomar decisiones sobre la vida privada de las personas y convirtiendo a las mujeres en menores susceptibles de ser tutorizadas. 
– Utiliza procedimientos injustos e ineficaces para gestionar tanto los sistemas de orientación para el empleo como los de gestión de las prestaciones, deshumanizando a quienes interactúan con las personas perceptoras y tratando a las usuarias de los servicios como personas que no son sujetos de derechos.
– Deja sistemáticamente fuera del sistema de prestaciones públicas a muchas personas, violando su intimidad y fiscalizando sus vidas en un hecho encubierto de recorte de derechos sociales.
En concreto, las mujeres perceptoras de prestaciones sociales se ven obligadas, con este tipo de prácticas, a tolerar situaciones de violencia por no disponer de alternativas; a no poder salir de la precariedad de la que son mayoritariamente protagonistas; a realizar trámites imposibles y a seguir siendo personas a cargo de otras (madres, padres o parejas) estableciendo, como si fuera una cárcel, el lugar que ocupan en la sociedad, culpabilizándolas por estar empobrecidas, siendo estigmatizadas y condenadas a no disponer de otro camino que no sea quedarse dónde y cómo siempre.
Los colectivos abajo firmantes decimos que YA ESTA BIEN. Exigimos al Servicio Vasco de Empleo Lanbide:
– Que no fiscalice nuestra privacidad y que se nos trate con la dignidad y el respeto que merecen todas las personas, no sólo las que no están empobrecidas. Nuestra intimidad y nuestra dignidad NO se tocan. 
– Que cumpla la ley. Ya está bien de notificaciones masivas, de retrasos sistemáticos, de exigir plazos o documentación que no se ajusta a la realidad ni a la necesidad y que no se contempla en la ley. Ya basta de priorizar el control del fraude por encima de la protección de las personas.
– Que no oferte puestos de trabajo ilegales, que no favorezca la explotación de las mujeres y que no dé carta blanca a los empleadores para tener tantos mecanismos de control sobre las trabajadoras.
– Que deje de pedir a las mujeres que sean tutorizadas, que deje de frenar nuestra independencia y condenarnos a los trabajos de cuidados como única salida. 
– Que deje de penalizar nuevas formas de organización familiar, apoyo de la familia extensa y/o estructuras de organización comunitarias que favorecen la supervivencia de todas las personas (y el ejercicio repartido de los trabajos de cuidados) y que, en todo caso, son decisiones personales que podemos tomar sin necesidad de ser supervisadas por nadie.
– Que deje de dar por hecho que las relaciones de pareja tienen que conllevar un soporte económico que no es más que una vía para que los hombres sigan controlando a las mujeres.
– Que nos trate con humanidad, respeto, humildad y sin dejar de vernos, reconocernos y dignificarnos. Las personas perceptoras no somos fraudulentas por principio, no necesitamos que nadie fiscalice nuestras vidas ni tome decisiones por nosotras y lo más importante: NO queremos. 
Lanbide entra tanto en nuestra intimidad, en nuestras casas y en nuestra organización vital que casi se diría que quiere meterse en las bragas de las mujeres que perciben la Renta de Garantía de Ingresos. Desde aquí, queremos alzar la voz y demostrar nuestra libertad y nuestra capacidad, al tiempo que denunciamos públicamente prácticas que se realizan desde el Servicio Vasco de Empleo que nos humillan y maltratan de forma sistemática. 
Colectivos sociales de Bizkaia:
Argilan, Asamblea Abierta en Defensa de las Prestaciones Sociales, Asociación de Trabajadoras de Hogar de Bizkaia, Berri-Otxoak, Brujas y Diversas, Danok Lan, Elkartzen, Mujeres del Mundo, Posada de los Abrazos, y SOS Racismo.

Suscríbete a nuestro Boletín