Reportajes

//De conquista obrera a paradigma capitalista

De conquista obrera a paradigma capitalista

Una nueva movilización del movimiento vecinal “Casa Cuna Auzoarentzat” ha denunciado los intereses capitalistas que tienen el Ayuntamiento y la BBK hacia la Casa Cuna o Sala Cuna, a través de un proceso excluyente que no ha tenido en cuenta las necesidades del barrio.

2020-11-14T15:43:55+00:0014 noviembre 2020|Bilbao|Comentarios desactivados en De conquista obrera a paradigma capitalista

La Casa Cuna o Sala Cuna, es un edificio histórico, situado en la calle Urazurrutia número uno, en pleno centro de Bilbao, la cual fue edificada por el arquitecto Ricardo Bastida entre 1914-1916 y reformada años después en 1939. Se trata de una edificación construida inicialmente con dinero público con el objetivo de recibir y cuidar a las hijas e hijos de los y las trabajadoras del barrio, mientras desarrollaban su jornada laboral. Se puede decir que fue una iniciativa gestada para responder a las necesidades de la clase trabajadora de aquel entonces y mejorar un poco sus condiciones de vida.

Décadas después, en el año 2018, con motivo del cierre de la guardería, tanto la Fundación BBK (actual Kutxabank), así como el Ayuntamiento de Bilbao se comprometieron a abrir un proceso participativo, organizando un concurso de ideas para recoger propuestas sobre el futuro uso de este espacio.

Para las vecinas y vecinos, las prioridades estaban claras: el futuro edificio debía responder a las necesidades de los colectivos pobres del barrio, es decir, fomentar la cohesión social y hacer comunidad para cuidar entre generaciones, crear espacios de solidaridad e impulsar la justicia social. Los vecinos del barrio se organizaron y propusieron al concurso las siguientes ideas para crear: un espacio de encuentro de personas mayores en situación de soledad, una casa para las mujeres, un espacio de formación para estudiantes y personas desempleadas, o un espacio para conservar la memoria histórica, y recordar a la industria minera del barrio.

Lamentablemente, todo el proceso se quedó en papel mojado y a día de hoy, los vecinos no tienen mucha más información al respecto. Desde entonces, el movimiento vecinal se ha venido organizando y trasladando a la opinión pública todo lo acontecido con la Casa Cuna, realizando movilizaciones y asambleas abiertas para hacer frente, a los intereses capitalistas de la BBK y el Ayuntamiento para con la guardería.

En la última movilización realizada por los vecinos, este sábado 14 de noviembre, se socializó la posibilidad de celebrar un día festivo-reivindicativo con el propósito de dar continuidad a las protestas, difundir la problemática y fomentar la participación de otros movimientos sociales y personas. En dicha jornada se podrían abordar diversas problemáticas como la gentrificación, los desahucios, el desmantelamiento de equipamientos públicos (ambulatorio), los abusos policiales, las agresiones machistas, o el desamparo y desatención a las problemáticas del barrio.

Suscríbete a nuestro Boletín