Reportajes

/, Gobierno Vasco, Personas mayores, Residencias/Tras 2 años de aislamiento en Residencias, los mayores siguen siendo discriminados por el Gobierno Vasco

Tras 2 años de aislamiento en Residencias, los mayores siguen siendo discriminados por el Gobierno Vasco

Babestu denuncia que durante más de la mitad de los 22 meses de pandemia, la asistencia en las residencias contó con un número de trabajadoras igual o inferior a un año normal (2019).

2022-01-29T12:04:38+00:0029 enero 2022|Babestu, Gobierno Vasco, Personas mayores, Residencias|Comentarios desactivados en Tras 2 años de aislamiento en Residencias, los mayores siguen siendo discriminados por el Gobierno Vasco

Desde Babestu, la Asociación de familiares y usuarios de las Residencias de Bizkaia, señalan la situación que viven los mayores dependientes de los centros residenciales de Bizkaia:

– Los residentes siguen siendo discriminados por los protocolos del Gobierno Vasco pese a tener la cobertura completa de vacunas, teniendo que realizar cuarentena de al menos siete días desde el último contacto estrecho con un caso positivo, cuando el resto de la población vacunada no tiene que hacerlo.

– El protocolo dice que los centros deberán mantener la movilidad y promover la socialización de los residentes, pero seguido detalla que se hará «si hay personal suficiente para hacerlo de manera supervisada, y si la estructura arquitectónica del centro permite establecer espacios diferenciados». Si no es así, permanecerán en la habitación.

– El protocolo detalla que el servicio foral correspondiente podrá restringir las visitas en caso de brote — un único caso ya lo es-, y desde el 17 de enero de 2022 autoriza paseos «terapéuticos» al exterior, pero «acompañados por un familiar».

El protocolo hace que sea responsabilidad del familiar que el residente, que paga a precio de oro su estancia, tenga la movilidad y la socialización que debería ser responsabilidad de la residencia.

– La consecuencia es la vuelta al encierro y aislamiento en las habitaciones enlazando cuarentenas pese a no tener síntomas y haber dado negativo en los tests.

– A los residentes sí que se les aplica a rajatabla lo regulado por el protocolo, sin embargo los centros quedan exceptuados de cumplir su parte, solo lo deben hacerlo si da la casualidad de que tienen personal suficiente y un edificio con una estructura adecuada.

Recomendaciones para los centros, pero severidad para los residentes, de nuevo encerrados en las habitaciones sin visitas y sin posibilidad de salir de ellas salvo que la familia se ocupe de ello. ¡Vaya negocio y vaya abuso!

– El protocolo en ningún momento obliga normativamente a los centros a tener el personal suficiente que posibilite la movilidad supervisada por turnos, es más, les exime de ese «deber» si no tienen suficiente personal.

Queremos denunciar y recordar que durante los dos años de pandemia y según datos del Departamento de salud del Gobierno Vasco, la afiliación en asistencia en centros residenciales NO SE HA REFORZADO. Durante más de la mitad de los 22 meses de pandemia la asistencia en las residencias contó con un número de trabajadoras igual o inferior a un año normal (2019). Queremos denunciar el maltrato institucional hacia nuestros mayores.

– El protocolo en ningún momento obliga normativamente a los centros a controlar la calidad del aire interior, a ventilar, a procurar espacios diferenciados para la movilidad y socialización de cada cohorte, es más, les exime de ese «deber» si carecen de una estructura adecuada del edificio.

– ¿Dónde está la normativa que obliga a los centros a cumplir el protocolo? La única normativa que existe les exime de hacerlo, bien sea por falta de personal o por carecer de una estructura.

– Es el momento de regular normativamente que el personal sea el suficiente, que los espacios sean los adecuados, y que si no lo son sea obligatorio efectuar los cambios correspondientes

-Es el momento de que la calidad del aire interior, su renovación, esté regulada más allá de las recomendaciones.

-Es el momento de que sea obligatorio disponer de espacios resguardados al aire libre.

– Basta ya de protocolos matemáticos que protegen la salud del negocio residencial. Basta ya de hablar de declarar brotes que suponen encierros en las habitaciones cuando tienen las tres dosis de las vacuna inoculadas.

Han pasado dos años de aislamientos y protocolos, YA NO LES VALE A LOS RESIDENTES CUALQUIER MEDIDA Y A CUALQUIER PRECIO, también ellos quieren VIVIR como cualquier ciudadano, sin ser discriminados por el hecho de vivir en una residencia.

¡YA ES HORA de que puedan VIVIR como los demás!

Suscríbete a nuestro Boletín