Reportajes

/, Cuidados, Feminismo, Huelga/Que el cuidado de algunos no sea a costa de los derechos de otras

Que el cuidado de algunos no sea a costa de los derechos de otras

La Coordinadora Feminista “Las vidas al centro” y Bilbo Feminista Saretzen apoyan la huelga de cuidados realizada este 4 de marzo en la CAV y reivindican desde Bilbao, un mundo donde todas las vidas importen.

2021-03-04T20:29:17+00:004 marzo 2021|Bilbao, Cuidados, Feminismo, Huelga|Comentarios desactivados en Que el cuidado de algunos no sea a costa de los derechos de otras

Con la realización de la performance “Todo por amor”, ante la Diputación Foral de Bizkaia, la Coordinadora entiende esta huelga como parte de un acumulado de movilizaciones que viene de tiempo atrás y donde los feminismos de Euskal Herria han puesto muchas energías, ya que antes de que llegase el COVID19 se vivía una profunda crisis de cuidados. Se trata de un paso más en la suma de luchas que tienen que desplegar hacia futuro y donde necesitan ir juntándose diversos agentes, ya que aseguran, “no hay salida posible a la crisis sin revolucionar los cuidados. Porque revolucionar los cuidados es revolucionarlo todo”.

Los cuidados son aquello que no ha podido parar mientras todo lo demás paraba. Es lo que se quiere cambiar de raíz: “la base invisible de un sistema escandalosamente insostenible y desigual”. Pero también es aquello por lo que quieren apostar: “el trabajo de responsabilizarse por la vida colectiva en un planeta vivo”, han manifestado.

Para los grupos feministas, esta huelga es un paso fundamental en el camino de ruptura con una realidad biocida, ya que cuanto más esenciales son los trabajos, menor es su valor de mercado. Y, cuanto menor es su valor de mercado, más trabajadoras mujeres, migradas y racializadas hay.

Los cuidados al ser una necesidad, son también responsabilidad y derecho colectivo. Precisan que nunca deben ser mercancía ni negocio, nunca sacrificio ni ignorarlo con un “eso no va conmigo”. Explican que cambiar la organización de los cuidados es cambiarlo todo: “es cambiarnos”, porque día a día, aseguran, se reconstruyen las relaciones racistas, clasistas y heteropatriarcales. “Es cambiar el capitalismo biocida. Y es cambiar las instituciones”. A ellas les hacen un reclamo concreto:

Apostar por un sistema público-comunitario vasco de cuidados que haga realidad el derecho a recibir cuidados en situaciones de dependencia, dignifique y valore todos los trabajos de cuidados e impida que los cuidados sigan siendo nicho de negocio privado.

Es por ello que este 4 de marzo, como todos los 8 de marzo, la Coordinadora Feminista “Las vidas al centro” y Bilbo Feminista Saretzen reivindican un mundo donde todas las vidas diversas importen. Donde el cuidado de algunos no sea a costa de los derechos de otras.

Martxoaren 4an, euskal gehiengo sindikalak zaintza greba deitu du mendekotasun eta zaurgarritasun sozialeko egoerei aurre egiteko. Bizitzak Erdigunean Koordinadora Feministatik deialdi hau ospatu eta babesten dugu. Aspalditik datorren mobilizazio andanaren segida bezala ulertzen dugu, non Euskal Herriko feminismoek energia asko jarri dugun, kobid-a iritsi aurretik ere zaintza krisi sakona bizi baikenuen. Eta, etorkizunean zabaldu beharko ditugun borroken baitan urrats bat gehiago bezala ere kokatzen dugu, non eragile ezberdinok elkarlanean indarrak biltzen joan behar dugula uste dugun. Ezin izango baitiogu krisi honi irtenbiderik eman zaintzak irauli gabe. Zaintzak iraultzea dena iraultzea delako.

Zaintzak dira gainerako guztia gelditu den bitartean gelditu ezin izan den hori. Errotik aldatu nahi dugun hori dira: sistema eskandalagarri, jasanezin eta desberdin baten oinarri ikusezina. Baina horiengatik apustu egin nahi dugun hori ere badira: planeta bizi batean bizitzari erantzunkizun kolektiboaz heltzeko apustua.

Greba hau gure bizitza duinak kondenatzen dituen errealitate honi amaiera emateko funtsezko urratsa da: zenbat eta funtsezkoagoak izan lanak, orduan eta merkatu-balio txikiagoa dute. Eta, zenbat eta merkatu-balio txikiagoa izan, orduan eta emakumezko langile, migratu eta arrazializatu gehiago daude.

Zaintzak beharrizanak, erantzukizuna eta eskubide kolektiboa dira. Ez dute inoiz merkantzia, negozio, sakrifizio edo “hori ez doa nirekin” izan behar. Zaintzen antolaketa aldatzea dena aldatzea da: gure burua aldatzea da, egunez egun harreman arrazistak, klasistak eta heteropatriarkalak berreraikitzen baititugu. Kapitalismo biozida aldatzea da. Eta instituzioak aldatzea da. Haiei eskaera zehatz bat egiten diegu:

Euskal zaintza sistema publiko-komunitario baten aldeko apustua egiten dugu. Sistema horrek: – Mendekotasun-egoeretan zaintzak jasotzeko eskubidea errealitate bihurtzea lortu behar du.

– Zaintza-lan guztiak duindu eta balioan jarri behar ditu.

– Zaintzak negozio pribatuko nitxo izateari uztea bermatu behar du.

Martxoaren 4an, martxoaren 8 guztietan bezala, mundu berri bat aldarrikatzen dugu, non bizitza anitz eta ezberdin guztiek garrantzia izango duten. Batzuen zaintza ezin baita besteen eskubide zapalkuntzaren konturakoa izan.

Suscríbete a nuestro Boletín