Reportajes

//Paralizado in extremis el desahucio de una madre y su hija menor en Barakaldo

Paralizado in extremis el desahucio de una madre y su hija menor en Barakaldo

La suspensión del desalojo ha sido motivada gracias a una solicitud de moratoria presentada por Berri-Otxoak en el registro judicial y que está pendiente de ser resuelta.

2022-12-29T11:50:01+00:0029 diciembre 2022|Barakaldo|Sin comentarios

La entidad contra la precariedad y la pobreza, Berri-Otxoak, ha registrado de forma urgente en el juzgado de Barakaldo una solicitud de moratoria para impedir el desahucio de esta familia monomarental de la localidad, con una menor a cargo. Solicitud de moratoria que está pendiente de ser resuelta.

Ayer, «Día de los Santos Inocentes», después de que el colectivo diera por finalizada su protesta contra la «inocentada» de los desahucios a las puertas de la sede de Alokabide en Bilbao, le fue comunicado que debido a que la solicitud de moratoria no resuelta aún, el desahucio será aplazado hasta nuevo aviso.

El colectivo contra la exclusión social denuncia que esto solo supone ganar unas pocas semanas de tiempo. Desde la entidad local en defensa de los derechos sociales denuncian que esta es una muestra más de que tanto los servicios sociales del gobierno local como Alokabide, “no atienden la demanda de una solución a este nuevo desahucio, pese a las solicitudes planteadas por la mujer, amenazada con quedarse en la calle”.

“Ni el Equipo de Gobierno del consistorio fabril ni el Gobierno Vasco han ofrecido hasta la fecha ninguna alternativa habitacional, como exige la actual ley, a esta mujer y su hija menor de edad, quienes cuentan con un informe de vulnerabilidad acreditado por el juzgado de Barakaldo”.

La mujer afectada “lleva varios meses intentando que los recursos municipales o el Servicio Vasco de Vivienda reconozcan su dramática situación e inminente desahucio y observen su derecho a una vivienda en régimen de alquiler social, como marca la actual legislación”.

“Nuevamente se comprueba que es papel mojado la normativa antidesahucios aprobada en 2013, a raíz de la muerte hace 10 años de la vecina de la localidad Amaia Egaña, por el Gobierno Vasco, la asociación de municipios vascos Eudel y el Consejo General del Poder Judicial, y renovada en el mes de febrero del 2019”.

De acuerdo al compromiso de actuación para estas situaciones, los servicios sociales de base están obligados a “dar una respuesta y una tramitación urgente para el acceso inmediato a una vivienda de alquiler social” cuando hay familias vulnerables afectadas por una situación de desahucio y a garantizar un alojamiento con carácter prioritario.

Berri-Otxoak surgió hace tres décadas, el 12 de agosto de 1992, y en sus 30 años de existencia ha destacado por sus movilizaciones por el derecho a una vivienda digna, contra la especulación y los desahucios, y contra los recortes, la precariedad y la pobreza. El colectivo mantiene además desde hace 25 años, desde el 17 de noviembre de 1997, una oficina de información sobre ayudas sociales, por la que han pasado más de 15.000 familias de la localidad.

Deja tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín