Reportajes

/, Bilbao, Feminismo, Pensiones/Para las mujeres pensionistas, todos los lunes son 8 de marzo

Para las mujeres pensionistas, todos los lunes son 8 de marzo

Ayer en Bilbao, el Movimiento Feminista y las mujeres del Movimiento de Pensionistas sumaron sus luchas y reivindicaciones para exigir acabar con la brecha de género que discrimina a las mujeres, en salarios y pensiones.

2021-03-09T11:41:11+00:009 marzo 2021|8 Marzo, Bilbao, Feminismo, Pensiones|Sin comentarios

Este pasado 8 de marzo 2021, tras más de tres años de movilización permanente, las mujeres pensionistas reiteramos nuestra apuesta por el sistema público de pensiones y pensiones públicas dignas, justas y suficientes para todas y todos.

Las mujeres mayores y pensionistas seguimos sufriendo las consecuencias de la discriminación laboral, la precariedad, la feminización de los cuidados y las tareas de sostenimiento de la vida que ni son reconocidas, ni generan derechos para acceder a una pensión suficiente y a una vida digna.

A las reformas laborales y de pensiones en vigor se suman nuevas amenazas que con el amparo de las indefiniciones y recomendaciones del Pacto de Toledo se van a materializar en la próxima reforma de pensiones, si no lo evitamos.

Miles de mujeres pensionistas, seguimos malviviendo con pensiones de miseria; las pensiones no se recuperan de los “raquíticos incrementos” de su poder adquisitivo y no vemos ninguna medida que pretenda acabar con la brecha de género. La pandemia sanitaria que estamos sufriendo ha incrementado estas desigualdades; los recortes de los servicios sanitarios y de atención a la dependencia unido a pensiones insuficientes están incrementando las tareas de atención a costa del trabajo no reconocido de las mujeres y deteriorando nuestra salud y nuestras condiciones de vida.

Exigimos políticas de reducción y reparto del tiempo de trabajo, políticas feministas de conciliación y corresponsabilidad efectiva entre la vida laboral y social, políticas de empleo con perspectiva de género y la equiparación plena del régimen de seguridad social de las trabajadoras del hogar al régimen general.

La lucha de las MUJERES PENSIONISTAS es un espacio para construir alianzas, es la lucha de todas nosotras contra el sistema Patriarcal que nos ha excluido del mercado laboral durante décadas para dedicarnos en exclusividad a jornadas de cuidados perpetuas.

Mientras no se consiga la igualdad real en derechos y pensiones, las mujeres mayores, se verán abocadas a vivir el final de sus vidas, angustiadas, en soledad, pobreza, abandono y exclusión social.

Queremos y demandamos:

1.- Pensión mínima de 1.080 euros, en catorce pagas.

2.- Eliminación de la brecha de género en las Pensiones.

3.- El reconocimiento social y económico del trabajo de Cuidados y mantenimiento de familias y hogares.

4.- Exigimos un debate sobre el trabajo no retribuido hecho siempre por mujeres y muchas racializadas.

5.- Que la pensión de viudedad se corresponda con el 100% de lo cobrado por el cónyuge del cotizante sin limitaciones de edad.

Por Andrea Uña. Movimiento de Pensionistas de Bizkaia (MPB)

Zaintza-lanak dira ordaindu gabeko bakarrak jendartearen historian

Ez dago emakumezkoen edo gizonezkoenak diren lanik. Hori eraikuntza bat da. Baina balorazioa ez da neutroa, ez normala, ezta naturala ere. Mundua gobernatzen duen sistema patriarkalak ezarria da, emakumeen lan-baldintzak beti okerragoak izan daitezen, edo gu geu izan gaitezen gizartearen zainketa- eta mantentze-lan guztien arduradunak.

Prekarietate egoera larrian bizi dira Euskal Herrian diru-sarrera txikiak dituzten adineko milaka emakume, pobreziaren mugaren azpitik biziraun behar dutenak.

Zer egin dugu gure bizitzan egoera honetan egoteko? Lan egin!!

Etxeko lanetan. Dohainik. Seme-alabak eta adineko pertsonak zaintzen, gure bikotekideak etxera jornal bat ekartzen zuen bitartean.

Gure familiak zaintzen, ordainsaririk gabe, emakume ezkongabe askok egin duten bezala. Ia eskubiderik ez duten etxeko langile gisa, edo gure erretiro-adina iristean diru-sarrera oso urriak dituztenak. Ezkutuko ekonomian, inolako eskubiderik gabe.

Gure herrialdeetatik urrun, paperik ez izateagatik prekarietate handiko egoeran. Landa-eremuan, arrantza-sektorean, duela gutxira arte eskubide ekonomikorik ez genuen lekuan. Gure zaintza-lanek aitorpen ekonomikorik izan gabe lan egitea, eta, beraz, norberaren erretirorako eskubiderik gabe.

Gutako beste batzuoi, dibertsitate funtzionalak eragotzi egin digu ordaindutako lana lortzea. Gutako batzuk prostituzioan aritu gara, beraz, ezin izan dugu inoiz kotizatu eta eskubiderik gabe gaude.

Gutako batzuk komunitate erlijiosoetan bizi izan gara. Asko urteetan egon gara preso, eta, beraz, ez dugu pentsiorako eskubiderik.

Ez da kasualitatea guri, emakumeei, dagokien guztia, adin guztietakoak, garai guztietakoak eta munduko edozein lekutan, ikusezin bihurtuta, debaluatuta, ahaztuta, gutxietsita egotea, dela soldatak, pentsioak, lan-eskubideak edo pertsonen eskubide unibertsalak.

           Emakumeak gara sistema patriarkalaren bizitzaren oinarria.

Ez dugu martxoaren 8 hau pasatzen utzi nahi, gure lurretik kanpoko emakume guztiei elkartasuna adierazi gabe, edozein motatako indarkeria eta bizi-baldintza miserableak eta askatasunik gabeko emakume guztiak jasaten ari baitira.

Halaber, martxoaren 8an gogora ekarri nahi ditugu Estatuan aurten indarkeria matxistak hildako 12 emakumeak.

Por Loli Pisón. Movimiento de Pensionistas de Bizkaia (MPB)

Deja tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín