Reportajes

/, Bilbao, Feminismo/“Las de Madrid, también están aquí!”. Bilbao se vuelve a teñir de morado feminista este 8M

“Las de Madrid, también están aquí!”. Bilbao se vuelve a teñir de morado feminista este 8M

Más de 7000 personas han participado en una manifestación en columnas y con distanciamiento que ha recorrido las calles de Bilbao este 8 de marzo de 2021, Día Internacional de las Mujeres.

2021-03-08T23:25:23+00:008 marzo 2021|8 Marzo, Bilbao, Feminismo|Sin comentarios

Borroka feminista, orain inoiz baino gehiago, antiarrazista eta dekoloniala izan behar da. Aurtengo martxoaren 8an, Euskal Herriko kaleak heteripatriarkatu biozidak sostengatzen duen agenda globala salatzeko morez jantziko dira. Lurralde honetan bizi garen emakume migratu eta arrazializatuok gure erresistentzia antiarrazista eta antikoloniala erdigunera ekartzen dugu, euskal feminismoen proiektu politikoaren baitan.

Pandemia honetan zehar, emakumeon bizitzak blaitzen dituen prekarietatea areagotu egin da, indarkeria sexista eta arrazista sakonduz. Neurri murriztaileek emakume askok bizirauteko baliatzen dugun ekonomian izugarrizko kolpea suposatu dute: azalera handiko supermerkatuak irekitzen ziren bitartean azoka eta dena txikiak ixtea, zaintza lanetan diharduten emakumeen atsedenerako eskubidea urratzea edo amatasun-baimenak eskuratzeko ezintasuna, besteak beste. Gainera, kaleko militarizazioa, polizia-abusuak eta etnia-profilaren araberako atxiloketak areagotu egin dira, eta, aldi berean, areagotu egin da etxerik gabeko pertsonen eskubideen urraketa. Hilabete hauetan, ijitoei behin baino gehiagotan birusa transmititzearen errua egotzi zaie, haiekiko mespretxua eta jazarpena areagotuz.

Frente a la necropolítica del poder, las feministas insistimos en que la vida hay que cuidarla y esta es una apuesta radical incompatible con un modelo apropiador y mercantilizador de la existencia. Cuidarnos es una responsabilidad social que no puede seguir recayendo sobre los cuerpos de las mujeres desde una lógica de privilegios machista, racista y clasista. Es urgente colectivizar los cuidados, garantizar políticas de conciliación efectivas y reivindicar un sistema público-comunitario de cuidados que asegure calidad, universalidad y condiciones dignas para todas las personas. Por tanto, no queremos que las mujeres sigamos siendo las únicas responsables de sostener la vida, mucho menos en condiciones de extrema explotación y precarización.

Por ello, es de vital importancia hablar de todos los empleos que tienen relación con los cuidados. En Euskal Herria el 94% de las personas trabajadoras de hogar realizan como tarea principal la de los cuidados a personas mayores en situación de dependencia. La Ley de Extranjería, sumada a la falta del debido reconocimiento legal del trabajo de los cuidados sin diferenciarlos con el trabajo de hogar, constituye una alianza violenta de profunda herencia colonial que nos somete a continuas discriminaciones y vulneraciones de derechos. Implementando así una maquinaria en la que se cruzan infinidad de violencias: por ser mujeres, por ser racializadas, por pertenecer a la clase trabajadora, entre otras.

Horregatik, martxoaren 8an, erakundeen politika arrazistak, kolonialak eta ijitoen aurkakoak salatzen jarraitzen dugu. Politika horiek nazioz gaindiko kapitalaren erabakien ondorio dira, eta gure jatorrizko herrialdeekiko indarkeria erabiltzen jarraitzen dute, gure estatuen laguntzarekin. Giza eskubideak egunero urratzen dituen botere korporatiboaren inpunitatearen arkitektura juridikoa dago atzean. Indarkerien kate konplexu horrek emakumeen nazioarteko salerosketa indartzen du, bizitzaren eta gure gorputz-lurraldeen merkaturatzearen adierazpen nagusi gisa. Gainera, herrialde askotan lesbiana, trans eta identitate disidente guztiak jazartzen, erailtzen eta espetxeratzen jarraitzen dute. Hori da askok euren jatorrizko herrialdeak utzi eta hemen bizitza-proiektu bat eraiki nahi izatearen arrazoia, baina Europako erakunde politikoek ez dute asiloa onartzen erregimen politiko heterosexualarekiko errebelde direnen eskubide gisa.

Denunciamos las políticas de control migratorio, las deportaciones, la brutalidad policial, las quitas de custodia y las precarias condiciones laborales de los trabajos a los que la sociedad nos destina. Necesitamos aunar compromisos colectivos feministas para asegurar los derechos humanos de todas las mujeres que desarrollan su proyecto de vida aquí.

Frente a esto, queremos tejer un movimiento feminista que luche contra el racismo y el antigitanismo estructural en Euskal Herria, donde sean acuerpadas las luchas de las mujeres racializadas, gitanas, migradas y saharauis, cuyos derechos están siendo vulnerados en los territorios ocupados y viven la represión todos los días. Solo así seremos capaces de tender puentes, derribar muros y construir caminos hacia otros futuros posibles.

Deja tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín