Reportajes

/, Feminismo/¡Mujeres obreras, liberémonos mediante la organización! Emakume langileok antolakuntzaz askatu!

¡Mujeres obreras, liberémonos mediante la organización! Emakume langileok antolakuntzaz askatu!

"La unidad de clase, más allá de una mera consigna a difundir el 8 de marzo, nos comprometemos a fortalecerla mediante la lucha diaria"

2020-03-05T22:03:18+00:005 marzo 2020|Bilbao, Feminismo|Comentarios desactivados en ¡Mujeres obreras, liberémonos mediante la organización! Emakume langileok antolakuntzaz askatu!

Nota de prensa: El día del 8 de marzo tiene una vital importancia para las mujeres trabajadoras, sobre todo en este momento histórico donde no se logra discernir de dónde venimos y hacia dónde vamos. Parece que los aparatos ideológicos diseñados por la burguesía han dado sus frutos, y también en nuestro contexto, la creencia de que el 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer ha ido arraigándose. En consecuencia, a las oprimidas nos resulta si cabe aún más importante recuperar la esencia histórica de dicho día, no sin embargo para realizar un mero ejercicio de memoria histórica, sino para reivindicar la actualidad del único programa político con capacidad revolucionaria.

El origen del 8 de marzo debemos encontrarlo en el programa táctico desarrollado por el Movimiento Socialista Internacional frente a las injusticias que sufrían las mujeres trabajadoras: en los incansables esfuerzos de las mujeres socialistas para que los partidos obreros lucharan en favor del derecho al sufragio universal, o en las Conferencias Internacionales de Mujeres Socialistas de los años 1907 y 1910. En concreto en la última Conferencia, propuesto por la comunista Clara Zetkin, y con el objetivo de servir a la lucha por el voto universal, se aceptó la organización del Día Mundial de la Mujer Trabajadora. A pesar de que no se fijó un día concreto, el proletariado mundial tomó el testigo de organizar el Día de la Mujer Trabajadora año tras año.

Por tanto, estas mujeres nos han enseñado que, mientras las mujeres burguesas defendían cambios políticos para responder a sus intereses (sufragio censitario basado en la propiedad), las necesidades de las mujeres proletarias seguían sin ser cubiertas. Así las cosas, dejaron claro que, para conseguir el sufragio universal y, en general, los intereses del proletariado, era imprescindible desarrollar sus formas políticas propias, las cuales no sólo serían independientes sino también antagónicas frente a las organizaciones de la burguesía.

Dicha lección histórica es de gran actualidad para las mujeres proletarias. Hoy en día, los sectores más oprimidos de la clase trabajadora, esto es, aquellas que somos parte del proletariado, hemos sido expulsadas de la actividad política, y no hay ningún programa político vigente que tenga por objetivo nuestra liberación total. Así pues, la necesidad de poner en tela de juicio la situación privilegiada de la clase media y de actuar con independencia organizativa respecto a sus formas políticas sigue estando presente.

También dentro de la actividad feminista, las problemáticas de las mujeres más vulnerables han quedado relegadas a un segundo plano, respondiendo principalmente a los intereses de las mujeres de los sectores más privilegiados de la clase trabajadora. Un ejemplo de ello son las manifestaciones o actos masivos realizados últimamente, los cuales, en lugar de poner la efectividad en el centro, han priorizado el espectáculo. En esta coyuntura entendemos el haber aflorado cada vez más dudas respecto a los actos que se han solido realizar recientemente al calor del 8 de marzo, ya que en ninguno encontramos ninguna práctica política efectiva para defender los intereses de las mujeres más oprimidas.

Frente a todo ello, las formas de opresión contra las mujeres proletarias (bajar el sueldo por ser mujeres, ser despedidas por estar embarazadas, la devaluación de nuestra palabra…) exigen procesos de lucha concretos. Para defender cada logro conseguido, nos serán imprescindibles formas de organización fuertes y duraderas.

Es por lo mencionado anteriormente que las mujeres proletarias actuaremos en esta ocasión mediante nuestra iniciativa política propia, y con las actividades que organizaremos alrededor del 8 de marzo, haremos nuestra aportación al fortalecimiento político del proletariado que se está dando en los últimos años. El principio político fundamental será la unidad de clase, ya que de la actividad política de las mujeres socialistas del pasado siglo hemos aprendido que el garante de la superación de la opresión contra la mujer trabajadora sólo es el proletariado organizado. Por tanto, la unidad de clase, más allá de una mera consigna a difundir el 8 de marzo, nos comprometemos a fortalecerla mediante la lucha diaria.

Humildemente pero con determinación, las actividades preparadas para este 8 de marzo, que sean entendidas como un paso hacia la liberación total de las mujeres proletarias y no como una simple manifestación simbólica.

Nos veremos en la lucha,

Gora emakume langilea! Gora langileon borroka!

 

Emakume langileok antolakuntzaz askatu!

Prentsa oharra: Berebiziko garrantzi politikoa du Martxoaren 8ak emakume langileontzat, batez ere nondik gatozen eta nora goazen nahasturik agertzen zaizkigun garaiotan. Burgesiak azken mendeotan martxan jarritako aparatu ideologikoek fruituak eman dituztela dirudi, eta gurean ere, errotuz joan da Martxoaren 8a Emakumearen Nazioarteko Eguna delako ustea. Horren ondorioz, are ezinbestekoagoa bilakatzen da zapalduontzat egun horren izaera historikoari heltzea, ez ordea oroimen ariketa bat egiteko, gaitasun iraultzailea duen programa politiko bakarraren gaurkotasuna aldarrikatzeko baizik.

Izan ere, martxoaren 8aren sorrera, emakume langileenganako bidegabekeriaren aurrean Mundu Mailako Mugimendu Sozialistak garatutako programa taktikoan topatu behar dugu: XX. mendearen hasieran langile alderdiek bozka eskubide unibertsala borroka zezaten emakume sozialistek egindako ahaleginetan, zein 1907. eta 1910. urteetan ospatutako Emakume Sozialisten Konferentzietan, besteak beste. Azken Konferentzian, zehazki, Klara Zetkin komunistaren proposamenez bozka eskubidea lortzeko bidean Mundu Mailako Emakume Langilearen Eguna antolatzea onartu zen. Egunari data zehatzik atxikitu ez zitzaion arren, urtetik urtera Emakume Langilearen Eguna antolatzearen ardura hartu zuen langileriak.

Horrenbestez, emakume hauek erakutsi digutena da, emakume burgesek euren mesederako aldaketak defendatzen zituzten bitartean (jabetzaren araberako bozka zentsitarioa), emakume proletarioen beharrek asetu gabe jarraitzen zutela. Horregatik, argi utzi zuten, bozka unibertsala eta, orokorrean, langileriaren interesak gauzatzeko, horren antolakuntza forma propioak ezinbestekoak zirela, burgesiaren antolakundeetatik independenteak ezik, antagonikoak ere izan behar zirenak.

Irakaspen horrek gaurkotasun handia du emakume proletarioontzat. Izan ere, egun, langile klaseko sektore zapalduenok, hots, proletalgoaren parte garenok, kanporatuak izan gara jardun politikotik, eta ez dago gure askatasun osoa helburu duen indarrean dagoen programa politikorik. Horregatik, erdi-mailako klasearen pribilegio egoera zalantzan jarri eta horren forma politikoetatik independentziaz jardutearen beharrak indarrean jarraitzen du.

Jardun feministaren baitan ere, emakume azpiratuenon problematikak bigarren plano batean geratu dira, langile klaseko sektore pribilegiatuen interesak ordezkatuz nagusiki. Egoera horren adibide dira azken boladan egindako manifestaldi edo ekimen handiak, eraginkortasuna xede gisa izan ordez, ikuskizuna lehenetsi dutenak. Horren baitan ulertzen dugu martxoaren 8aren testuinguruaren bueltan antolatu ohi diren ekimenekiko zalantzak ugaritu izana, emakume zapalduenon interesak babesteko praktika politiko eraginkorrik ez delako ageri.

Horren aurrean, emakume proletarioon kontrako zapalkuntza kasuek (emakume izateagatik soldata jaistea, haurdun egoteagatik lanetik kanporatuak izatea, gure hitzak pisu gutxiago izatea…) borroka prozesu zehatzak eskatzen dituzte. Irabazten ditugun lorpenak babesteko, jakina, ezinbestekoak izango zaizkigu berauek sustengatuko dituzten antolakuntza forma sendo eta iraunkorrak.

Hori guztia dela eta, emakume proletariook gure iniziatiba politiko propioz ekingo diogu oraingoan, eta ernaltzen ari den proletalgoaren indartze politikoari gure ekarpena egiteko egitaraua antolatu dugu. Egingo ditugun ekimenen printzipio politiko nagusia klase batasuna izango da, emakume sozialisten jardun politikoarengandik ikasi baitugu emakume langileon kontrako zapalkuntza gainditzeko bermea soilik proletalgo antolatuarengan datzala. Horrela, klase batasuna, martxoaren 8an airaratzen dugun bandera hutsa izatetik, eguneroko borrokaz elikatzeko hautua egiten dugu.

Xumetasunetik baina determinazioz, martxoaren 8 honetarako prestatu dugun egitaraua agerraldi sinboliko hutsa baino, uler dadila emakume proletarioon askapen osoranzko urrats gisa.

Kalean ikusiko dugu elkar,

Gora emakume langilea! Gora langileon borroka!

Suscríbete a nuestro Boletín