Reportajes

/, Bilbao, Euskal Herria, Pensiones/El orgullo de seguir con la lucha pensionista 4 años después

El orgullo de seguir con la lucha pensionista 4 años después

El Movimiento de Pensionistas de Bizkaia y el de Euskal Herria hacen un llamamiento a participar en las movilizaciones que tendrán lugar el 15 de enero con motivo de su cuarto aniversario.

2022-01-12T12:09:40+00:0012 enero 2022|Aniversario, Bilbao, Euskal Herria, Pensiones|1 comentario

CUATRO AÑOS DESPUÉS, LA LUCHA POR UNAS PENSIONES PÚBLICAS DIGNAS, JUSTAS Y SUFICIENTES, SIGUE

El día 15 de enero, el Movimiento de Pensionistas de Euskal Hernia nos manifestaremos en Bilbao, Donostia, Gasteiz e Iruña, Eibar, Ondarroa, Tafalla, Altsasu y Lizarra para celebrar el cuarto aniversario de las masivas movilizaciones iniciadas en 2018. Durante estos años miles y miles de personas pensionistas, hemos estado en la calle y hemos condicionado las decisiones de los gobiernos respecto al futuro del Sistema Público de Pensiones (SPP).

Conseguimos que dos medidas fundamentales de la reforma de pensiones de 2013 quedaran sin efecto; dejó de aplicarse el Índice de Revalorización de las Pensiones (el 0,25) y se pospuso la entrada en vigor del Factor de Sostenibilidad; ha quedado claro que el sistema público de Seguridad Social es perfectamente viable y que con el dinero de las pensiones no se pueden pagar gastos correspondientes al gobierno del Estado. Nuestras movilizaciones han impedido que medidas que estaban previstas para reducir aún más nuestras pensiones hayan sido posibles.

El 15 de enero vamos a celebrar que nos sentimos orgullosas y orgullosos de lo realizado, de nuestra lucha, contra los recortes y la privatización del sistema sanitario y socio-sanitario que han multiplicado los fallecimientos consecuencia de la pandemia y a favor de los derechos de las personas trabajadoras.

Pero ese día no vamos a poder celebrar que las promesas de los partidos que actualmente forman parte del gobierno del Estado tanto en materia laboral como en materia de pensiones se hayan cumplido.

Muy al contrario: la reforma laboral pendiente de ratificación en el Congreso no deroga la reformas del PP y es otro compromiso incumplido; los aspectos más regresivos de las mismas siguen vigentes y las mejoras se limitan a recuperar la ultractividad de los convenios y correcciones en la contratación temporal que no garantizan su reducción significativa; el poder de la patronal para decidir las condiciones de trabajo sigue intacto y la centralización de la negociación colectiva seguirá devaluando los salarios de las trabajadoras y trabajadores vascos. Esta no es la reforma que se necesita para hacer frente a la precariedad laboral y mejorar las cotizaciones sociales que pagan nuestras pensiones.

La reforma de pensiones recientemente aprobada tampoco deroga los recortes de las pensiones de la reforma de 2011 (aumento de la edad de jubilación, incremento de los periodos de cotización para acceder al 100% de la pensión y para el cálculo de la base reguladora…); sustituye el índice de revalorización de las pensiones en función del IPC real por la media del incremento anual del IPC lo cual, solo en 2021, reducirá más de un 3% nuestro poder adquisitivo; mantiene la amenaza de reducir nuevamente las pensiones con el nuevo Mecanismo de Equidad Intergeneracional y otras nuevas medidas.

La mayor parte de nuestras reivindicaciones han sido excluidas de la reforma; las pensiones mínimas seguirán siendo miserables y muy lejos de los 1080 euros que reivindicamos; se perpetúa la brecha de género en salarios y pensiones y no se derogan los coeficientes reductores de la jubilación anticipada con 40 años cotizados. Como alternativa a los recortes el Gobierno del Estado se compromete a desarrollar el sistema complementario de pensiones en manos de las entidades financieras del que sólo se beneficiarán los salarios más altos.

Igual que hicimos en 2018 con el Gobierno del PP, exigimos al Gobierno de PSOE y Podemos y a los partidos que lo sustentan que atiendan nuestras reivindicaciones básicas y urgentes y para ello, los aspectos regresivos de las reformas 2011, 2013 y 2021 deben derogarse y no ser aplicados.

Exigimos que de inmediato se aplique el incremento del IPC real en la paguilla de 2021 y se revaloricen las pensiones con el IPC real tal como se hacía antes de la reforma de 2011; una pensión Mínima de 1080 euros y un SMI de 1200 euros.

Demandamos a los Gobiernos de la CAV y Nafarroa complementen hasta 1080 euros la pensión mínima y apoyen nuestras reivindicaciones. No hay pensiones dignas sin salarios dignos; las cotizaciones correspondientes a los salarios de hoy pagan nuestras pensiones de hoy.

Hacemos un llamamiento a todas las personas pensionistas, trabajadoras y trabajadores, y sociedad en general a llenar las calles de Euskal Herria, el sábado 15 de enero, para garantizar pensiones públicas dignas justas y suficientes, salarios y condiciones de trabajo dignas y servicios públicos universales de calidad.

LUGARES DE LAS MOVILIZACIONES

LAU URTE GEROAGO BORROKAN DARRAIGU PENTSIO PUBLIKO DUINAK, BIDEZKOAK ETA NAHIKOAK LORTZEKO

Urtarrilaren 15ean, Euskal Herriko Pentsiodunen Mugimenduak manifestatuko gara Bilbon, Donostian, Gasteizen eta Iruñean, Eibarren, Ondarroan, Tafallan, Altsasun eta Lizarran, 2018an hasitako mobilizazio jendetsuen laugarren urteurrena ospatzeko. Urte hauetan milaka eta milaka pentsiodunok kalean izan gara, eta gobernuek Pentsioen Sistema Publikoaren (SPP) etorkizunari buruz hartutako erabakiak baldintzatu ditugu.

2013ko pentsioen erreformaren funtsezko bi neurri indarrik gabe geratzea lortu genuen; Pentsioen Balorizazio Indizea aplikatzeari utzi zitzaion (0,25) eta Iraunkortasun Faktorea indarrean sartzea atzeratu zen; argi geratu da Gizarte Segurantzaren sistema publikoa guztiz bideragarria dela eta pentsioen diruarekin ezin dela Estatuko gobernuari dagokion gasturik ordaindu. Gure mobilizazioek gure pentsioak are gehiago murrizteko ameikusita zeuden neurriak posible izatea eragotzi dute.

Urtarrilaren 15ean ospatuko dugu oso harro gaudela egindakoaz, gure borrokaz, pandemiaren ondorioz eta langileen eskubideen alde izandako heriotzak ugaritu dituzten osasun-sistemaren eta sistema soziosanitarioaren murrizketen eta pribatizazioaren aurka egindako borrokaz.

Baina egun horretan ezin izango dugu ospatu gaur egun Estatuko gobernua osatzen duten alderdien promesak bete direnik, ez lan-arloan, ez eta pentsioen arloan.

Alderantziz: Kongresuan berretsi gabe dagoen lan-erreformak ez du PPren erreforma indargabetzen, eta bete ez den beste konpromiso bat da; alderdi atzerakoienek indarrean jarraitzen dute, eta hobekuntzak aldi baterako kontratazioan egindako hitzarmenen eta zuzenketen aurreraeragina berreskuratzera mugatzen dira, murrizketa esanguratsua bermatzen ez dutelako; patronalak lan-baldintzak erabakitzeko duen botereak bere horretan jarraitzen du, eta negoziazio kolektiboaren zentralizazioak euskal langileen eta langileen soldatak debaluatzen jarraituko du. Hori ez da lan-prekarietateari aurre egiteko eta gure pentsioek ordaintzen dituzten gizarte-kotizazioak hobetzeko behar den erreforma.

Onartu berri den pentsioen erreformak ere ez ditu 2011ko eneformako pentsioen murrizketak indargabetzen (erretiro-adina handitzea, kotizazio-aldiak handitzea pentsioaren % 100 eskuratzeko eta oinarri arautzailea kalkulatzeko); pentsioen balioa KPI errealaren arabera handitzeko indizea KPIaren urteko igoeraren batez bestekoarekin ordezten du, eta horrek, 2021ean bakarrik, gure erosteko ahalmena % 3 baino gehiago murriztuko du; berriz ere, pentsioak murrizteko, Belaunaldien Arteko Ekitate Mekanismo berriaren mehatxua mantentzen  du.

Gure aldarrikapen gehienak erreformatik kanpo geratu dira; gutxieneko pentsioek miserableak izaten jarraituko dute, aldarrikatzen ditugun 1080 euroetatik oso urrun; soldatetan eta pentsioetan dagoen genero-arrakala betikotzen da, eta ez dira indargabetzen erretiro aurreratuaren koefiziente muniztaileak, 40 urte kotizatuta daudenean. Murrizketen alternatiba gisa, Estatuko Gobernuak konpromisoa hartzen du pentsioen sistema osagarria finantza-erakundeen eskuetan garatzeko, eta soldata handienak baino ez dituzte jasoko. 2018an PPren Gobernuarekin egin genuen bezala, PSOEren eta Podemosen Gobernuari eta horren euskarri diren alderdiei gure oinarrizko eta premiazko aldarrikapenei erantzuteko eskatzen diegu, eta, horretarako, 2011, 2013 eta 2021 erreformen alderdi atzerakoiak indargabetu egin behar dira, eta ez dira aplikatu behar.

KPI errealaren 2021eko igoera berehala aplikatzea eskatzen dugu, eta pentsioak KPI errealaren arabera handitzea, 2011 ko erreformaren aurretik egiten zen bezala; 1080 euroko gutxieneko pentsioa eta 1200 euroko LGS.

EAEko eta Nafarroako gobernuei gutxieneko pentsioa 1080 euroraino osatzeko eta gure aldarrikapenak babesteko eskatzen diegu.

Ez dago pentsio duinik soldata duinik gabe; gaurko soldatei dagozkien kotizazioek gure gaurko pentsioak ordaintzen dituzte.

Urtarrilaren 15ean, larunbata, Euskal Herriko kaleak betetzeko deia egiten diegu pentsiodun, langile eta gizarte orori, pentsio publiko duin eta nahikoak, soldata eta lan-baldintza duinak eta kalitatezko zerbitzu publiko unibertsalak bennatzeko.

MOBILIZAZIO LEKUAK

Un comentario

  1. No hay pension para nosotros 12 enero, 2022 en 12:58 pm - Responder

    Y con esta lucha y otras parecidas habéis conseguido asegurar la ruina del sistema de pensiones para los jóvenes y adultos actuales porque no hay más egoísta que el que no tiene nunca suficiente.

Deja tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín