Reportajes

/, Desahucios/Brutal acoso y amenaza de desahucio contra 2 vecinas: «¡No lo permitiremos!»

Brutal acoso y amenaza de desahucio contra 2 vecinas: «¡No lo permitiremos!»

El sindicato AZET Etxebizitza denuncia en el barrio de San Francisco en Bilbao a una multipropietaria por el brutal acoso, presión, guerra sucia y amenaza ilegal de desahucio el 1 diciembre contra 2 inquilinas.

2020-11-28T15:47:04+00:0028 noviembre 2020|Bilbao, Desahucios|Comentarios desactivados en Brutal acoso y amenaza de desahucio contra 2 vecinas: «¡No lo permitiremos!»

Con una rueda de prensa realizada en el cruce de las calles Hernani y San Francisco de Bilbao, el sindicato ha movilizado a decenas de personas para denunciar la especulación y los acosos de los propietarios. Unos abusos de los que quieren sacar beneficios de auténticas situaciones de miseria. En esta ocasión, denuncian que se trata de la propietaria del piso de San Francisco número 51, 4º izquierda. Una persona con más de 10 pisos en el barrio, que según denuncia el sindicato, alquila los inmuebles a personas migrantes para aprovecharse de su situación de indefensión legal.

Explican que en estas últimas semanas, la propietaria está amenazando con desahuciar ilegalmente a estas 2 vecinas, advirtiendo de que el 1 de diciembre va a cambiar la cerradura de la casa y les va a dejar en la calle.

Desde AZET han venido denunciando en estos meses que esta multipropietaria está llevando a cabo un “brutal acoso, formas de presión y guerra sucia” contra estas vecinas, por retrasos en el pago del alquiler.

El sindicato recuerda que esta multipropietaria tiene a la mayoría de inquilinas sin contrato y sin padrón y, los que sí los tienen, están obligados a pagar un plus por ello. Aseguran que les ha ido amenazando constantemente con quitarles el padrón y con desahuciarles.

Además de emprender una serie de acciones de “guerra sucia” como quitar el cajón de la lavadora, para que no puedan lavar la ropa; romper los desagües y quitado bombillas de la casa; quitar la caldera; romper la manguera de la ducha y unas tuberías de agua; e incluso echar un producto tóxico contra las chinches sin avisar a las inquilinas, una de las cuales acabó en el hospital por intoxicación.

A esto se le suma la amenaza de desahuciarlas ilegalmente el próximo 1 de diciembre…“¡Pero no lo vamos a permitir!”, avisan desde AZET.

Para el sindicato, esta situación gravísima no es la excepción, sino que supone casi la norma para muchas vecinas de Sanfrancisco. Explican que si la vivienda es hoy en día un problema cada vez más grande para muchas vecinas -por la dificultad de acceder a ella, por la especulación inmobiliaria, por la gentrificación del barrio-, este problema se convierte en una tragedia cotidiana para las personas migrantes: ya que nadie les quiere alquilar, les extorsionan haciéndoles pagar por un contrato y un padrón, se quieren aprovechar de las ayudas sociales que reciben, les tratan como si no tuvieran ningún derecho, etc…

Desde AZET dejan claro que si todo esto es posible y es la norma, la responsabilidad no es solo de estos multipropietarios “racistas y con hambre de dinero”, sino que es también responsabilidad de las instituciones: como el Ayuntamiento de Bilbao y los servicios sociales, quienes muchas veces son cómplices de esta situación; ya que ponen grandes dificultades a las personas migrantes para hacer valer sus derechos y por contra, mucha facilidad a los propietarios para abusar de las inquilinas (por ejemplo, poniendo pegas para acceder a las ayudas sociales o desempadronando sin garantías de las inquilinas).

Hoy han decidido decir “basta”, y se han organizado colectivamente para acabar con la impunidad de los especuladores y con la complicidad del Ayuntamiento. Hoy, una vez más, desde AZET Etxebizitza apelan a la organización colectiva y a la solidaridad de clase para hacer frente a los abusos cotidianos que viven muchas personas por ser pobres y/o migrantes.

Finalizan recordando que: “solas no podemos, juntas nos comemos el mundo. Defendemos y defenderemos las casas y las vidas de nuestras vecinas. Porque defender la casa de nuestras vecinas es lucha de clases. Y hacerlo colectivamente es solidaridad de clases”.

Suscríbete a nuestro Boletín