Reportajes

/, ESK, Precariedad, Sindicalismo, Subcontratación/Acabar con la subcontratación como principal causa de precariedad, especialmente en sectores feminizados

Acabar con la subcontratación como principal causa de precariedad, especialmente en sectores feminizados

El sindicato ESK se ha movilizado en Bilbao para exigir una reforma que acabe con la subcontratación: “¡A mismo trabajo, mismos derechos!”.

2021-02-24T12:04:24+00:0024 febrero 2021|Bilbao, ESK, Precariedad, Sindicalismo, Subcontratación|Comentarios desactivados en Acabar con la subcontratación como principal causa de precariedad, especialmente en sectores feminizados

Cuando hablamos de precariedad laboral, nos referimos a la situación que se da cuando se tiene un trabajo que genera inseguridad, incertidumbre y falta de garantías en sus condiciones y, especialmente, remuneraciones que no permiten cubrir las necesidades básicas del trabajador o trabajadora.

El exceso de temporalidad, los salarios que no alcanzan a cubrir las necesidades mínimas vitales, los contratos a jornada parcial, el trabajo sumergido, el contrato de falso autónomo… son algunas de las causas de la precariedad y todas ellas, o casi todas, se dan en la subcontratación en un porcentaje mucho mayor que en las contrataciones hechas por las grandes empresas y también en este caso afectando especialmente en sectores feminizados como el telemarketing, el sector de la limpieza, las Kellys, y un largo etcétera…

La subcontratación divide y debilita a las plantillas dificultando su defensa sindical y negociación colectiva. En muchos casos se dan convenios de sector en condiciones mucho peores que los convenios de la empresa principal o incluso convenios de empresa en subcontratas, por debajo de los del sector de referencia.

“La subcontratación nos mata y aumenta exponencialmente el riesgo de accidente”, denuncia ESK,  ya que se dificulta la vigilancia de la seguridad en el trabajo, o directamente se “obliga” a la plantilla de las subcontratas a hacer trabajos sin las medidas adecuadas de seguridad, cosa que se prohíbe hacer en la empresa principal.

Tenemos la oportunidad de acabar con la subcontratación en el ámbito privado

Es evidente que las luchas empresa a empresa y sector a sector dan sus frutos en la lucha contra la precariedad, pero también está claro que estas luchas, que hay que seguir haciendo, tienen muchos límites.

Lo que realmente puede solucionar la explotación que sufren los y las trabajadoras de las subcontratas es una ley que impida que exista la subcontratación generalizada o al menos que si ésta sigue existiendo, lo haga en unas condiciones en las que los y las trabajadoras que trabajen en una subcontrata tengan las mismas condiciones laborales que los de la empresa principal para la que prestan sus servicios.

Cambio de legislación

Desde ESK abogan por lograr que el gobierno y parlamento cambien la legislación actual que permite desde hace años este atropello que significa la subcontratación. Es necesario reformar el Estatuto de los Trabajadores para que impida la subcontratación generalizada o al menos que obligue a las empresas subcontratistas a tener las mismas condiciones laborales y económicas que la empresa principal para la que prestan sus servicios.

También hay que impedir que, como ocurre hoy, pueda haber un convenio de empresa por debajo de las condiciones de un convenio de sector.

“Estos cambios legales son posibles ahora mismo”, aseguran, ya que en estos momentos hay una mesa de diálogo social en la que participan CCOO, UGT, Gobierno y patronal, que está parada desde febrero 2020, pero que más pronto que tarde se reactivará y de la cual saldrá la nueva regulación de la subcontratación en el ámbito privado. Una de las materias que está presente en esa mesa es la subcontratación en el ámbito privado.

Más allá de lo que se está abordando en esa mesa de diálogo social, desde ESK precisan que se tenga en cuenta la subcontratación que se da en el ámbito público. Y señalan a la administración, quienes en lugar de ser ejemplo de dignificación de las condiciones de trabajo, es uno de los “empresarios” que más utiliza la práctica de la subcontratación. Recuerdan que es una lucha que se está llevando desde hace tiempo y que, como se ha visto durante la pandemia, es más necesaria que nunca para garantizar unos servicios públicos de calidad.

 Exijamos una reforma que acabe con la subcontratación: a mismo trabajo mismos derechos.

Desde el sindicato ESK afirman que la reforma que vaya a salir de la negociación en esa mesa de diálogo depende fundamentalmente de la capacidad que tenga la clase trabajadora de hacerse oír, de hacer ruido en los centros de trabajo, en las calles, en los medios de comunicación, en las redes sociales, ante los partidos políticos para que se posicione a favor de esta reforma. De ahí la necesidad de crear una marea social a favor de la eliminación de la subcontratación generalizada para lograr al menos que se cumpla la máxima de mismo trabajo mismas condiciones.

STOP azpikontratazioa. STOP azpieskubideak

Azpikontratazioa prekarietatearen arrazoi nagusia

Laneko prekarietatea, segurtasunik eza dagoenean gertatzen den egoera da, ziurgabetasuna eta bere baldintzetan berme falta eragiten duen lana dagoenean, eta, bereziki, langilearen oinarrizko beharrak betetzea ahalbidetzen ez duten ordainsariak daudenean.

Gehiegizko behin-behinekotasuna, gutxieneko bizi-premiak betetzera iristen ez diren soldatak, lanaldi partzialeko kontratuak, ezkutuko lana eta autonomo faltsuaren kontratua dira prekarietatearen arrazoietako batzuk, eta horiek guztiak, edo ia guztiak, azpikontratazioan gertatzen dira, enpresa handiek egindako kontratazioetan baino ehuneko handiagoan, eta, kasu honetan ere, bereziki sektore feminizatuetan eragiten dute, hala nola telemarketingean, garbiketan, “kely”-etan.

Azpikontratazioak gure plantillak zatitu eta ahultzen ditu, gure defentsa sindikala eta negoziazio kolektiboa zailduz. Kasu askotan, sektoreko hitzarmenak enpresa nagusiaren hitzarmenak edo azpikontratetako enpresa-hitzarmenak baino askoz ere baldintza okerragoetan egiten dira, erreferentziazko sektorekoak baino baxuagoak.

Azpikontratazioak hil egiten gaitu. Istripu-arriskua esponentzialki handitzen da, laneko segurtasunaren zaintza zailtzen delako, edo zuzenean azpikontratetako langileak segurtasun-neurri egokirik gabeko lanak egitera “behartzen” direlako, eta hori enpresa nagusian egitea debekatu egiten da.

Eremu pribatuko azpikontratazioarekin amaitzeko aukera dugu.

Agerikoa da enpresaz enpresa eta sektorez sektore egiten diren borrokek fruituak ematen dituztela prekarietatearen aurkako borrokan, baina argi dago, halaber, borroka horiek, egiten jarraitu behar direnak, muga asko dituztela.

Azpikontratetako langileok jasaten dugun ustiapena konpon dezakeen legea azpikontratazio orokortua egotea eragozten duen legea da, edo, behintzat, azpikontratazio horrek jarraitzen badu, azpikontrata batean lan egiten duten langileek beren zerbitzuak ematen dituzten enpresa nagusiko lan-baldintza berberak dituzten baldintzetan egitea eragozten duena.

Gobernuak eta parlamentuak egungo legedia aldatzea lortu behar dugu, azken urteotan azpikontratazioak dakarren harrapaketa horrek ahalbidetzen baitu. Langileen Estatutua erreformatu behar da, azpikontratazio orokorra eragotz dezan, edo, gutxienez, enpresa azpi kontratistak lan egiten duten enpresa nagusiaren lan- eta ekonomia-baldintza berberak izatera behartu ditzan.

Era berean, eragotzi egin behar da, gaur gertatzen den bezala, sektoreko hitzarmen baten baldintzen azpitik dagoen enpresa-hitzarmen bat egotea.

Lege-aldaketa horiek posible dira oraintxe bertan. Une honetan, elkarrizketa sozialerako mahai bat dago, CCOOk, UGTk, Gobernuak eta patronalak parte hartzen dutena. 2020ko otsailetik dago geldirik, baina berandu baino lehen berraktibatuko da, eta hortik aterako da eremu pribatuko azpikontratazioaren araudi berria. Mahai horretan dagoen gaietako bat eremu pribatuko azpikontratazioa da.

Elkarrizketa sozialeko mahai horretan jorratzen ari garenaz harago, ezin dugu ahaztu eremu publikoan azpikontratatzen ari direla. Administrazioa, lan-baldintzak duintzeko eredu izan beharrean, azpikontratazioa gehien erabiltzen duen “enpresaburuetako” bat da. Aspalditik egiten ari den borroka da, eta pandemia-garai hauetan ikusi denez, inoiz baino beharrezkoagoa da kalitatezko zerbitzu publikoak bermatzeko. Hala ere, gaur egun benetako aldaketa posible den horretan jarri behar da arreta, hau da, hura erreformatzeko tratatzen ari den azpikontratazio pribatuan.

Azpikontratazioarekin amaituko duen erreforma bat eska dezagun: lan bera eskubide berberak.

Elkarrizketa-mahai horretan negoziaziotik aterako den erreforma, funtsean, langileok geure burua entzunarazteko, lantokietan, kaleetan, komunikabideetan, sare sozialetan eta alderdi politikoen aurrean zarata egiteko dugun gaitasunaren araberakoa da, erreforma honen aldeko jarrerak har ditzaten. Marea sozial bat sortu behar dugu azpikontratazio orokortua ezabatzearen alde, gutxienez lan beraren gehienezko baldintza berberak bete daitezen lortzeko.

Suscríbete a nuestro Boletín