Reportajes

/, Reportajes/2.225 familias desahuciadas en Barakaldo desde el suicidio de Amaia Egaña

2.225 familias desahuciadas en Barakaldo desde el suicidio de Amaia Egaña

En el undécimo aniversario de su muerte, denuncian que 198 familias barakaldesas han sido desahuciadas el último año.

2023-11-09T12:18:04+01:009 noviembre 2023|Amaia Egaña, Reportajes|Comentarios desactivados en 2.225 familias desahuciadas en Barakaldo desde el suicidio de Amaia Egaña

Por Laura Fontalba

Esta mañana, Argitan, Centro Asesor de la Mujer, Berri-Otxoak, plataforma contra la precariedad y la pobreza, y los sindicatos ELA, LAB, ESK, STEILAS, CGT y CNT se han concentrado ante el Palacio de Justicia, en Barakaldo, para protestar contra los desahucios y exigir que se garantice el acceso a una vivienda digna.

Hoy, hace once años que Amaia Egaña, vecina de Barakaldo, se quitó la vida cuando iba a ser desahuciada de su vivienda. Once años después, los desahucios siguen vigentes y las alternativas habitacionales no se han ampliado ni mejorado. Esta situación ha llevado a colectivos sociales y sindicales ha concentrarse para denunciar que, a lo largo de la última década, 2.225 familias han sido desahuciadas en Barakaldo. Este último año, 198. «El 89% de ellas, de una vivienda en alquiler; algunas incluso de la habitación en la que residen, así de grave es problema del acceso a una vivienda en el municipio», han explicado.

Con ánimo de encontrar soluciones, estas entidades han demandado que se aplique el protocolo frente a los desahucios que se aprobó en 2013 y el Gobierno Vasco, la asociación de municipios vascos Eudel y el Consejo General del Poder Judicial renovaron en 2019, por el que se establece que «los servicios sociales deben dar una respuesta inmediata y una tramitación urgente que garantice una alternativa habitacional a todas las personas y familias afectadas por un desahucio». De la misma manera, han exigido el «acatamiento institucional» de las resoluciones del Defensor del Pueblo-Ararteko, el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo o el dictamen del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU, que también obligan a que se garantice una vivienda a aquellas personas afectadas por un desahucio.

Finalmente, al grito de lemas como «Ni gente sin casa, ni casas sin gente» o «Kaleratzerik ez!», han exigido al Gobierno de Barakaldo que frene su política de recortes en el acceso a las ayudas de emergencia, aumente el presupuesto de las ayudas económicas municipales, mantenga el plazo de solicitud abierto los 12 meses del año y se apueste por el alquiler social y la dotación de un parque de viviendas municipal que realoje a todas las familias afectadas.

Suscríbete a nuestro Boletín