Reportajes

//Reparten pintxos de tortilla en el Día Internacional de las Mujeres contra la Guerra

Reparten pintxos de tortilla en el Día Internacional de las Mujeres contra la Guerra

Denuncian cómo las instituciones con la excusa del conflicto bélico en Ucrania destinan los impuestos de la ciudadanía a fines socialmente injustos o nocivos, como los gastos militares.

2022-05-24T11:07:58+00:0024 mayo 2022|Bilbao|Comentarios desactivados en Reparten pintxos de tortilla en el Día Internacional de las Mujeres contra la Guerra

El centro asesor de la mujer Argitan y la Koordinadora Antimilitarista “Kakitzat” se han concentrado ante el Palacio Foral de la Diputación en el “Día Internacional de las Mujeres contra la Guerra”. «Este 24 mayo nuevamente las mujeres salimos a la calle en todo el mundo en demanda de una paz basada en la justicia social y en denuncia de los actuales conflictos bélicos», han declarado.

Bajo el lema “no des de comer al militarismo”, han realizado una acción simbólica en denuncia de los actuales conflictos bélicos y en apoyo a la campaña por la objeción fiscal a los gastos militares, consistente en un reparto de decenas de «pintxos» de tortilla ante la Diputación de Bizkaia con el ánimo de «socializar el rechazo al gasto militar y los recursos destinados a la guerra y el militarismo”.

Según el último informe del “Observatorio de Desplazamiento Interno (IDMC) y del Consejo Noruego para los Refugiados (NRC)”, el número de personas que tuvo que dejar su hogar alcanzó cotas nunca vistas en el año 2021: 53 millones de personas; el año de mayor número de personas refugiadas por conflictos bélicos.

Ambos colectivos sociales vizcaínos han denunciado que los “señores de la guerra” aprueban destinar este año 22.000 millones de euros al gasto militar, el cual se ha visto ampliado en 6.500 millones. Además, de impulsar una mayor implicación institucional con las fábricas de armas: “el Gobierno Vasco subvenciona, vía presupuestos, con 100 millones a la industria de la guerra vasca”.

“Protestamos contra el aumento del gasto militar mientras se sigue sin dar solución a los problemas que las mujeres padecemos a diario: agresiones, malos tratos y asesinatos; precariedad, brecha salarial y feminización de la pobreza; carencia de servicios sociales, prestaciones y pensiones dignas; desahucios y acceso a una vivienda y alternativa habitacional adecuada; falta de recursos comunitarios de cuidados públicos con ratios de atención de calidad en guarderías y residencias de la tercera edad”, han expuesto.

Las  dos entidades sociales han reivindicado que “ante la realidad de recortes, las mujeres apostamos por la objeción fiscal a los gastos militares. Nos negamos a colaborar económicamente en la financiación de las guerras”. Este acto de desobediencia civil consiste en dejar de pagar parte de los impuestos para destinar esa cantidad a iniciativas que trabajen en la construcción de alternativas de carácter solidario. Han recordado que “este año cada persona va a destinar mediante  impuestos 700 euros a financiar las guerras”.

El centro asesor de la mujer Argitan y la koordinadora antimilitarista Kakitzat han afirmado que “la enorme cantidad de dinero destinado a subvencionar el militarismo o las fábricas de armas vascas proviene de nuestros impuestos”. Por ello las organizaciones promotoras de esta movilización han defendido “la Objeción Fiscal como una herramienta que persigue exigir que los innecesarios gastos militares se destinen a necesidades sociales y a recursos sanitarios para hacer frente a la crisis y las actuales situaciones de desigualdad agravada por el conflicto bélico en Ucrania.”

Suscríbete a nuestro Boletín