Reportajes

/, Feminismo, Pensiones, Residencias/Por unas residencias de mayores públicas, de calidad y centradas en las personas

Por unas residencias de mayores públicas, de calidad y centradas en las personas

“Si algún día llegamos a ser usuarias de estos centros, queremos que se nos atienda dignamente, no masificadas”.

2021-05-10T11:32:31+00:0010 mayo 2021|Bilbao, Feminismo, Pensiones, Residencias|Comentarios desactivados en Por unas residencias de mayores públicas, de calidad y centradas en las personas

Por Loli Pisón Ochoa de Eribe. Movimiento Pensionistas Bizkaia (MPB)

Los cuidados a las personas mayores en su domicilio son la mejor opción para que, cuando nos hacemos mayores, no nos veamos en la situación de abandonar el que por siempre ha sido nuestro hogar, así como nuestras rutinas y costumbres, cuando nos puede resultar traumático el ingreso en una residencia y dejar la casa que nos brinda seguridad.

El recurso de vivir en una residencia, cuando es una decisión aceptada, representa una elección positiva en sí misma, si no fuera porque las residencias de mayores, como las conocemos y las sufrimos, no responden a nuestras necesidades ni a nuestras economías de clase trabajadora.  Son un modelo privatizado al que las instituciones vascas han cedido el control, y sin embargo, los cargos políticos están satisfechos, mostrando una actitud pasiva. 

La atención privada, orientada al beneficio y con riesgos, está suponiendo: un bajo mantenimiento, servicios socio-sanitarios insuficientes, ahorro en cuidados y empleo de mala calidad, donde la subcontratación es una práctica común. El coste real de la atención residencial está muy por debajo de lo que paga la Diputación Foral.

Las residencias de mayores es un sector feminizado. Las personas residentes son mayoritariamente mujeres, y a su vez, habitualmente cuidadas y atendidas por mujeres.

Este modelo institucional ya no vale, donde las personas mayores no podemos decidir cuándo nos levantamos o nos acostamos, a qué hora y qué comemos, si salimos o no del centro. Si algún día llegamos a ser usuarias de estos centros, queremos que se nos atienda dignamente, no masificadas.

La solución al problema actual de las residencias es la erradicación definitiva de los macro-centros, pasando al modelo de Atención Centrada en la Persona, adecuando el número de plazas residenciales a las necesidades de las personas dependientes. La atención sanitaria en las residencias públicas y concertadas debiera estar protagonizada por el sistema público de salud, implementando la prevención Osakidetza. Con control de la atención residencial medido, con criterios de calidad desde las instituciones.

La privatización no supone una mejor atención. Tenemos herramientas y profesionales, falta sistematización y dotación.  

Sí hay recursos: cada persona que trabajó en 2018 en Euskadi produjo una media de 82.300 euros de riqueza. Hacienda debe recaudar el Impuesto de Sociedades que corresponde y que no se paga. Sin olvidar que por cada millón de euros invertidos en Dependencia, se generan entre 37 y 50 puestos de trabajo estables. Se precisa una nueva fiscalidad.

Las mujeres, junto con nuestros compañeros pensionistas, decimos alto y claro: “¡La sanidad pública no se vende, la sanidad pública se defiende!”.

ADINEKO EGOITZA PUBLIKO ETA KALITATEZKOEN ALDE, PERTSONA ARDATZ DAUKAN ARRETA INTEGRALEKO EREDU BATEAN OINARRITUTA

Bere etxean adineko pertsonak zaintzea da aukerarik onena, adinekoak egiten garenean, gure etxea betiko utzi behar ez izateko, ezta gure errutinak eta ohiturak ere ez, baldin eta traumatikoa izan badaiteke egoitza batean sartzea eta segurtasuna ematen digun etxea uztea.

Egoitza batean bizitzeak, onartutako erabakia denean, berez aukera positiboa izan daiteke, ez balitz adinekoen egoitzek, ezagutzen ditugunek eta jasaten ditugunek, gure beharrei eta gure langile-klaseko ekonomiei erantzuten ez dietenean, egun gertatzen den bezala.  Pribatizatutako eredua da, eta euskal erakundeek jarraipen egiteari utzi diote, baina kargu politikoak pozik daude, jarrera pasiboa erakusten dute…

Arreta pribatua, onura ekonomikoetara eta arriskuekin bideratua, honako hau da: mantentze txikia, zerbitzu soziosanitario eskasak, zaintza-lanetan aurreztea eta kalitate txarreko enplegua, non azpikontratazioa ohiko praktika den. Egoitza-arretaren benetako kostua Foru Aldundiak ordaintzen duenaren oso azpitik dago.

Adinekoen egoitzak sektore feminizatua dira. Egoiliarrak gehienak emakumeak dira, eta, aldi berean, emakumeek zaindu eta artatu ohi dituzte.

Eredu instituzional horrek ez du balio, non adinekook ezin dugun erabaki noiz jaikitzen garen edo noiz oheratzen garen, zer ordutan eta zer jaten dugun, zentrotik ateratzen garen ala ez. Egunen batean zentro horien erabiltzaile izatera iristen bagara, arreta duina ematea nahi dugu, masifikatu gabeak, hain zuzen.

Egoitzen egungo arazoa konpontzeko, makrokentroen ideia behin-betiko baztertu behar da, pertsonarengan arreta jartzeko eredura igaroz, egoitza-plazen kopurua mendeko pertsonen beharretara egokituz. Egoitza publiko eta itunduetako osasun-arretaren protagonista osasun-sistema publikoa izan beharko litzateke, Osakidetzaren prebentzioa ezarriz. Egoitza-arreta neurtua kontrolatuz eta erakundeek kalitate-irizpideak erabiliz.

Pribatizazioak ez dakar arreta hobea. Tresnak eta profesionalak ditugu, sistematizazioa eta hornidura falta dira.

Bai, badaude baliabideak: 2018an Euskadin lan egin zuen pertsona bakoitzak, batez beste, 82.300 euroko aberastasuna sortu zuen. Ogasunak dagokion eta ordaintzen ez den Sozietateen gaineko Zerga bildu behar du. Mendekotasunean inbertitutako milioi euro bakoitzeko 37-50 lanpostu egonkor sortzen direla ahaztu gabe. Fiskalitate berri bat behar da.

Emakumeok, gure lankide pentsiodunekin batera, argi eta garbi esaten dugu:

OSASUN PUBLIKOA EZ DA SALTZEN, OSASUN PUBLIKOA DEFENDATU EGITEN DA!!

Gutxieneko Pentsioa: 1.080 euro. Gutxieneko Soldata: 1.200 euro.

Emakumeok aurrera!!

Suscríbete a nuestro Boletín