Reportajes

/, Coronavirus, Feminismo/No queremos una nueva normalidad porque es violenta, heteropatriarcal y racista

No queremos una nueva normalidad porque es violenta, heteropatriarcal y racista

"Frente a todas las pandemias, las feministas seguimos organizadas, confrontando la violencia, exigiendo derechos y sosteniendo la vida desde lo comunitario".

2020-06-11T20:42:17+00:0011 junio 2020|Bilbao, Coronavirus, Feminismo|Sin comentarios

Tras el periodo de confinamiento, Bilbo Feminista Saretzen vuelve a echarse a las calles para poner el foco en la insostenibilidad de un sistema que antepone el capitalismo racista y patriarcal a la vida de las personas, en donde los cuidados recaen principalmente sobre los hombros de las mujeres. Por ello exigen: Vidas dignas para todas!. Sistema público-comunitario de cuidados! Eliminar el régimen especial de las trabajadoras de hogar. Reforzar los servicios de atención a mujeres que sufren violencia machista. Abolir la Ley de Extranjería. Soberanía alimentaria. Reforma fiscal para que esta crisis la paguen grandes empresas y fortunas.

 

Normaltasun berriari ez! Bizitza duinak denontzat!
Hacia un sistema público-comunitario de cuidados

El virus ha tensionado las costuras de una sociedad ya de por sí enormemente desigual y violenta; ha sacado a la luz la insostenibilidad de un sistema que se preocupa más de que la rueda capitalista no pare, que de defender la vida; y ha ensanchado las injusticias que hace tiempo que denunciamos.

Esta pandemia nos ha enfrentado a la realidad de un sistema que colapsa, y en el que también muchas vidas están colapsando. Las supervivientes del despojo, las atrapadas en las fronteras, las que tienen que tapar con sus manos las grietas del sistema de salud, las que hacen malabares para conciliar, las que cuidan a nuestros mayores, las que se han tenido que confinar con su agresor, o con familias normativas…

Estos días hemos podido comprobar que los trabajos esenciales, los que sostienen la vida, están mayoritariamente desempeñados por mujeres y que en general están mal pagados y se desarrollan con una enorme precariedad. Y también hemos visto como los cuidados se confinaban en los hogares, dando por supuesto que las familias, o más bien las mujeres, nos encargaríamos de ellos, a pesar de la sobrecarga que acumulamos.

Por eso decimos que no queremos nueva normalidad, porque para nosotras la normalidad es violenta, heteropatriarcal y racista.

Queremos vidas dignas para todas, y para lograrlo exigimos:

– Responsabilidad colectiva con los cuidados, que se amplíe la inversión pública para los servicios públicos y para impulsar las redes público-comunitarias de cuidados.
– Dignificar las condiciones de vida y de trabajo de las cuidadoras. Eliminar el régimen especial de las trabajadoras del hogar, derecho a paro, fin de la subcontratación en servicios públicos.
– Reforzar los servicios de atención a mujeres que sufren violencia machista, que se adapten a un posible rebrote de denuncias durante la desescalada y se preparen por si hay un nuevo confinamiento.
– Abolir la Ley de Extranjería, acabar con las redadas racistas y la violencia policial. Regularización y acceso a derechos y servicios.
– Garantizar el derecho a la vivienda digna.
– Defender a las baserritarras, la soberanía alimentaria y una alimentación sana y local.
– Reforma fiscal para que esta crisis la paguen las grandes empresas y las grandes fortunas. No permitiremos que se vuelva a rescatar a bancos y empresas.

El corona es un virus, pero la pandemia sigue siendo el capitalismo racista y patriarcal. Frente a todas las pandemias, las feministas seguimos organizadas, confrontando la violencia, exigiendo derechos y sosteniendo la vida desde lo comunitario.

Como dicen en Brasil: «Ellos se pusieron de acuerdo en matarnos y nosotras en no morir». Ese acuerdo, hoy, sigue vigente. Y es nuestra oportunidad para un cambio radical.

¡Las vidas negras importan!
¡Vidas dignas para todas!

 

Normaltasun berriari ez! Bizitza duinak denontzat!
Zaintza sistema publiko eta komuntarioa nahi dugu!

Koronabirusak dagoeneko izugarri bortitza den gizarte baten josturak estutu egin ditu; bizitza defendatzea baino kapitalismoak geldi ez dezan sistemaren eraginkortasuna mahai gainean jarri du; eta aspaldi salatzen genituen injustiziak handitu ditu.

Pandemia honek mahai gainean jarri du eraginkorra ez den sistemaren ahultasuna eta erangikorrak ez diren hainbat bizitzak. Sarraskitik atera direnak, mugan harrapatutakoak, gorbutzeklr, osasur sistemaren pitzadurak estali behar dituzten emakumeak adiskidetzeko kriston energía behar izan duten emakumeak, gure nagusiak zaintzen dituztenak, erasotzailearekin edo familia normatiboein konfinamendua pasa behar izan duten emakumeak, etb.

Pandemiarekin ikusi izan dugu nola esentzialak edo ezin bestekoak diren lan. gehienak, bizitzak mantentzen dituzten lan horiek, emakumeak aurrera ateratzen dituztela, soldata baxu eta baldiritza prekarioen truke. Baita ikusi izan dugu nola etxebizitzen barruan hainbat zaintza lan konfinatzen ziren, familien edo hobe esanez, emakumeon gainean utziz, emakumeok jadanik dugun gainkarga alde batera utzita.

Hau guztia dela eta, ez dugu normaltasun berririk nahi, guretzako norrnaltasuna bortitza, heteropatriarkala eta arrasista delako.

Bizitza duinak guztiontzat nahi ditugu eta hau lortzearren hurrengoak eskatzen ditugu:

– Zainketen erantzukizun kolektiboa, zerbitzu publikoen eta zaintza sare publiko-koiektiboak sustatzeko eKonomi inbertsioa handitzea.
– Zaintzen dituzten emakumeen lan eta bizitza baldintzak duindu. ‘Trabajadoras de hogar»ren erregimen berezia suntsituz, langabeziarako eskubidea bermatuz eta zerbitzu publikoen azpikontratazioarekin bukatuz.
– Indarkeria matxista jasaten duten ernakumeei arreta emateko zerbitzuak indartzea, kontuan hartuta deseskaladan egon daitekeen errebrotea eta berriro ere egon daitekeen konfinamendua, zerbitzuak handituz eta moldatuz.
– Inmigrazio legea suntsitzea, eraso arrasistekin eta polizia indarkeriarekin bukatuz eta erregularizazioa eta eskubide sozialetarako sarbidea onartuz.
– Etxebizitza eskubidea bermatzea.
– Baserritarrak defendatzen elikadura burujabetza eta osasuntsu eta tokiko elikadura.
– Zerga erreforma, krisi hau empresa handiek eta fortuna handiek ordaindu dezaten.
Berriro ere enpresa eta bankuak salbatzea ez dugu onartuko.

Korona birus bat baino ez da benetako pandemia kapitalismo arrasista eta patriarkala da. Pandemia guztien aurrean feministak antolatuak gaude, indarkeriari aurre eginez, eskubideak eskatzen eta bizitza komunitarioki eutsiz.

Brasilen esaten duten bezala: «Ellos se pusieron de acuerdo en matarnos y nosotras en no morir». Gaur egun ere akordio hori mantentzen da eta aldaketa erradikala lortzeko aukera dugu.

Bizita beltzak garrantzitsuak dira!
Bizitza duinak guztiontzat!

Deja tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín