Reportajes

/, Inmigración, Racismo/Joven racializado de 19 años intenta suicidarse en Bilbao tras sufrir una brutal paliza de la Policía

Joven racializado de 19 años intenta suicidarse en Bilbao tras sufrir una brutal paliza de la Policía

Desde SOS Racismo-Bizkaiko SOS Arrazakeria, denuncian que un joven racializado de 19 años fue brutalmente agredido por agentes de la Policía Municipal el pasado sábado 12 de septiembre en el barrio de San Francisco, Bilbao. Detenido en dependencias policiales, denuncian que el joven intentó suicidarse con su ropa y para evitarlo, los agentes le dejaron desnudo hasta las 6 de la mañana.

2020-10-01T14:19:26+00:001 octubre 2020|Bilbao, Inmigración, Racismo|Sin comentarios

Nota de prensa: Entre las 20:00 y las 21:00 del sábado hubo una discusión cerca de la plaza Corazón de María. Este joven al intentar mediar entre las personas que estaban discutiendo, fue agredido por la policía con la porra en una pierna. Él se fue del lugar y caminó hacia la zona de la calle Hernani. Agentes de la Policía Municipal le siguieron para propinarle después una brutal paliza.

Los agentes lo tiraron al suelo y comenzaron a darle patadas, la primera en la nariz, después en el pómulo, en la cabeza, en las piernas, en los brazos. El joven no pudo ver bien cuántos agentes eran porque se cubrió la cara para amortiguar los golpes, pero cree que pudieran ser cinco.

Tras la brutal paliza, le quitaron la cadena que llevaba al cuello arrojándola al suelo, así como su teléfono móvil, quedando la pantalla destrozada. En todo momento el joven preguntaba a los agentes qué había hecho y por qué le trataban así. Se lo llevan de allí a la calle San Francisco, donde tenían los coches, siendo detenido y trasladado a las dependencias policiales de la Policía Municipal en Miribilla

Llegó a dependencias policiales sobre las 22:00. Hasta la 1 de la madrugada no le llevaron al hospital de Basurto. El parte de lesiones dicta que se trata de un traumatismo facial y contusiones, en especial en el codo izquierdo, por lo que le colocan un cabestrillo. El tratamiento al alta debiera haber sido reposo moderado, aplicación local de frio y paracetamol cada 8 horas para los dolores.

Una vez visto en Urgencias de Basurto, lo devuelven al calabozo. El joven, en medio de todo este dolor y terror por lo sucedido, intenta suicidarse con su propia ropa. La intervención de los agentes ante este hecho consistió en quitarle la ropa, dejarle desnudo sin ni si quiera la ropa interior. Sobre las 6 de la mañana ante su queja por frío le dan la camiseta, los calzoncillos y una manta.

Consta que no tuvo asistencia letrada hasta las 6 de la mañana. A las 7 de la mañana le asistió el traductor, le dijo que iba a salir y tenía que firmar algo. A él no le dieron ningún documento de su detención, solo el parte de lesiones.

Desde SOS Racismo Bizkaiko SOS Arrazakeria denunciamos:

– La brutalidad policial de marcado carácter racista perpetrada por agentes la Policía Municipal de Bilbao contra este joven de 19 años, y contra tantas otras personas racializadas a diario. Esta violencia policial se ubica dentro del racismo institucional en una sociedad donde el racismo es estructural y normaliza la discriminación contra unos cuerpos que son considerados por el imaginario social como “peligrosos”.

– La militarización presente en el barrio de San Francisco, que conlleva actuaciones policiales brutales, racistas y desproporcionadas, a través de las cuales se fomenta la criminalización de las personas racializadas que lo habitan, al mismo tiempo que se establece una diferenciación degradante en relación con el resto de la población blanca vasca.

– El racismo institucional existente en los protocolos policiales, desde las paradas por perfil étnico que desembocan en el maltrato perpetrado en la calle, al agredirle brutalmente, y posteriormente en dependencias policiales.

– La negligencia de no cuidar a un joven que acaba de intentar suicidarse, infringiendo gravemente los Derechos Humanos al dejarle desnudo y solo, sin brindarle ninguna asistencia, como trasladarle a un hospital para que un especialista en psiquiatría pueda valorar qué hacer. Recordemos que el artículo 11 establece “Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes. “

Exigimos que se respete la dignidad y la integridad física de todas las personas, independientemente de su origen étnico, edad y circunstancias y una responsabilidad institucional y política ante estas prácticas que están sucediendo a diario en nuestras calles.

¡BASTA YA DE ABUSO Y BRUTALIDAD POLICIAL RACISTA!

Deja tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín