Reportajes

/, CNT, Derechos laborales, Despidos, Sindicalismo/Exigen a Sport Studio la readmisión de una trabajadora despedida por su estado de salud

Exigen a Sport Studio la readmisión de una trabajadora despedida por su estado de salud

“En una reunión con la empresa se me llamó ‘cara dura’ por querer quedarme en mi puesto de trabajo aun ‘no siendo productiva’”.

Integrantes del sindicato CNT se han concentrado ante la Delegación del Gobierno Vasco en Gran Vía 85 de Bilbao, mientras se producía el acto de conciliación por el despido de la extrabajadora de Sport Studio, empresa especializada en gestión de servicios deportivos, a la que exigen su readmisión.

Según relata la propia trabajadora, en el año 2009 comenzó a trabajar como monitora deportiva para esta empresa. Nueves después, en 2018, la trabajadora causó baja de larga duración por una enfermedad intestinal inflamatoria (EII), de carácter crónico y autoinmune. Resultó una baja larga de episodios duros.

Más tarde en septiembre de 2019, la empresa Sport Studio gana el concurso de adjudicación y sé erige como gestora de la actividad que la trabajadora realizaba. Tras pelear a través del sindicato CNT su subrogación, la empresa la asume. Aunque, según explica la trabajadora, en un principio no querían aceptarla. De hecho, relata que tras aceptarla, la convocaron a una reunión en la que le comunicaron que no la querían, que sus anteriores condiciones laborales les parecían “demasiado buenas” y que incluso se la llamó “cara dura” por querer quedarse en su puesto de trabajo aun “no siendo productiva”.

La situación se mantiene en el tiempo durante 2020 en gran parte debido a anulaciones y retraso en citas a consecuencia de la pandemia. Y no es hasta finales de 2020 y con un nuevo tratamiento médico que la trabajadora empezó a experimentar mejoría en su estado de salud y finalmente coger el alta médica para reincorporarse a su puesto trabajo. Al comunicar su nueva situación, la trabajadora asegura que fue citada con la empresa, momento en el que se le presenta la carta de despido y sin previa comunicación. Ante esto, la trabajadora firmó como “no conforme” y es por ello que este viernes 9 de abril junto al sindicato CNT se han presentado al acto conciliatorio en donde ha comparecido su jefe “sin ánimo de aceptar ninguna de mis reclamaciones”, señala.

Para la trabajadora y CNT este despido supone una vulneración de los derechos fundamentales de las trabajadoras, como es el de la salud. “No somos mercancía de usar y tirar!”

Deja tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín