Reportajes

/, Feminismo, Pensiones/Este 8M la plataforma de Mujeres Pensionistas de Euskal Herria-ONEKA alzará la voz por una pensión de 1080€

Este 8M la plataforma de Mujeres Pensionistas de Euskal Herria-ONEKA alzará la voz por una pensión de 1080€

"Las mujeres de Euskal Herria llevamos más de 50 años luchando por nuestros derechos"

2020-03-06T16:05:10+00:006 marzo 2020|Bilbao, Feminismo, Pensiones|Sin comentarios

A escasos días del 8 de marzo, la plataforma de Mujeres Pensionistas de Euskal Herria ONEKA, ha realizado una rueda de prensa en Hika Ateneo de Bilbao, para afirmar que seguirán alzando la voz para exigir ya, una pensión mínima de 1080 euros mensuales que les permita vivir con dignidad y autonomía.

 

COMUNICADO DE PRENSA

Las mujeres y su movilización son una de las fuerzas de cambio más potentes que hay hoy en día en el mundo. Las mujeres de Euskal Herria llevamos más de 50 años luchando por nuestros derechos. Llenando las calles año tras año cada 8 de marzo. Sacando a la luz pública y política nuestras situaciones de opresión.

Nosotras, hoy mujeres mayores y algunas, que no todas, pensionistas, hemos sido mujeres trabajadoras, dentro y fuera de la casa, y somos conscientes de que la jornada laboral no se ha traducido siempre en un salario ni en unos derechos laborales y sociales justos.

Muchas de las mujeres que hoy tenemos más de 65 años fuimos educadas en la dictadura franquista bajo el mandato patriarcal de ser una buena esposa y perfecta madre de familia, con el fin de preservar la unidad familiar y de garantizar, gratuitamente y sin derechos, la reproducción y el cuidado de los que debían aportar la fuerza del trabajo productivo.

Gran parte de las mujeres que pudimos acceder al mercado laboral lo hicimos en trabajos precarios, mal pagados y con nulas o bajas cotizaciones. Nos vimos obligadas a pedir reducción de jornada y excedencias para la crianza y el cuidado de familiares dependientes. La mayoría sufrimos la doble jornada, añadiendo a la jornada laboral remunerada los trabajos de cuidados en el hogar. Nos hemos jubilado y muchas seguimos cuidando a familiares enfermos y a descendientes en paro o dependientes.

Esto significa que tras cada fábrica, tras cada escuela, oficina o mina se encuentra oculto el trabajo de cuidados pasado y actual de las mujeres, que si bien reporta grandes beneficios económicos y favorece el bienestar social, no se ha reconocido, no se reconoce ni se traduce en derechos para ellas, tanto durante la vida laboral como en la jubilación.

Además, la falta de salario y la consiguiente dependencia del ingreso económico de los hombres, ha propiciado que muchas mujeres se hayan mantenido atadas a ellos con una relación de sumisión y de dependencia emocional que ha impedido el desarrollo de su autonomía.

La falta de autonomía económica y emocional, a su vez, hace que las mujeres mayores vivan una especial vulnerabilidad al maltrato. Muchas llevan viviendo toda la vida con el maltratador de forma oculta, ya que la dependencia económica y emocional dificulta la denuncia contra sus maltratadores.

Así pues, miles de mujeres de Euskal Herria que han dedicado su vida al cuidado gratuito, y otras muchas que lo han compaginado con una carrera laboral reducida y con bajas cotizaciones, en la vejez se hallan totalmente desprotegidas y subsisten en situaciones de gran precariedad y pobreza.

¡1080 euros, ya, para todas las mujeres! GoraBorroka Feminista!

 

PRENTSA AGIRIA

Emakumeak eta haien mobilizazioa dira gaur egun munduan dagoen aldaketa indar indartsuenetako bat. Euskal Herriko emakumeok 50 urte baino gehiago daramatzagu gure eskubideen alde borrokan. Urtero, martxoaren 8an, kaleak betetzen ditugu eta gure zapalkuntza egoerak argitara ateratzen ditugu, publikoki eta politikoki.

Gu, gaur egungo adineko emakumeak, pentsiodun batzuk eta ez diren beste batzuk, emakume langileak izan gara, etxe barruan eta etxetik kanpo, eta badakigu lanaldia ez dela beti soldata edo lan eta gizarte-eskubide justu bihurtu.

Gaur egun 65 urte baino gehiago ditugun emakume asko diktadura frankistan heziak izan ginen, emazte ona eta familiako ama perfektua izateko agindu patriarkalaren pean, familia-batasuna zaintzeko eta, doan eta eskubiderik gabe, lan produktiboaren indarra ekarri behar zutenen ugalketa eta zaintza bermatzeko.

Lan-merkatuan sartu ahal izan ginen emakume gehienak lan prekarioetan sartu ginen, gaizki ordaindutakoak eta kotizazio nuluak edo baxuak zituztenak. Lanaldi-murrizketa eta eszedentziak eskatu behar izan genituen mendeko senideak hazi eta zaintzeko. Gehienok lanaldi bikoitza pairatu genuen, ordaindutako lanaldiari etxeko zaintza lanak gehituz. Erretiroa hartu dugu, eta askok gaixo dauden senideak eta langabezian edo mendekotasuna duten ondorengoak zaintzen jarraitzen dugu.

Horrek esan nahi du fabrika, eskola, bulego edo meategi bakoitzaren atzean ezkutatuta dagoela emakumeen iraganeko eta egungo zaintza-lana. Zaintza lan horrrek onura ekonomiko handiak ekartzen dituen eta gizarte-ongizatea errazten duen arren, ez da aitortu izan, ez da aitortzen eta ez du haientzako eskubiderik sortzen, ez lan-bizitzan, ez erretiroan.

Gainera, soldata ezak eta gizonekiko mendekotasun ekonomikoak emakume asko eraman ditu haiekiko mendekotasun emozionaleko harreman batera, eta horrek eragotzi egin du haien autonomia pertsonala garatzea.

Autonomia ekonomiko eta emozionalik ez duten adineko emakumeek tratu txarrak jasateko arrisku berezia izaten dute. Askok bizitza osoa daramate tratu txarrak ematen dituenarekin modu ezkutuan bizitzen, menpekotasun ekonomiko eta emozionalak zaildu egiten baitu tratu txarrak ematen dituztenen aurkako salaketa.

Hala, bada, Euskal Herriko milaka emakume, bizitza doako zaintzan eman dutenak edo zaintza lana lan-karrera murritz batekin eta kotizazio baxuekin uztartu dutenak, guztiz babesik gabe daude zahartzaroan, eta prekarietate eta pobrezia handiko egoeretan mantentzen dira.

Horregatik guztiagatik, Oneka Euskal Herriko Emakume Pentsiodunen Plataformako emakumeok, martxoaren 8ko jardunaldian, ahotsa altxatzen jarraituko dugu, emakume guztiei duintasunez eta autonomiaz bizitzea ahalbidetuko dien hileko 1080 euroko gutxieneko pentsioa eskatzeko.

1080 euro, jada, emakume guztientzat! Gora Borroka Feminista!

Deja tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín