Reportajes

/, Estudiantes/La huelga feminista estudiantil toma las calles de Bilbao contra el pin parental y la violencia machista

La huelga feminista estudiantil toma las calles de Bilbao contra el pin parental y la violencia machista

¡Y el 8M a participar masivamente en las movilizaciones feministas unitarias!

2020-03-06T17:12:38+00:006 marzo 2020|Bilbao, Estudiantes|Comentarios desactivados en La huelga feminista estudiantil toma las calles de Bilbao contra el pin parental y la violencia machista

El Sindicato de Estudiantes y “Libres y Combativas” han realizado una movilización en Bilbao para denunciar que el llamado “Pin parental” que VOX, PP y CS ya han aprobado en Murcia, y pretenden implantar en Madrid y Andalucía para extenderlo al resto del Estado, supone una brutal agresión. Bajo ese “nombre”, señalan, se esconde el intento de excluir de la educación cualquier actividad o iniciativa que denuncie la violencia machista y la cultura de la violación, o que defienda los derechos del colectivo LGTBI y de los cientos de miles de estudiantes de familias inmigrantes que sufren el racismo institucional y social. Con el “pin parental”, advierten, que también se perseguirá a aquellos profesores que más se destaquen en la defensa de estos derechos fundamentales.

Conscientes de que la única manera de frenar a la extrema derecha es con la movilización masiva. Han realizado un llamamiento a la juventud de todo el Estado a la huelga general estudiantil, feminista, antifascista y antirracista que se realizó este viernes 6 de marzo, para defender, entre otras, las siguientes reivindicaciones:

1. Prohibición por ley del “Pin Parental” y su mensaje de odio a las mujeres, los jóvenes, la comunidad LGTBI y los inmigrantes.
2. Implantación inmediata por el Gobierno de PSOE-Unidas Podemos de una asignatura de educación sexual inclusiva y en libertad, evaluable y obligatoria en todos los centros de estudio.
3. Recoger explícitamente en las normativas de régimen interno de los institutos el respeto a la libertad sexual, a vestir como queramos y los derechos del colectivo LGTBI.
4. Sacar la religión de nuestras aulas y terminar con el regalo de miles de millones de dinero público a la Iglesia Católica y a la educación privada concertada.
5. El Gobierno de PSOE-Unidas Podemos debe derogar inmediatamente la LOMCE y acabar con los recortes educativos ya, contratar a los más de 20.000 profesores despedidos, y asegurar la gratuidad de la educación pública desde la Escuela Infantil hasta la Universidad.

 

COMUNICADO

La extrema derecha sigue desatando su furia contra las mujeres, la juventud, el colectivo LGTBI y los inmigrantes. No contentos con pregonar barbaridades como que la violencia de género no existe —a pesar de que 2019 ha terminado con 99 asesinadas, dato récord desde 2014— y de burlarse de las jóvenes violadas por las Manadas, ahora pretenden imponer en la educación pública su modelo machista, homófobo y racista.

Una agresión a los derechos de las mujeres y la juventud

Esta panda de reaccionarios quiere utilizar nuestros centros de estudio como una plataforma política para extender su mensaje del odio. ¿Exigirán también que se elimine nuestro derecho a la huelga y la protesta? ¡Por supuesto que sí!

Con la excusa de garantizar la “libertad de los padres”, quieren obligar a los centros de estudio a tener una autorización expresa de los progenitores para que se puedan hacer las actividades que la extrema derecha considera “controvertidas” de acuerdo a su ideal totalitario y machista. Nos quieren amordazar imponiéndonos el mensaje fascista y embrutecedor que nuestros padres y abuelos tuvieron que soportar durante 40 años de dictadura.

¿Adoctrinamiento?
Vox, el PP y Cs defienden el Pin parental como una medida contra el “adoctrinamiento”. ¡Pero qué cara más dura! Si existe algún tipo de adoctrinamiento en nuestras aulas es precisamente el que ejerce uno de sus principales aliados: la jerarquía de la Iglesia Católica, que recibe nada más y nada menos que 700 millones de euros de dinero público al año para esparcir su ideario reaccionario. Basta ver algunas de las declaraciones del vicepresidente de la Conferencia Episcopal, el obispo Cañizares, contra el “imperio gay” o lo que según él es “la amenaza más grande que tiene la humanidad”, “la amenaza de la ley de género, de la enseñanza de género y de la ideología de género”. Ni una palabra de aliento cuando nos maltratan, nos violan y nos asesinan.

La posición pública de Vox y el PP ha sido negar sistemáticamente todas las lacras que nos golpean a las mujeres y a los jóvenes. Ellos son los que más han azuzado la privatización de la enseñanza, los recortes, la precariedad laboral y los bajos salarios. Son los máximos defensores de la justicia patriarcal que ampara a violadores, maltratadores y culpabiliza a las víctimas, y no se han cortado en criminalizar constantemente a la comunidad LGTBI y a la población inmigrante.

El Gobierno PSOE-Unidas Podemos ya ha anunciado que recurrirá ante los tribunales el “pin parental”. Pero como la experiencia demuestra, esos mismos tribunales han dejado impunes a decenas de violadores y maltratadores, y muchas víctimas han tenido que pasar un auténtico calvario público. Esos mismos jueces y juezas encarcelan tuiteros, aperos y jóvenes de izquierdas, desahucian de sus casas a decenas de miles de familias, mientras protegen a los bancos y dejan en libertad a corruptos y fascistas. No podemos confiar en una justicia patriarcal y franquista que está muy cerca de Vox y el PP.

¡Y el 8M a participar masivamente en las movilizaciones feministas unitarias!

Suscríbete a nuestro Boletín