Reportajes

/, Bilbao, Cuidados, Día Internacional, Maltrato, Pensiones, Personas mayores, Residencias/El abuso y desprecio a la vejez tiene un nombre: maltrato institucional

El abuso y desprecio a la vejez tiene un nombre: maltrato institucional

Babestu Elkartea, Gipuzkoako Senideak, Irauli Zaintza y Movimiento Pensionistas Bizkaia realizaron una cadena humana en Bilbao en el Día Internacional de toma de conciencia del abuso y maltrato a las personas mayores.

El deterioro de la asistencia social, desde el Decreto de 1998, sustituido por el Decreto de 30 de Julio de 2019, del Gobierno Vasco, que no resolvió nada, es una realidad objetiva. El aumento de la esperanza de vida, y el envejecimiento de la población, ha generado un aumento del número de personas con dependencia severa y gran dependencia.

Se aprobaron la Ley de Dependencia de 2006 y la Ley de Servicios Sociales de 2008, cuya máxima ha sido el incumplimiento en lo que a la atención a las residencias, centros de día y ayuda domiciliaria se refiere. La privatización ha sido su prioridad.

Las distintas administraciones públicas llegan tarde y no están a la altura de las necesidades de las personas mayores necesitadas de cuidados.

El modelo actual de cuidados ha hecho crack. Llevamos unos años que se están produciendo situaciones de “maltrato institucional”. Esto no puede aceptarse en una sociedad que defiende la atención social como un derecho universal y subjetivo. No se puede permitir que las diferentes administraciones diseñen campañas para vanagloriarse de lo bien que lo hacen. La pandemia ha dejado claro lo que ya se venía denunciando años atrás.

No podemos permitir que esta sinrazón continúe su camino. Tenemos que ser el freno a esta barbarie. Tenemos que liderar un cambio de rumbo, con un nuevo modelo de cuidados, en residencias, en domicilios, en la sociedad en general. Nuestra apuesta es por unos cuidados de calidad y públicos.

El nuevo modelo de cuidados tiene que estar dotado de unos mínimos: ser públicos, plantillas que puedan dar un servicio de calidad, condiciones laborales dignas de las trabajadoras, infraestructuras que reúnan las condiciones para facilitar la dependencia e independencia de los usuarios y usuarias, medidas preventivas que retrasen la dependencia, cupos geriátricos en Osakidetza que permitan una atención más personalizada a partir de una edad. Debe ser un modelo centrado en la persona, con participación tanto de las personas usuarias como de sus familiares, con el objetivo de una evaluación continua para mejorar los servicios, siempre con criterios de calidad.

Actualmente nuestros mayores están sufriendo maltrato institucional. La privatización, tal y como está diseñada, es maltrato, al igual que la precariedad de las condiciones del personal, las plantillas insuficientes, la mala atención sanitaria, la soledad, y un largo etc.

Si el maltrato institucional ya existía previo a la pandemia, desde el inicio de ésta no ha tenido límites.

Diferentes asociaciones y desde diferentes ámbitos lo venimos denunciando públicamente, en la medida que nuestras posibilidades nos lo permiten, porque hay medios de comunicación que nos censuran e ignoran. Tal vez porque ese maltrato que denunciamos, es un hecho real.

Recientemente, desde la Diputación de Araba se ha impulsado una exposición sobre lo vivido por los mayores en la residencia foral Ajuria. Si hay que buscar una definición al maltrato institucional que han sufrido los mayores en las residencias, la usuaria que fue invitada a la inauguración de la citada exposición, lo hizo de una forma muy clara: “me encontraba muy triste y muy sola entre cuatro paredes, sin familia y sin nadie, solamente con el apoyo de nuestros compañeros, que entraban, dejaban la comida y ya no volvían a entrar hasta la noche para traernos la cena” (noticias de Álava 11.6.21).

Lo expresado por esta usuaria lo venimos denunciando durante muchos meses los familiares, encontrándonos con muros de hielo, como los son las diferentes instituciones públicas que gestionan los servicios sociales, y las empresas privadas cuyo objetivo es el lucro. Han intentado desacreditar nuestras denuncias, pero cada vez lo tienen más difícil, porque cada vez son más las personas dispuestas a relatar sus vivencias.

Como dijo Miguel Angel Vázquez, Presidente de la Sociedad Galega de Xerontologia: “esto ha sido un gerontocidio. Primero los dejamos morir y luego los encarcelamos. Es dramático. Es el desprecio más absoluto a sus derechos”.

Por todo esto, hoy salimos de nuevo a la calle, para denunciar el abuso y maltrato en la vejez, porque esto tiene un nombre, maltrato institucional.

Por BabestuElkartea, Gipuzkoako Senideak, Irauli Zaintza y Movimiento Pensionistas Bizkaia.

Gizarte-laguntzaren narriadura errealitate objektiboa da, 1998ko Dekretuaz geroztik (Eusko Jaurlaritzaren 2019ko uztailaren 30eko Dekretuak ordezkatu zuen), ez baita ezer konpondu. Bizi-itxaropenaren handitzeak eta biztanleria zahartzeak mendekotasun maila handia eta larria duten pertsonen kopurua handitzea eragin du.

2006ko Mendekotasun Legea eta 2008ko Gizarte Zerbitzuen Legea onartu ziren, eta lortu

duten gauza bakarra izan da egoitzetan, eguneko zentroetan eta etxez etxeko laguntzan lana

behar bezala ez betetzea. Pribatizazioa lehenetsi da.

Administrazio publikoak berandu dabiltza eta ez daude zaintza behar duten adinekoen premien neurrira egokituta.

Gaur egungo zaintza-ereduak krak egin du. Badira urte batzuk “tratu txar instituzionalak” gertatzen ari direla. Hori ezin da onartu gizarte-arreta eskubide unibertsal eta subjektibo gisa defendatzen duen gizarte batean. Ezin da onartu administrazioek kanpainak diseinatzea egiten duten “ongiaz” harrotzeko. Pandemiak argi utzi du urte batzuk lehenagotik salatzen zena.

Ezin dugu onartu zentzugabekeria honek horrela jarraitzea. Basakeria honen frenoa izan behar dugu. Norabidea aldatu behar dugu, zaintza-eredu berri batekin, egoitzetan, etxeetan, gizartean, denean. Guk kalitatezko zaintza publikoen aldeko apustua egiten dugu.

Zaintza-eredu berriak gutxieneko batzuk izan behar ditu: publikoak izatea, kalitatezko zerbitzua eman ditzaketen plantillak izatea, langileen lan-baldintza duinak, erabiltzaileen mendekotasuna eta independentzia errazteko baldintzak betetzen dituzten azpiegiturak, mendekotasuna atzeratuko duten prebentzio-neurriak eta Osakidetzako kupo geriatrikoak, adin batetik aurrera arreta pertsonalizatuagoa ahalbidetzeko. Pertsona ardatz duen eredu bat izan behar du, erabiltzaileen zein senideen parte-hartzearekin, zerbitzuak hobetzeko etengabeko ebaluazioa egiteko helburuarekin, betiere kalitate-irizpideei jarraiki.

Gaur egun, gure adinekoak tratu txar instituzionalak jasaten ari dira. Pribatizazioa, diseinatuta dagoen bezala, tratu txarrak dira, langileen baldintzen prekarietatea, plantilla eskasak, osasunarreta txarra, bakardadea, eta abar luze bat.

Tratu txar instituzionalak pandemiaren aurretik ere bazeuden eta pandemiaren hasieratik ez du etenik izan.

Hainbat elkartek eta hainbat eremutatik salatu izan dugu jendaurrean, eskura ditugun aukerak erabiliz, komunikabide batzuek zentsuratu eta baztertu egiten gaituztelako. Agian salatzen dugun tratu txar hori benetakoa delako.

Duela gutxi, Arabako Foru Aldundiak adinekoek Ajuria foru-egoitzan bizi izandakoari buruzko erakusketa bat bultzatu du. Adinekoek egoitzetan jasan dituzten tratu txar instituzionalei buruzko definizio bat bilatu behar bada, erakusketa horren inauguraziora gonbidatu zituzten erabiltzaileek oso modu argian definitu zuen: “oso triste eta oso bakarrik nengoen lau hormen artean, familiarik gabe eta inor gabe, gure lagunen laguntzarekin bakarrik, sartzen ziren, janaria uzten zuten eta gauera arte ez ziren sartzen afaria ekartzeko” (Noticias de Álava 11.6.21).

Erabiltzaile honek adierazitakoa hilabete askotan salatu izan dugu senideok, izotzezko hormak aurkitu ditugulako, hala nola gizarte-zerbitzuak kudeatzen dituzten erakunde publikoak eta irabazia helburu duten enpresa pribatuak. Gure salaketak gezurtatzen saiatu dira, baina gero eta zailago dute, gero eta gehiago baitira beren bizipenak kontatzeko prest daudenak.

Miguel Angel Vazquez Gerontologiako Sozietate Galegoko presidenteak esan zuen bezala: “hau gerontozidioa izan da. Lehenengo hiltzen uzten ditugu eta gero espetxeratzen ditugu. Dramatikoa da. Haien eskubideei egiten zaien mespretxurik handiena da”.

Horregatik guztiagatik, gaur kalera aterako gara berriz ere, adinekoek jasaten dituzten abusu eta tratu txarrak salatzeko, hori baita duen izena: erakundeen tratu txarra.

Deja tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín