Reportajes

/, Bilbao, Desahucios, Violencia Género, Vivienda/Una madre y su hija de 5 años consiguen alternativa habitacional ante su desahucio en Arangoiti

Una madre y su hija de 5 años consiguen alternativa habitacional ante su desahucio en Arangoiti

Desde Alogerekoak señalan que, aunque esta mujer y su hija ya no vayan a dormir en su casa, seguirán peleando para volver a traerlas al barrio de una manera digna.

Una mujer y su hija menor a su cargo, van a ser desahuciadas este jueves 8 de julio en el barrio bilbaíno de Arangoiti. Una vez más, la administración pública y los servicios sociales han negado la situación de clara vulnerabilidad de las inquilinas y no les permiten acceder a las viviendas municipales de carácter social.

Madre e hija se han visto en la obligación de abandonar su hogar, su barrio y su vida. Han conseguido una alternativa habitacional precaria en otro municipio en un momento en el que el acceso al mercado de la vivienda es muy complicado, y disponiendo tan solo de 2 semanas de plazo desde el aviso del desahucio.

La mujer se encuentra en situación de vulnerabilidad económica y ha sufrido, a su vez, violencia de género. Pero ni una cosa ni la otra parecen ser razones suficientes como para que se considere de “urgencia sobrevenida” y se le ofrezca una alternativa habitacional o se ordene paralizar el desahucio.

Todas las patas de la administración pública de gestión de vivienda social (Etxebide, viviendas municipales de Bilbao y Servicios Sociales) redirigen de manera intencionada hacia al ámbito privado (mercado del alquiler y la red familiar) no responsabilizándose de su obligación social como institución pública y culpabilizando a las personas que van a ser desahuciadas de su situación. Con ello consiguen enmascarar un problema que es claramente estructural como algo individual.

No podemos entender como nadie parece cumplir la eterna lista de requisitos (vulnerabilidad económica, violencia de género, una hija menor a su cargo…) para acceder a la solicitud de alternativa habitacional digna, asequible y adecuada a cada situación. Dejan a familias y personas en la calle conscientes de que gran parte de la vivienda pública sigue vacía. Muchas personas quedan fuera por falta de recursos mínimos y otras por tenerlos. Entonces, ¿para quién son las viviendas municipales? ¿quién cumple los requisitos?

No es un caso aislado. Todo apunta a que, a lo largo de este verano, los abusos de este tipo no harán sino multiplicarse. Finalizado el estado de alarma, y derogadas las medidas de carácter excepcional en materia de vivienda, el verdadero motivo de la alarma social serán los desahucios. Desahucios que se ceban además con quienes cuentan con menos recursos y parten de una situación ya de por sí prácticamente intolerable.

Por Alogerekoak-Etxebizitza Sindikatua (Sani-Deustu)

Deja tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín