Reportajes

/, Cárcel, Feminismo, Getxo, Menores, Violación, Violencia Género/Cárcel para un hombre que violó a una niña de 13 años en 2018 en Algorta

Cárcel para un hombre que violó a una niña de 13 años en 2018 en Algorta

Un día antes del ingreso en prisión del condenado, los grupos feministas Sutea Leioa, Bilgune feminista de Algorta y Akelarre Santutxu han denunciado que este hombre ha estado libre todo este tiempo.

2021-07-07T18:28:23+00:007 julio 2021|Algorta, Cárcel, Feminismo, Getxo, Menores, Violación, Violencia Género|Comentarios desactivados en Cárcel para un hombre que violó a una niña de 13 años en 2018 en Algorta

El 31 de marzo de 2018 Josu Galán, ciudadano de Leioa, abusó sexualmente de la hija menor de edad de su pareja en Algorta. Durante todo este tiempo ese depredador ha estado en la calle entre nosotras pudiendo hacer lo mismo a otros/as menores y mañana, entrará en prisión.

No creemos en las cárceles. No creemos que arreglen nada. Sin embargo, que un abusador sexual de menores entre en la cárcel eso es un motivo de celebración, ya que el sistema judicial es tan injusto que en caso de no ser declarado culpable no contaría con antecedentes penales, incluso podría trabajar con menores y estarán en sus manos, ya que no habrá nada en su expediente que se lo impida. No aparecerá que esa menor lo denunció, que narró cómo la violaba. El relato de los y las menores no es considerado prueba en muchas ocasiones.

Queremos remarcar que la violencia sexual contra menores es una forma de violencia patriarcal y que el sistema pretende invisibilizar que dentro de la familia, donde los y las menores deberían sentirse seguros/as hay familiares y personas de confianza que abusan sexualmente de ellas y ellos. Por eso socialmente cuesta creer que ese hombre tan majo, tan simpático, realmente es un depredador. Porque como pasaba o pasa en violencia de género, nos creemos con el poder de saber quién es capaz de violar y quién no. Este sistema patriarcal mira para otro lado mientras sabemos que en el 83,82 % de los casos de abusos sexuales intrafamiliares sucedían en una familia en aparente armonía. Aunque los datos nos digan que la figura paterna es el principal abusador. Aunque los estudios nos dicen que puede ser tu colega, parece que a la sociedad no le queda claro.

Así que nos alegramos de que mañana tú estés en la cárcel porque estarás alejado de ella y de todos y todas las menores que podrían haber acabado siendo tus víctimas. Por lo que hemos dicho, y porque, además, es algo que no ocurre nunca, ya que, por desgracia, los delitos de abuso no llegan en su inmensa mayoría ni a juicio. De los pocos que llegan, la mayoría acaban en absolución del acusado. ¿Porque no violó? No, porque no quedó suficientemente probado. ¿Y por qué no se pudo probar? Porque el testimonio de los niños y de las niñas no vale. Son personas de segunda, de tercera, de cuarta. Esto no puede seguir ocurriendo, debe escucharse a las víctimas de abuso, a las víctimas de incesto.

No podemos olvidarnos de estas madres que aun no siendo víctimas en primera persona tiene que sacar adelante a estos/as menores que han sufrido una de las experiencias más traumáticas que puede tener un ser humano. Y, además, en muchos de los casos se utiliza la excusa miserable y machista del SAP (Síndrome de Alienación Parental), sin validez científica, en el que él o la menor puede estar manipulado, casi siempre, por una mujer, casi siempre, su madre. Y con una explicación simplista, burda, infame, se ventilan de un plumazo todo el relato de terror y violaciones, de abusos, de miedo, y es que claro, la sacrosanta familia y la sacrosanta presunción de inocencia (la del violador, claro) prevalece.

Nosotras seguiremos denunciando en las calles y en las instituciones la violencia machista y reivindicaremos, a través de alianzas entre nosotras y la autodefensa feminista que nos queremos libres. Y por ello hoy seremos la voz de esta menor, y de todos y todas las menores que hayan sufrido abuso sexual. No vamos a permitir que queráis hacerlas invisibles. Estaremos ahí, cada vez, en cada caso, para recordar a esos niños y a esas niñas que sí las creemos, que no deben avergonzarse, que la vergüenza es, de quien encubre a los pederastas.

Vamos a ser la voz, la red a donde estos niños y niñas puedan acudir a abrazarse, y gritaremos, no lo dudes, gritaremos lo que haces en la oscuridad del dormitorio infantil. Para que seas tú el estigmatizado, tu secretito se acabó. Pederasta, el miedo ya ha cambiado de bando. Ratas, vamos a por vosotros.

Por Sutea Leioa, Bilgune feminista de Algorta y Akelarre Santutxu

2018ko martxoaren 31n, Josu Galán Leioako herritarrak sexu-abusuak egin zizkion bere bikotekidearen alaba adingabeari Algortan. Ordutik, harrapari hori kalean egon da gure artean, eta beste adingabeei ere gauza bera egiteko aukera izanik eta bihar kartzelan sartuko da.

Ez dugu kartzeletan sinesten. Ez dugu uste ezer konponduko dutenik. Hala ere, adingabeen sexu-abusatzaile bat kartzelan sartzea, hori ospatzeko arrazoi bat da; izan ere, sistema judiziala hain da bidegabea, ezen, errudun jotzen ez badute, ez luken aurrekari penalik izango, are gehiago, adingabeekin lan egin ahal izango luke, eta haren esku egongo lirateke, espedientean ez baita ezer egongo hori eragozten dionik. Ez da agertuko adingabe horrek salatu zuenik, nola bortxatzen zuen kontatu zuenik. Adingabeen kontakizuna ez da frogatzat hartzen askotan.

Azpimarratu nahi dugu adingabeen aurkako sexu-indarkeria indarkeria patriarkalaren forma bat dela eta sistemak ikusezin bihurtu nahi duela familiaren barruan, non adingabeak seguru sentitu beharko liratekeen, sexu-abusuak egiten dituzten senideak eta konfiantzazko pertsonak daudela. Horregatik kostatzen da sozialki sinestea gizon jator hori benetan harrapari bat dela. Izan ere, genero-indarkerian gertatzen zen eta den bezala, nor den bortxatzeko gai eta nor ez jakiteko ahalmenarekin sinesten dugu gure burua. Sistema patriarkal honek beste alde batera begiratzen du, familia barruko sexu-abusuen % 83,82 itxurazko harmonian zegoen familia batean gertatzen zirela dakigun bitartean. Nahiz eta datuek esan aitaren figura dela abusatzaile nagusia. Ikerketek zure kidea izan daitekeela esaten diguten arren, badirudi gizarteari ez zaiola argi geratzen.

Beraz, pozten gara bihar zu kartzelan egoteaz, berarengandik eta zure biktima izan zitezkeen adingabe guztiengandik urrun egongo zarelako. Esan dugunagatik, eta, gainera, inoiz gertatzen ez den zerbait delako; izan ere, zoritxarrez, abusu-delituak, gehienetan, ez dira ezta epaitegietara iristen. Iristen diren gutxietatik, gehienek akusatua absolbitzen dute. Ez zuelako bortxatu? Ez, ez zelako behar bezala frogatu. Eta zergatik ezin izan zen probatu? Adingabeen testigantzek ez dutelako balio. Bigarren mailako pertsonak dira, hirugarrenekoak, laugarrenekoak. Hau ezin da gertatzen jarraitu, abusuen biktimei entzun behar zaie, intzestuen biktimei.

Ezin ditugu ahaztu ama horiek, nortzuk, nahiz eta lehen pertsonan biktima ez izan, aurrera atera behar dituzten gizaki batek izan dezakeen esperientzia traumatikoenetako bat jasan duten adingabeak. Eta, gainera, kasu askotan, GASaren (Gurasoen Alienazio Sindromea) aitzakia miserable eta matxista erabiltzen da, inolako balio zientifikorik gabea, non adingabea emakume batengatik manipulatutzat hartzen den, ia beti, emakume hau bere ama izanik. Eta azalpen sinplista, zakar, zital batekin, pikutara botatzen dute izuaren eta bortxaketen kontakizun guztia, abusuena, beldurrarena; eta, jakina, familia sakrosantua eta errugabetasun presuntzio sakrosantua (bortxatzailearena, noski) gailentzen dira.

Guk kaleetan eta erakundeetan indarkeria matxista salatzen jarraituko dugu, eta geure arteko aliantzen eta autodefentsa feministaren bidez geure buruak libre nahi dugula aldarrikatuko dugu. Eta horregatik, gaur adingabe honen ahotsa izango gara, baita sexu-abusua jasan duten adingabe guztiena ere. Ez dizuegu utziko ikusezin bihurtzen. Hor egongo gara, gertatzen den bakoitzean, kasu bakoitzean, adingabe horiei sinesten ditugula gogorarazteko, ez dutela lotsarik sentitu behar, lotsa pederastak babesten dituenarena izan behar duela.

Ahotsa izango gara, haur horiek besarkatzera joan daitezkeen sarea, eta oihu egingo dugu, ez izan zalantzarik, haurren logelako iluntasunean egiten duzuna oihukatuko dugu. Zu izan zaitezen estigmatizatua, zure sekretua amaitu da. Pederasta, dagoeneko beldurra aldez aldatu da. Nazkagarriak, zuen bila goaz.

Suscríbete a nuestro Boletín