Reportajes

/, Reportajes/Tras 6 años de impunidad nadie va a pagar por la muerte de Iñigo Cabacas

Tras 6 años de impunidad nadie va a pagar por la muerte de Iñigo Cabacas

2018-12-16T13:34:22+00:0016 diciembre 2018|Bilbao, Reportajes|Comentarios desactivados en Tras 6 años de impunidad nadie va a pagar por la muerte de Iñigo Cabacas

La Plataforma Iñigo Cabacas Gogoan ha movilizado a cientos de personas en una manifestación que ha recorrido las calles de Bilbao desde las inmediaciones del Palacio de Justicia en los Jardines de Albia, hasta finalizar frente a la Delegación del Gobierno Vasco en Bilbao, en donde han querido “denunciar por última vez que a Iñigo lo han matado y que los responsables, tanto el que disparó contra él, así como el que dio la orden de hacerlo, están libres y que además, los responsables políticos de todo esto, no han dimitido”.

COMUNICADO

Por aquí es por donde queremos empezar en esta movilización después de 6 años y medio. Tiempo que ha sido largo, largo y duro para todos y para todas. Tiempo que habría sido insufrible de no ser por vuestro acompañamiento, acompañamiento personal, emocional y militante. Porque sin todos vosotros y vosotras en las calles reclamando Justicia para Iñigo, exigiendo que no se repitiese otra barbarie como la de aquel 5 de abril del 2012, y gritando por superar un modelo policial caduco y fuera de toda realidad, sin este apoyo no estaríamos aquí, ni siquiera habríamos llegado a tener un juicio. Mila esker guztioi de parte de la familia, amigos y amigas y las personas que hemos trabajado en esta dinámica Iñigo Juzticia.

Hace dos semanas conocíamos la sentencia de un proceso judicial que ha durado 6 años y medio. Una sentencia que nos reconoce punto por punto todo aquello que hemos denunciado a lo largo de todo este tiempo, pero que sin embargo nos deja un sabor amargo, el sabor de la IMPUNIDAD. Esa sensación de que a Iñigo lo mataron y nadie va a pagar por ello.

No van a pagar aquellos que dispararon, ni aquel que dio la orden. No van a pagar aquellos que les dieron cobertura política y que han perpetuado una policía que la ciudadanía ha dejado claro que no es su policía, esa policía que aquel 5 de abril mató a Iñigo, aunque podíamos haber sido cualquiera de nosotros, cualquiera.

Y no van a pagar porque se han encubierto y se han guardado las espaldas los unos a los otros. Y aquellos que nos decía: “que dejemos hacer a la justicia”, les decimos hoy: Y ahora qué? Y ahora qué? Qué justicia es esta? Como decíamos hace dos semanas: esta justicia es una basura! No es nuestra justicia!.

Y no solo lo mataron. Se rieron de él. Se rieron de todas las personas que estaban allí, les golpearon, les amenazaron, les humillaron y les insultaron. Y todo esto ha quedado grabado para la desvergüenza eterna.

No contentos con eso, acto seguido decidieron limpiar todas las escopetas, mezclaron todas las pelotas, es decir, destruyeron las pruebas. Y así, se dio comienzo al camino de despropósitos que ha sido este proceso judicial plagado de irregularidades y de tratos de favor, que ha hecho imposible la identificación del autor del disparo que mató a Iñigo. Pero este hecho no les exime de su responsabilidad; ni a los policías que han sido juzgados, ni a la Ertzaintza como cuerpo policial, ni ética, ni jurídicamente, conforme a la jurisprudencia, incluida la del TEDH (Tribunal Europeo de Derechos Humanos).

Los hechos son tozudos y una vez más, nos han dado la razón; nuestra denuncia ha sido siempre bien encaminada. Acabamos de conocer este viernes la dimisión de Jorge Aldekoa, jefe de la Ertzaintza, una dimisión que recoge en su escrito de renuncia lo siguiente:

La sentencia hace referencias explícitas a lo que considera errores, malas praxis, inacciones, etc., que, a juicio del Tribunal, se produjeron y de los que, aunque no se responsabiliza a nadie, sí interpelan claramente a la Organización de la Ertzaintza y del entonces Departamento de Interior del Gobierno Vasco.

Y añade:

Lo acontecido aquel día dejó en evidencia que ninguno de los múltiples actores a los que, en sentido extenso, pudiera responsabilizarse de lo ocurrido, habíamos transitado suficientemente el camino del cambio, repitiéndose el ritual de enfrentamiento al que estábamos acostumbrados.

Sinceramente, nos parece un escándalo! Es un escándalo que haya tardado más de 6 años y medio en dimitir. Un escándalo que sólo haya dimitido el Jefe de la Ertzaintza y que no le siga Ugarteko, Estefanía Beltrán de Heredia y todo aquel que tenga algún cargo de responsabilidad en la Ertzaintza o en el Departamento de Seguridad en el Gobierno Vasco.

Si efectivamente estamos ante todo esto que se asume Aldekoa públicamente, por qué no asumen su responsabilidad colectiva y se disuelven como cuerpo represor? ¿Por qué no estamos debatiendo sobre el modelo policial que necesita este país? ¿Y por qué se les permite seguir “repitiendo el ritual de enfrentamiento al que están acostumbrados” que va dejando regueros de heridos y finalmente un muerto? Y algo más sencillo que todo esto: ¿Por qué no tenemos encima de la mesa a la persona que dio la orden de cargar y a la que disparó?

Y queremos acabar recordando que en la antesala del juicio hicimos público un manifiesto ampliamente respaldado por un centenar de personas públicas de diferentes ámbitos de la sociedad bilbaína y de Euskal Herria, en el que pedíamos:

Verdad; que se reconozca lo sucedido.

Justicia; para que los responsables hagan frente a sus responsabilidades sin ningún tipo de privilegio.

Reparación a la familia.

Garantías de no repetición.

Pues bien, creemos que hoy toda la sociedad vasca conoce lo sucedido, pero el resto de las peticiones, las dejamos encima de la mesa para que las recojan y hagan algo con ellas. Que aquellos y aquellas que tienen responsabilidades políticas recojan ese guante. Por nuestra parte, y la de la acusación, utilizaremos todas las herramientas que estén a nuestro alcance para que esta injusticia no quede así.

Suscríbete a nuestro Boletín

Leer Política de privacidad