Reportajes

/, Prostitución, Sestao, Txirbilenea/“Somos putas abolicionistas en la línea de Angela Davis, Silvia Federici y tantos otros referentes”

“Somos putas abolicionistas en la línea de Angela Davis, Silvia Federici y tantos otros referentes”

Trabajadoras Sexuales de la Colectiva Disputa, presentaron este pasado sábado 6 de noviembre en Txirbilenea de Sestao, su Red con la que están tejiendo apoyos en Euskal Herria.

2021-11-11T09:44:34+00:009 noviembre 2021|Abolicionismo, Prostitución, Sestao, Txirbilenea|Comentarios desactivados en “Somos putas abolicionistas en la línea de Angela Davis, Silvia Federici y tantos otros referentes”

Organizada junto con TICTAC, IAC, Comité de Emergencia contra el Racismo, Sare Lesbianista, Coordinadora 28J y Terrorismo Teatral Migrante, la presentación contó con una mesa redonda y música.

Con el fin de aportar información sobre qué es la Colectiva DisPuta, cuáles son sus objetivos, denuncias, qué es (La Red) Colectiva DisPuta, qué es lo que opinan sobre el trabajo sexual independiente y el abolicionismo, os dejamos a continuación su manifiesto:

¿Qué es la Colectiva DisPuta?

La Colectiva DisPuta es un espacio horizontal compuesto por Trabajadoras Sexuales Independientes. Es un espacio de encuentro y cuidado entre nosotres, de apoyo mutuo, en el que generamos conocimiento desde abajo, a través de la conversación y la escucha de nuestras propias experiencias. Es un lugar de emancipación, autogestionado, de autoconocimiento y cuidados, libre de patrones, libre de estigmas y estereotipos.

Ninguna Puta o Pute vale más que otra.

En la Colectiva DisPuta somos conscientes de que dentro de nuestro mismo colectivo existen diferentes privilegios y opresiones que nos atraviesan. Deseamos crear un lugar donde todas las voces cuentan y tienen su espacio, donde sepamos chequearnos los privilegios que nos atañen desde una visión del feminismo interseccional, anticolonial, transfeminista y antiautoritario. Ofrecemos información y apoyo, tanto para trabajadoras sexuales independientes como para les que quieran independizarse.

Objetivos:

Queremos construir una alternativa real y legal a las estructuras de explotación, tanto al trabajo a terceros como a las figuras de autónomos o las cooperativas actuales, ya que son inalcanzables para economías precarizadas.

Queremos construir la posibilidad de que exista un ejercicio libre e independiente o en pequeñas agrupaciones de colectivas de TS, que no puedan ni explotar el espacio, ni explotarse entre ellas. Sabemos que dentro del trabajo sexual hay profesionales que sí que trabajan a terceros como las strippers, actrices porno, las webcamers, telefonistas, performers, etc. En estos casos nos sumamos a sus reivindicaciones y su lucha por conseguir convenios laborales, pero desde la Colectiva DisPuta animamos a la auto-gestión general.

Desde la Colectiva DisPuta queremos dar información a nuestres compañeres sobre entidades y redes de apoyo en el ámbito social, sanitario, soporte emocional y un lugar donde poder denunciar situaciones de abuso y/o falta de derechos, tanto a compañeres en situación regular como irregular documental.

Otro de los objetivos es visibilizar que SÍ existe un trabajo sexual voluntario y autogestionado que rechaza TOTALMENTE los abusos laborales del sector.

Para todo esto, necesitamos el apoyo de la (Red) Colectiva DisPuta: abogades, socióloges, historiadores, artistas, activistas por los derechos humanos y demás profesionales que comprendan la emergencia de esta situación y nos ayuden a darle forma en el lenguaje encriptado que habla este sistema.

¿Qué es (la Red) Colectiva DisPuta ?

La Red Colectiva DisPuta es una red horizontal de Aliades que apoyan nuestra lucha. Entendemos como Aliades a colectivos, entidades, ongs y activistas, personas individuales y grupos sociales, por la lucha de los DDHH desde una perspectiva de equidad, anticapitalista y de lucha de clases, que tengan el propósito de apoyarnos en nuestra perspectiva política: fortalecer el reconocimiento del trabajo sexual sin explotación a terceros.

Es nuestro deseo contactar con colectivos afines y crear una Red de intercambio y apoyo entre nosotres y aliades para que les trabajadores sexuales podamos contar con un espacio de encuentro y cuidados entre nosotres y los grupos de apoyo social.

¿Qué es el trabajo sexual independiente?

El trabajo sexual ejercido de forma independiente es un oficio que, sobre todo los cuerpos feminizados, llevamos haciendo desde hace siglos. A lo largo de la historia, el Estado ha intentado muchas veces sacar beneficio económico de nuestro trabajo con la excusa del orden moral patriarcal: ha creado guetos, «zonas rojas», nos obligaba a vestirnos de una forma concreta, nos obligaba a hacer tests de enfermedades de transmisión sexual, etc.

Hoy en día el Estado, los empresarios, los proxenetas coactivos o no coactivos y las madames se siguen peleando por llevarse una parte de nuestros ingresos, mientras muchas personas seguimos eligiendo el trabajo sexual independiente como la mejor opción dentro de un mercado laboral cada vez más incierto e inestable.

El trabajo sexual como prostituta o prostitute o escort, se ejerce en diferentes espacios: en la calle, en un piso, a domicilio, en hotel, club, local, sexshop, evento o en plataformas de internet. Es tan variado como variada es la sexualidad humana.

Nosotres somos plenamente conscientes de cómo la sexualidad ha sido y es manipulada y controlada por la moral judeocristiana patriarcal colonial, y creemos en una crítica radical de estos dispositivos y en la construcción de una sexualidad libre de estereotipos y de tabúes.

En el trabajo sexual independiente también vivimos la incertidumbre y la competencia del marco capitalista, pero todo se hace más duro porque carecemos de derechos laborales, sociales y de ciudadanía que nos reconozcan, defiendan y nos cubran a la hora de interactuar a nivel social y a nivel fiscal. Los derechos laborales, en este contexto neoliberal, parece que se hayan convertido en una utopía del pasado.

No somos víctimas. Somos personas que escogemos el trabajo sexual para conseguir dinero, como se hace en cualquier otro trabajo.

El trabajo sexual nos ayuda a salir de la precariedad.

¿Qué es realmente el abolicionismo?

El abolicionismo proviene en realidad, de una tradición histórica de lucha contra la esclavitud de personas afrodescendientes. Este término se lo ha apropiado el feminismo punitivista blanco y burgués, quien se sustenta en una mentalidad colonial supremacista.

Nosotras y nosotres creemos en la abolición de todo tipo de explotación, en la abolición de las prisiones y las fronteras.

Creemos en la abolición de las ficciones políticas occidentales racistas, en la abolición de las jerarquías en términos de raza que continúan operando hoy.

Creemos en la abolición de las leyes de extranjería que restringen la libre circulación de los seres humanos y su derecho al libre desarrollo de la vida.

Creemos en la abolición de las clases sociales y del sistema capacitista que trata a nuestras hermanas como sujetos de tercera sin capacidad de gerencia sobre sus propios cuerpos y deseos, expulsándolas a los márgenes.

Creemos en la abolición del trabajo asalariado. Creemos en la abolición del trabajo a terceros en general, porque es parte del sistema de opresión y explotación vertical a costa de la fuerza de trabajo del proletariado basado en el coste son sus vidas.

Creemos en la abolición del capitalismo. No queremos explotadas ni explotadoras.

Creemos en la abolición de la cisheteronormatividad y su maquinaria de producción del deseo, que perpetúa el sistema patriarcal.

Creemos en la abolición de las políticas de control del cuerpo, del odio hacia los cuerpos gordos y de los cánones de belleza impuestos por el sistema patriarcal.

Creemos en la abolición del sexo sacro. Queremos naturalizar las prácticas sexuales no reproductivas que han sido demonizadas por la moral judeocristiana.

Creemos en la abolición de la familia hegemónica opresora y patriarcal, que es donde se producen la mayor parte de las violencias ejercidas hacia mujeres y niñes, donde siguen existiendo trabajos no remunerados y feminizados.

Creemos en la abolición de la retórica elitista que deja el saber popular en una categoría inferior al saber académico.

Esta es la lista de aboliciones que nos hace poder declararnos abolicionistas y nos diferencia de las feministas burguesas de partidos de centro como el PSOE. Somos putas abolicionistas en la línea de Ángela Davis, Silvia Federici y tantos otros referentes.

Denunciamos:

La representación amarillista de nuestras cuerpas que ha hecho el movimiento prohibicionista -encubierto en el abolicionismo punitivista- a una sociedad alienada por los medios de comunicación. Juntos han acabado creando la confusión de nuestro libre ejercicio con la violenta situación que sufren mujeres, trans, niñes y hombres destinados a explotación sexual forzada. Luchamos pública y frontalmente contra la trata con fines de explotación sexual, contra la destinada a explotación laboral, contra el abuso sexual, matrimonio forzado y tráfico de órganos.

Denunciamos la realidad de personas migrantes precarizadas, ya que si pudieran pagarse un avión para entrar tranquilamente en el país y acceder al trabajo de forma libre, no contrarían deudas con las redes que les posibilitan el proceso migratorio en unas condiciones DE AUSENCIA TOTAL de DERECHOS.

Los trabajos de cuidados, son ejercidos casi siempre por mujeres cis migrantes. No podemos obviar que en occidente muchas mujeres se pueden integrar en oficios no feminizados, porque otras mujeres les cubren en tareas del hogar o les cuidan a sus familiares bajo sueldos precarios -ya que la paridad en las funciones del hogar no se ha conseguido-. Esta precariedad sustentada por la ley de extranjería permite la explotación de personas en estado irregular por parte de particulares. Es por ello, que muchas de nuestras compañeras han optado por el Trabajo Sexual como modo de creación económica en el que el trabajo tradicionalmente feminizado y fuera del margen de la regulación, es al menos mejor pagado que en el de cuidados/limpieza.

Denunciamos el sistema de explotación en el que se ven atrapadas muchas personas migrantes cuando llegan al estado español. Muchas personas saben que van a ejercer el trabajo sexual, lo que no saben son las condiciones que les esperan.

Denunciamos el uso mercantilista que hace el lobby de la industria del rescate, ya que teniendo los recursos políticos y económicos a su favor, es totalmente INEFICAZ en la lucha contra la trata con fines de explotación sexual, que hacen un acompañamiento y reparación a las víctimas totalmente deficitario, llegando a deportarlas, sin saber ni siquiera distinguir a las víctimas del frontex de las víctimas del proxenetismo coactivo, como tampoco la prostitución autodecidida de la coaccionada o forzada.

Denunciamos el robo del concepto “Abolicionista”, por el feminismo blanco punitivista que ha creado un imaginario que criminaliza el cuerpo de personas cis y trans quienes han elegido la prostitución o cualquier forma de ejercer el trabajo sexual como vía de subsistencia económica entre todas las posibilidades que se ofrecen hoy en día como trabajo asalariado.

Denunciamos la norma no escrita de la moral judicial que criminaliza estructural y sistemicamente la credibilidad y gerencia del derecho de maternidad de nuestras compañeras precarizadas que ejercen como prostitutas, al igual que lo hacen con otras madres en situación de vulnerabilidad y precariedad.

Denunciamos como nuestras cuerpas eran y siguen siendo las que menos importan, así cómo asesinarnos era y es un crimen menor, y denunciamos cómo se ha construido alrededor del estigma «puta» el ejemplo que aterroriza a todas las mujeres y las adoctrina en la sexualidad patriarcal y cisnormativa.

Denunciamos a los jueces que perpetúan el estigma y utilizan la moral sexual patriarcal para, bajo su moral personal, aplicar la ley de una forma perjudicial para las trabajadoras sexuales.

Denunciamos la falta de políticas de concienciación social para la naturalización de nuestras compañeras trans visibles en el mercado laboral, situación por la cual, muchas mujeres trans evidentes son abocadas para subsistir a ejercer como prostitutas.

Esta es nuestra denuncia. En las últimas décadas de la historia del Estado Español, se ha tolerado la existencia de una explotación laboral generalizada en casas y clubes, que especialmente se ha cebado con las cuerpas de mujeres cis y trans migrantes, con complicidad y amparo del aparato político y judicial.

Exigimos un RESARCIMIENTO Y REPARACIÓN HISTÓRICA por todos los daños socioeconómicos que hemos sufrido las cuerpas feminizadas que hemos sido putas a lo largo de la historia, hemos tenido que aguantar vulneración y la vejación de nuestros DDHH como norma.

Basta de políticas del miedo que nos provocan un coste personal, emocional y físico tan grande como el acoso histórico social e institucional que ha sufrido nuestro sector.

“No nos vais a decir qué hacer con nuestras cuerpas

Déjennos trabajar en paz.

Abolición del trabajo asalariado,

Abolición del patriarcado, abolición de las jerarquías y prisiones,

Abolición de la ley de extranjería,

Abolición del sistema capitalista,

Abolición del racismo,

Abolición del odio hacia las personas LGTBLQA, trans y gordas,

Abolición del proxenetismo y de la trata de personas con finalidad de explotación sexual,

Abolición de los mecanismos de opresión del estado y sus instituciones,

Abolición del tutelaje de nuestras voces,

Abolición del asistencialismo y falta de reconocimiento del derecho a la sexualidad de los cuerpos con diversidad funcional y cognitiva.

Por una proyecto social basada en los cuidados, la emancipación y la autogestión”.

Las personas, colectivas, grupos sociales, ONGs, que quieran firmar el manifiesto pueden escribir un correo electrónico a: redcolectivadisputa@protonmail.com o contactando directamente a través de su Instagram: @colectivadisputa o Twitter: @ColDisPuta

Suscríbete a nuestro Boletín