Reportajes

//Siete medidas mínimas para mejorar el SMUS de Bilbao

Siete medidas mínimas para mejorar el SMUS de Bilbao

Si hay voluntad política, estas propuestas podrían implementarse en un periodo corto de tiempo para mejorar el servicio.

2024-02-27T16:29:14+01:0027 febrero 2024|Reportajes|Sin comentarios

Por Laura Fontalba

«Casi 500 personas están durmiendo en las calles de Bilbao», denunciaron recientemente desde OEE Bizkaia, SOS Racismo, Erribera, Atxuri e Irala Harrera, quienes están viendo cómo el Servicio Municipal de Urgencias Sociales (SMUS) se deteriora cada vez más.

Según denunciaron, desde septiembre, se está dejando fuera de los comedores sociales a personas que intentan conseguir una tarjeta para asegurarse, al menos, una comida al día; y están aumentando las listas de espera para conseguir plaza en el albergue. Con ánimo de revertir esta situación, las organizaciones plantearon siete medidas para que este recurso sea más accesible.

En primer lugar, propusieron implantar un sistema de aviso vía Whatsapp para justificar las ausencias, pues, actualmente, se exige una llamada telefónica para dar el aviso pero, muchas veces, las personas demandantes no tienen saldo para realizar dicha llamada. El problema surge con que, ante un número de ausencias sin justificar, se sanciona a la persona retirando su permiso durante ciertos días.

En segundo lugar, plantearon diversificar las vías para certificar la estancia en Bilbao, por ejemplo, mediante una primera inscripción en el SMUS y una firma periódica ante dependencias municipales. Esto facilitaría a muchas personas recibir el padrón social (para el que se exigen tres meses de arraigo en el lugar).

En tercer lugar, destacaron la necesidad de fortalecer las vías de comunicación entre escuelas, centros formativos y asociaciones con el SMUS, porque, en muchas ocasiones, jóvenes que están realizando cursos se quedan sin comida durante las etapas no lectivas. Esto se debe a que la gestión de los fines de semana, vacaciones o días festivos no está automatizada, lo que, en esas épocas, deja fuera de los comedores a estas personas.

En cuarto lugar, propusieron crear un sistema racional de citas, para que las personas demandantes no tengan que pasar la noche en la cola del SMUS esperando conseguir, sin ninguna garantía, una tarjeta comedor. La propuesta se centra en plantear un sistema mixto por el que se puedan coger citas online o en persona; aunque tal vez esto requiera de un refuerzo en el personal del SMUS.

En quinto lugar, advirtieron que es imprescindible que un servicio de urgencias como este ofrezca espacios adaptados con salas de espera adecuadas para que las personas demandantes no tengan que pasar horas en la intemperie, muchas veces bajo el frío y la lluvia, para ser atendidas en el SMUS.

En sexto lugar, expusieron la importancia de que se efectúe el derecho de todas las personas a acudir acompañadas a sus citas ante los servicios públicos, porque, según testimonios, se deniega la posibilidad de entrar en compañía de otras personas cuando, legalmente, deberían permitirlo.

Finalmente, en séptimo lugar, recordaron la importancia de activar procedimientos de información pública a través de los canales oficiales del Ayuntamiento, para dar a conocer los plazos de apertura y los requisitos de acceso a los recursos del frío. El pasado año, se emitió una nota en la que se especificaba que no era necesario el arraigo en Bilbao y en la que se explicaba cuáles eran las vías de acceso. Este año, no se ha dado ninguna información al respecto, lo que ha generado muchas confusiones.

En definitiva, aunque todas estas medidas no sustituyen la necesaria revisión estructural de las políticas del Ayuntamiento, podrían implementarse en un corto periodo de tiempo y contribuir a atender las necesidades de las personas que, cada día, se acercan al SMUS. «Es necesario un cambio de rumbo para atender con dignidad y justicia los derechos más básicos de toda la ciudadanía», reivindicaron las organizaciones.

Deja tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín