Reportajes

/, Parlamento Vasco, Policía, Racismo, SOS Racismo, Violencia Policial/“¿Quién va a atreverse a poner en vía judicial el trato incorrecto de la policía?”

“¿Quién va a atreverse a poner en vía judicial el trato incorrecto de la policía?”

El 26 de mayo de 2018, Silvia L. fue agredida y detenida ilegalmente por agentes de la Ertzaintza, fuera de un supermercado, tras un espontáneo intento de proteger a una persona sin hogar.

2022-03-07T10:18:38+00:007 marzo 2022|Algorta, Parlamento Vasco, Policía, Racismo, SOS Racismo, Violencia Policial|Comentarios desactivados en “¿Quién va a atreverse a poner en vía judicial el trato incorrecto de la policía?”

Opinión de Elena Bezanilla. SOS Racismo-Bizkaiko SOS Arrazakeria

Ya en los calabozos de la comisaría de Algorta, uno de los agentes la golpeó brutalmente hasta en cinco ocasiones, como se puede ver en un video que circula por las redes. Silvia, finalmente, fue tirada en los calabozos, sin asistencia médica, durante más de doce horas.

Poco después, se enteró de que había sido denunciada por la institución policial, o sea, el Gobierno Vasco, por resistencia, dos delitos de atentado a agente de la autoridad y dos delitos de lesiones. Finalmente, solo a uno de los agentes implicados se le mantiene la acusación por un delito leve de lesiones mientras que a Silvia se le pide la desproporcionada cifra de siete años de prisión.

Son numerosas las denuncias que llegan a la oficina de SOS Racismo Bizkaia por racismo y abusos policiales.  Si, en algún caso, una persona racializada y/o migrada, superado el miedo a las represalias, se atreve a poner una denuncia por un maltrato a la Ertzaintza, en la totalidad de los casos, se les devuelve una contradenuncia por, o bien, atentado a la autoridad, o bien, por resistencia a la autoridad.

Es decir, hay una estrategia sistemática por parte de la policía de poner una contradenuncia a aquellas personas que quieran denunciar un trato indebido. Y eso significa que la institución policial, o sea, el Gobierno Vasco, elige, en todos los casos, proteger a los presuntos agresores, incluso, como en este caso, dotándolos de asistencia letrada para su defensa. En el caso de Silvia, una heroica abogada de oficio ha tenido que batirse, de manera totalmente asimétrica, con los abogados propuestos por el Estado. Podría decirse que, el Gobierno Vasco no sólo no protege a las víctimas de los abusos policiales, sino que actúa permanentemente como encubridor y cómplice de los agresores. 

En lugar de investigar como corresponde a un Estado  Democrático de Derecho, se deja a las víctimas en la más absoluta indefensión. Las víctimas son sistemáticamente invisibilizadas y criminalizadas con importantes perjuicios para su salud, su estabilidad vital y, a menudo, como en este caso, con graves secuelas psicológicas. Lo peor es que mientras no se resuelve la denuncia interpuesta por la Institución policial, la denuncia de la víctima no puede seguir adelante, con el consecuente quebranto y revictimización.

Sin embargo, no podemos menos que insistir en que en un Estado Democrático de Derecho, el uso injustificado de la fuerza, los abusos policiales y la tortura constituyen una gravísima violación de los Derechos Humanos que contravienen a la dignidad humana y que, a menudo, afectan a las personas más vulnerables, como en este caso: una  mujer  migrada y racializada.

Por todo lo anteriormente expuesto, Desde  SOS Racismo Bizkaia nos presentamos el pasado 2 de Marzo, junto a la abogada de Silvia, y con el Cónsul de Bolivia para pedirle al Gobierno Vasco que, en lugar de requerir prisión,  desista de la acusación formulada contra Silvia. Así pueda ella denunciar a la policía por los abusos policiales sufridos.

NOR AUSARTUKO DA POLIZIAREN TRATU OKERRA AUZIBIDEAN JARTZERA?

2018ko maiatzaren 26an, Ertzaintzako agente batzuk Silvia L. legez kanpo atxilotu zuten, supermerkatu batetik kanpo, etxerik gabeko pertsona bat babesteko asmo oneko saiakera baten ondorioz. Algortako ertzain-etxeko ziegetan, agenteetako batek bortizki jo zuen Silvia bost aldiz, sareetan dabilen bideo batean ikus daitekeenez. Silvia, azkenean, ziegetara bota zuten, medikuaren laguntzarik gabe, hamabi ordu baino gehiagoz.

Handik gutxira, jakin zuen polizia-erakundeak, beraz, Eusko Jaurlaritzak, salatu zuela Silvia. erresistentziagatik, agintaritzaren agentearen aurkako bi atentatu-delitu eta lesio-delitu bi egiteagatik. Azkenik, inplikatutako agente bati bakarrik eutsi zaio lesio-delitu arin bat egotzita; Silviari, berriz, zazpi urteko espetxe-zigor neurrigabea eskatu zaio.

Salaketa asko iristen dira Bizkaiko SOS Arrazakeriaren bulegora arrazakeriagatik eta poliziaren gehiegikeriengatik. Kasuren batean, pertsona arrazializatu edota migratu bat, errepresalien beldurra gaindituta, Ertzaintzari tratu txarrak emateagatik salaketa jartzera ausartzen bada, kasu guztietan, kontra-denuntzia itzuliko zaie, agintaritzaren aurkako atentatuagatik edo agintaritzari jarkitzeagatik.

Hau da, poliziaren estrategia aldaezina bat dago, tratu desegokia salatu nahi duten pertsonei kontra-denuntzia jartzeko. Eta horrek esan nahi du polizia-erakundeak, hau da, Eusko Jaurlaritzak, kasu guztietan, ustezko erasotzaileak babestea aukeratzen duela, baita, kasu honetan bezala, defentsarako abokatu-laguntza emanez ere. Silviaren kasuan, ofiziozko abokatu heroiko batek modu guztiz asimetrikoan Estatuak proposatutako abokatuekin borrokatu behar izan du. Esan daiteke Eusko Jaurlaritzak poliziaren gehiegikerien biktimak ez babesteaz gain, erasotzaileen estaltzaile eta konplize sistematiko gisa jarduten duela.

Zuzenbideko Estatu Demokratiko bati nola legokiokeen ikertu beharrean, biktimak erabateko babesgabetasunean uzten dira. Biktimak sistematikoki ikusezin bihurtzen eta kriminalizatzen dira, kalte handiak osasunari eta bizi-egonkortasunari eraginez, eta, askotan, kasu honetan bezala, ondorio psikologiko larriak izanez. Okerrena da, polizia-erakundeak jarritako salaketa konpontzen ez den bitartean, biktimaren salaketak ezin duela aurrera egin, eta, ondorioz, kalteak eta biktimizazioa berriro gertatu direla.

Hala ere, azpimarratu behar dugu Zuzenbidezko Estatu Sozial eta Demokratiko batean, indarra, poliziaren gehiegikeriak eta tortura justifikaziorik gabe erabiltzea Giza Eskubideen urraketa oso larria dela, giza duintasunaren aurka doazenak eta, askotan, pertsona ahulenei eragiten dietenak, kasu honetan bezala: emakume bat migratua eta arrazalizatua.

Horregatik guztiagatik, Bizkaiko SOS Arrazakeriatik agerraldia egin genuen martxoaren 2an Eusko Legebiltzarreko Erakunde, Segurtasun eta Gobernantza Publikoaren Batzordean, abokatua eta Boliviako kontsul arekin batera, Eusko Jaurlaritzari eskatzeko, espetxeratzea eskatu beharrean, atzera egin zezala Silviaren aurkako akusazioan. Horrela, berak salatu ahal izango du polizia jasandako polizia-gehiegikeriengatik.

Suscríbete a nuestro Boletín