Reportajes

/, Feminismo, Pensiones/ONEKA Plataforma de Mujeres Pensionistas de Euskal Herria realiza en Bilbao su primera asamblea nacional

ONEKA Plataforma de Mujeres Pensionistas de Euskal Herria realiza en Bilbao su primera asamblea nacional

2018-11-30T12:17:31+00:0022 noviembre 2018|Bilbao, Feminismo, Pensiones|Comentarios desactivados en ONEKA Plataforma de Mujeres Pensionistas de Euskal Herria realiza en Bilbao su primera asamblea nacional

Nota de prensa: Las mujeres mayores, pensionistas y feministas que conformamos ONEKA, denunciamos y nos comprometemos en la lucha contra la violencia que sufren las mujeres y en particular nuestro colectivo.

En la primera asamblea de ONEKA, estando próximo el día 25 de Noviembre, Día Internacional contra la violencia a las Mujeres, queremos expresar nuestro más profundo rechazo a la violencia que se ejerce sobre muchas de las mujeres de nuestro colectivo.

Ser mujer y además ser mayor, son factores de alto riesgo para sufrir violencia. Violencia que se manifiesta de muy diferentes maneras: humillaciones, vejaciones, control del dinero, abusos sexuales… y asesinato como la forma más dura y cada vez más frecuente de dominio, pudiendo calificarla como verdadero feminicidio. Son sobre todo mujeres, que con una edad avanzada, y, en muchos casos diferentes grados de dependencia, sufren abusos económicos, maltrato físico, psicológico o sexual de manos de sus maridos, parejas, hijos e incluso de las personas que les atienden.

Un problema de invisibilidad que debe salir a la luz. Las mujeres mayores somos el colectivo que más dificultades tenemos para defendernos, ya que la desconfianza a ser creídas, el miedo a denunciar, la situación de vulnerabilidad y la vergüenza acrecientan la sumisión y el silencio. Es un drama que está oculto y debemos sacarlo a la luz, a la vida pública y política, denunciarlo, para que de esta manera dignifiquemos la vida de las personas y de las mujeres que lo sufren y podamos exigir y buscar soluciones.

La violencia sobre las mujeres mayores debe ser una prioridad política. Gracias a la lucha y denuncia del movimiento feminista, hemos conseguido que la violencia hacia las mujeres salga del ámbito privado y haya sido situado en las agendas políticas y colectivas. Sin embargo, hay un colectivo de mujeres que sigue sufriendo esta violencia de una manera casi oculta, y este es el colectivo de MUJERES MAYORES.

Lucharemos para que esta violencia sea establecida como prioritaria en la agenda política, y exigimos a las instituciones que vayan por el mismo camino.

El actual sistema público de pensiones está construido sobre la división sexista y discriminatoria del trabajo para las mujeres. La incorporación de las mujeres al mercado de trabajo no ha superado ni la equiparación en condiciones laborales ni la corresponsabilidad en temas de cuidados. Uno de los resultados de este sesgo sexista, es la brecha salarial. Pero esta injusticia salarial no sólo provoca un grave perjuicio en las actuales condiciones de vida de la mujer y en su independencia económica, sino que también tiene un gran impacto negativo en la cuantía de las pensiones y genera una brecha aún más grande que la salarial.

La brecha de las pensiones. Según datos de la Seguridad Social, en octubre de 2018, las mujeres mayoritariamente cobran pensiones de viudedad y los hombres pensiones de jubilación, y de incapacidad permanente. Además, según los últimos datos de la Seguridad Social, la pensión media de jubilación para los hombres en la CAV es a octubre 2018 un 69% superior a la de las mujeres. En Nafarroa y según datos de la Seguridad Social la pensión media de los hombres a octubre de este año es un 65,38% superior a la de las mujeres.

La situación de pobreza y precariedad que sufren las mujeres mayores son factores propicios para este tipo de violencia. En definitiva, queremos denunciar la situación de precariedad, pobreza, soledad y abandono a que son sometidas gran cantidad de mujeres mayores como consecuencia de las PENSIONES DE MISERIA con que cuentan para subsistir y que, unido a la escasez de servicios, recursos y prestaciones públicas las colocan en una verdadera situación de INDEFENSIÓN.

Anhelamos y por ello radica nuestra lucha, una vida libre de violencia, una vida libre de las condiciones precarias que quiere imponernos el capital, una pensión digna que nos permita vivir por encima de la pobreza, una vida digna, autónoma e independiente.

Suscríbete a nuestro Boletín