Reportajes

//Incongruencias y dudas ante la actuación policial en el desalojo de 3 migrantes sin hogar en Barakaldo

Incongruencias y dudas ante la actuación policial en el desalojo de 3 migrantes sin hogar en Barakaldo

El pasado jueves 21 de marzo, coincidiendo con el día contra la discriminación racial, la policía en un intento de desalojo de 3 personas que dormían en el antiguo túnel del parque Lurkizaga, disparó contra ellas.

2024-03-27T14:21:44+01:0027 marzo 2024|Reportajes|1 comentario

Comunicado de Susterra Elkartea

Ante los graves hechos ocurridos el pasado jueves 21 de marzo en el municipio de Barakaldo desde la Asociación Susterra queremos exponer lo siguiente:

La persona herida de bala tras recibir tres disparos cuando era desalojado del espacio público donde pernoctaba, en estos momentos se encuentra en estado crítico, ha sido acompañada socio-educativamente desde enero de 2023 por uno de los programas de la asociación desde su llegada a Bilbao. Desde ese momento se ha encontrado siempre en situación de calle.

En todo su proceso no ha conseguido tener acceso a los derechos más elementales que pudiesen garantizar una inclusión digna en nuestra comunidad. Han existido diferentes trabas administrativas que han dificultado enormemente su itinerario de inclusión. En los últimos meses pese a conseguir variar su situación legal, ya que fue reconocida su solicitud de asilo, su situación de calle no ha cambiado. Todo este proceso ha generado graves consecuencias en la persona, minando su propia salud y las propias expectativas que tenía…

No estamos ante un caso excepcional, sino es el día a día de muchas personas jóvenes migrantes que acompañamos. Lamentablemente, parece que estamos normalizando la vulneración de los derechos humanos sistemática que está sufriendo este colectivo. Creemos que es hora de denunciar esta situación tan invisibilizada. Es hora de asumir responsabilidades, puesto que permanecer en silencio ante hechos como este, no hace más que perpetuar esta deriva que requiere de un cambio inmediato en clave de derechos humanos. Es una exigencia sencilla, todas las personas requieren de un buen trato basado en la garantía de sus propios derechos.

Es necesario un cambio inmediato, las instituciones deben garantizar una acogida ágil y real, no deben existir trabas que lo dificulten y deben asumir sus responsabilidades en clave de derechos humanos. No perpetuando unas prácticas racistas y excluyentes hacia una determinada población.

Desde el propio tercer sector tenemos que revisar nuestras prácticas, no podemos seguir normalizando situaciones de desamparo y desigualdad, de no ser así nuestra labor irá perdiendo sentido en sí mismo, es momento de alzar la voz y encaminar nuestra labor a una verdadera inclusión, sin dejar a nadie atrás.

Vemos con preocupación el auge de discursos racistas que ya están dando paso en nuestra sociedad a comportamientos violentos y acciones discriminatorias. Debemos de apostar por hacer frente a estas prácticas cada vez más comunes y poner en el centro una verdadera convivencia entre diferentes. Para ello es imprescindible que todas las personas tengan garantizando las necesidades y derechos más básicos, sino estaremos ahondado en la desigualdad y en una sociedad desquebrajada.

Respecto a los hechos concretos acontecidos el pasado jueves, son muchas las incongruencias que rodean tanto la actuación policial como el sentido real del operativo puesto en marcha. Desde el conocimiento de los hechos son numerosas las preguntas que nos rodean: ¿Tres disparos a una persona en zonas vitales?, ¿Esta actuación en que parámetros de seguridad y proporcionalidad se basa?, ¿Se está informando de los hechos con la objetividad que requiere este episodio?, ¿Somos conscientes de la gravedad de los hechos?, ¿No es este suceso tan trascendente como los que hemos venido viendo en otros países? Queremos respuestas y que se puedan esclarecer los hechos. Y si hubiera responsabilidades sean asumidas de manera inmediata.

¿No todo el camino de este caso ha sido una vulneración de derechos y una violencia estructural continuada?, ¿No estamos ante un posible caso de aporofobia y racismo?, ¿Qué papel hemos jugado cada cual?, ¿Se podía haber evitado todo esto? Las graves consecuencias de estos hechos, dejan a relucir el fracaso del sistema de acogida y protección. Desde la llegada, hasta el lamentable desenlace del pasado jueves 21 de marzo. No queremos más vidas jóvenes en riesgo y con su futuro truncado.

Joan den ostegunean, martxoaren 21ean, Barakaldoko udalerrian izandako gertakari larrien aurrean, Susterra elkarteak honako hau azaldu nahi du:

Espazio publikoan gaua igarotzen ari zen eta bertatik kaleratua izan zen persona une honetan egoera larrian dago, jaso zituen hiru bala-tiroen ondorioz. Pertsona hau 2023ko urtarrilean Bilbora heldu zenetik elkarteko arlo sozio-hezitzaileko programetako batean hartatua izan da. Une horretatik aurrera, kalean egoeran egon da beti.

Bere prozesu osoan zehar ez du lortu komunitatean gizarteratze duina berma dezaketen oinarrizko eskubideak eskuratzea. Hainbat oztopo administratibo izan dira tarteko, eta hauek izugarri zaildu dute gizarteratzerako ibilbidea. Azken hilabeteetan bere egoera juridikoa aldatzea lortu duen arren, asilo eskaera onartu baitzioten, kale egoera ez da aldatu. Prozesu horrek guztiak ondorio larriak eragin dizkio pertsonari, bere osasuna eta bere itxaropenak apaltzen joan direlatik…

Ez gaude salbuespenezko kasu baten aurrean, laguntzen ditugun gazte migratu gehienen egunerokoa da. Tamalez, badirudi kolektibo honek jasaten duen giza eskubideen urraketa sistematikoa normalizatzen ari garela. Hain ikusezina den egoera hau salatzeko garaia dela uste dugu. Erantzukizunak hartzeko garaia da; izan ere, horrelako gertakarien aurrean isilik geratzeak giza eskubideen arloan sistematikoki egiten den urraketa iraunarazi besterik ez du egiten, berehalako aldaketa premiazkoa da. Eskakizuna erraza da, pertsona guztiek tratu ona jaso behar dute, giza eskubideen bermean oinarritua.

Beharrezkoa da berehalako aldaketa bat, erakundeek oztopo gabeko harrera arin eta benetazkoa bermatu behar dute, giza eskubideen arloan dituzten erantzunkizunak bere gain hartu behar dituzte. Praktika arrazistak eta baztertzaileak populazio jakin bati ez iraunaraztea.

Hirugarren sektoretik gure praktikak berrikusi behar ditugu, babesgabezia eta desberdintasun egoerak ezin ditugu normaltzat hartu. Horrela jarraitu ezkero gure lanak zentzua galtzen jarraituko du, ahotsa altxatzeko unea iritsi da eta gure lana benetako gizarteratze batera bideratzeko ordua da, inor atzean utzi gabe.

Gure gizartean diskurtso arrazisten gorakadak, indarkeriazko jokaerei eta ekintza diskriminatzaileei bidea ematen ari zaizkien jokabideek kezkatzen gaituzte. Gero eta ohikoagoak diren praktika horiei aurre egin behar diegu eta persona guztien arteko bizikidetza positiboan fokoan jarri. Horretarako beharrezkoa da persona guztiei oinarrizko premiak eta eskubideak bermatzea. Hau horrela ez bada, desparekotasuna duen eta hautsia dagoen gizarte modelo baten aurrean egongo gara.

Joan den ostegunean izandako gertaera zehatzei dagokienez, asko dira poliziaren jardueraren eta martxan jarritako operatiboaren inguruan ikusten ditugun inkongruentziak. Gertakarien ezagutza izan genuenetik, galdera asko ditugu: Hiru tiro pertsona bati gorputzaren bizitzeko oinarrizko eremuetan?, Zer segurtasun eta proportzionaltasun parametrotan oinarritzen da jardun hori?, Egoera honek eskatzen duen objektibotasunarekin ematen ari da gertakariaren berri?, Jabetzen al gara gertakarien larritasunaz?, Ez al dira beste herrialde batzuetan ikusi ditugunak bezain larriak?, Erantzunak nahi ditugu, eta gertatutakoa argitu ahal izatea. Eta erantzukizunik balego, hauen ardura berehala hartu dadila.

Kasu honek jarraitu duen ibilbide osoa ez al da izan eskubideen urraketa eta egiturazko indarkeria jarraitua? Ez algaude aporofobia eta arrazakeria balizko kasu baten aurrean? Zein paper jokatu dugu bakoitzak? Hau guztia saihets zitekeen? Gertakari hauen ondorio larriek harrera eta babes-sistemaren porrota agerian uzten dute. Pertsona hau hona heldu zenetik, martxoaren 21eko amaiera tamalgarrira arte. Ez dugu bizitza gazte gehiago arriskuan egoterik nahi, ezta etorkizuna etenda duen gazte gehiagorik.

Un comentario

  1. Joseba 2 abril, 2024 en 10:59 pm - Responder

    La actuación «a zonas vitales, desproporcionada y racista» se basa en la ciencia: Regla de Tueller. Todo ataque con cuchillo a menos de 7 metros es tan letal como el empleo de un arma de fuego a esa distancia. Nadie niega la vulnerabilidad de ciertos sectores sociales, pero abanderarse de esta causa poniendo en tela de juicio una actuación profesional por parte de un trabajador es vil y repugnante. Aprecio el apoyo a estos seres humanos, pero esta no es la forma de hacerlo.

Deja tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín