Reportajes

//Boaventura de Sousa Santos: “Debemos descolonizar la universidad. La ciencia es un conocimiento válido pero no es el único”

Boaventura de Sousa Santos: “Debemos descolonizar la universidad. La ciencia es un conocimiento válido pero no es el único”

El auge de la extrema derecha, la lucha antirracista y la educación popular fueron los principales temas del encuentro: Agitar antes de usar, propuestas transformadoras para una universidad crítica; en el que pudimos contar con la participación de Boaventura de Sousa Santos.

2022-10-18T10:53:10+00:0018 octubre 2022|Boaventura|Sin comentarios

Por Laura Fontalba

Ayer tuvo lugar el evento Agitar antes de usar, propuestas transformadoras para una universidad crítica, un encuentro que cerró la jornada de la Universidad Popular de los Movimientos Sociales (UPMS), con la participación de Boaventura de Sousa Santos, Naia Salva, Cony Carranza y Luismi Uharte en la Universidad del País Vaco (UPV/EHU), en Sarriko, Bilbao.

Agitar antes de usar, propuestas transformadoras para una universidad crítica fue el título asignado a este encuentro en el que se dialogó sobre el auge de la extrema derecha, la participación de grupos estudiantiles en la lucha antirracista, y la educación popular. Tres temas que sirvieron para intercambiar la opinión de cada ponente con la perspectiva de Boaventura de Sousa; permitiendo así vincular fenómenos locales con fenómenos globales. Por medio del diálogo, fueron desglosando cada tema para llegar a conclusiones muy interesantes.

Luismi Uharte, profesor e investigador, trató sobre la importancia de impulsar, desde la izquierda política, la autocrítica, la humildad e ir más allá de lo políticamente correcto, con el fin de generar soluciones concretas a los problemas concretos que las clases populares enfrentan en su día a día. Boaventura de Sousa, por su parte, se remontó a hechos históricos, como la Revolución Francesa, la llegada del neoliberalismo o la caída del Muro de Berlín, cuyas principales víctimas fueron la socialdemocracia o los partidos socialistas. Surgió la idea de que sin socialismo, la izquierda sólo tenía que relajar a la derecha; una actitud que ya no es suficiente; de ahí la vuelta radical de la extrema derecha. O como actualmente se denomina: la derecha neoliberal. Boaventura concluyó que la izquierda política requiere de acuerdos estáticos que permitan hacer coaliciones en cuestiones concretas y recuperar el contacto con las bases sociales. “Ya no saben hablar con el pueblo”, lamentó y añadió: “Debemos integrar la naturaleza en nuestro pensar; descolonizar nuestras ideas de socialismo, izquierda y política”.

La ponencia continuó de la mano de Naia Salva, de A!Esan, Asociación Estudiantil Antirracista creada en la UPV/EHU. Explicó lo complicado que es defender la lucha antirracista en un entorno blanco marcado por la educación eurocentrista. “Es muy difícil porque la mayoría están dispuestos a reconocer su racismo, pero no a ser antirracistas”, explicaba. Boaventura, por su parte, reafirmó las palabras de Salva al hablar sobre cómo vivimos en una sociedad multicultural –cuando debería ser intercultural–, con una inclusión excluyente; pues toda sociedad capitalista está tintada por el racismo o el sexismo. Un racismo sistémico que históricamente se ve con el colonialismo, la expulsión de las tierras de pueblos ancestrales, etc. “Debemos descolonizar la universidad. La ciencia es un conocimiento válido pero no es el único. Y los estudiantes que vienen de otras culturas, traen muchas cosas buenas que deberíamos conocer; pero, en lugar de darles voz, la educación los silencia. Durante cinco siglos, Europa enseñó al mundo, pero ahora ella no quiere aprender del mundo”, concluyó.

Por último, Cony Carranza, educadora popular feminista, cerró el círculo presentando la educación popular como principal impulsora de las transformaciones sociales. Una educación que sólo es posible mediante el compromiso y la creación de redes. Boaventura destacó que, actualmente, aún se adjudica a unas pocas personas todo el conocimiento, mientras que al resto no se les reconoce como válidos. Desde la ciencia parecen creer que el contacto con otros conocimientos les lleva a perder en lugar de enriquecerse. Ante esto, la educación popular trata de dar voz; crear entornos en los que académicos y no académicos convivan y luchen por una sociedad más justa.

Deja tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín