Reportajes

/, Feminismo/“Avanzamos, porque somos imparables”. Asamblea de valoración de la huelga feminista 8M

“Avanzamos, porque somos imparables”. Asamblea de valoración de la huelga feminista 8M

Convocadas por Bilbo Feminista Saretzen, medio centenar de mujeres se han reunido en la Ekoetxea de Bilbao para participar en la Asamblea de Valoración de la Huelga Feminista del pasado 8 de marzo en la que mujeres, trans y bolleras dejaron de hacer todos sus trabajos y tomaron las calles con fuerza, llenando sus pueblos de reivindicaciones, acciones y solidaridad feminista. La huelga ha tenido un seguimiento masivo, es incontable la fuerza del pueblo cuando toma la calle, por eso ninguna cifra reflejaría lo que ocurrió el 8 de marzo. Este año, además del éxito cuantitativo, han dado un paso cualitativo porque han fortalecido sus reivindicaciones y sus bases feministas, anticapitalistas y antirracistas.

LECTURA DE VALORACIÓN

11 de Marzo, Casa de las Mujeres de Donostia

Enhorabuena a todas las que, de un modo u otro, han hecho posible todo ello. Además, la huelga feminista del 8M ha sido internacional, con más de 140 participantes, dato importante pues como el heteropatriarcado capitalista es un sistema global, no solo es necesaria la soberanía de los pueblos, sino que las alianzas internacionalistas también juegan un papel fundamental.

Este año hemos apostado por organizar una huelga descentralizada, porque si queremos construir una sociedad feminista, lo conseguiremos si cada barrio, pueblo y grupo transforma sus realidades concretas. Pero también nos hemos coordinado a nivel de Euskal Herria, pues tenemos claro que nuestro camino es el de la acumulación de fuerzas y alianzas, y como pueblo queremos construir alternativas. Es por ello que agentes y sujetos diversos nos hemos unido: grupos feministas, asociaciones de trabajadoras del hogar, sindicatos, grupos de mujeres* migrantes, mujeres* baserritarras, grupos de estudiantes y jóvenes… juntas nos hemos empoderado y politizado, y ese ha sido nuestro gran triunfo.

Para poder acabar con toda forma de opresión, nuestra revolución se construye desde los márgenes creados por el heteropatriarcado capitalista y colonialista, por lo que a las doce de la noche dimos comienzo a la huelga estructurada en 5 ejes. Durante el día emprendimos diversas acciones: piquetes contra grandes empresas, ocupaciones de edificios públicos para exigir derechos laborales para las trabajadoras de hogar, acciones contra políticas migratorias, para denuncia a la (in)justicia patriarcal, contra el fascismo, para señalar a la iglesia.

Debemos decir que las declaraciones sumándose a la huelga que en las últimas semanas han hecho el gobierno de Navarra y el gobierno vasco, grandes empresas como Iberdrola y patronal, que son directamente responsables de las precarias condiciones de vida y laborales que padecemos las mujeres*, nos han sorprendido tremendamente: no queremos más gestos simbólicos, lo que reivindicamos es que se comprometan a escuchar nuestras reivindicaciones y las cumplan. Queremos acciones, políticas y cambios feministas reales y no toleraremos ningún tope impuesto por intereses del capital o de algunos hombres.

Hemos dado un gran paso hacia adelante pero estamos lejos de nuestros objetivos. Estamos lejos de socializar los trabajos que las mujeres* hacemos gratis, por lo que seguiremos ahondando en los conflictos que la huelga ha sacado a la luz. Queremos un sistema de cuidados público y acabar con el empleo precario de las mujeres*. Pero las políticas que se llevan a cabo en las principales instituciones de Euskal Herria no hacen más que favorecer los intereses de los mercados y reforzar la explotación de las mujeres* trabajadoras. Hoy en día, en Euskal Herria, el modelo de familia se construye alrededor lógicas patriarcales, feminizando y privatizando los cuidados y, sobre todo, basándose en la explotación de mujeres* tanto racializadas como migradas. En este 8M, muchas mujeres* trabajadoras todavía no pudimos ejercer nuestro derecho a la huelga por encontrarnos en situaciones vulnerables. Es sabido que seguimos sufriendo gravemente la violencia patriarcal cuando se trata de agresiones sexuales, agresiones lesbófobas, marginalización capacitista, asesinatos patriarcales, persecuciones tránsfobas, canon de belleza hegemónico… y cada vez que el sistema nos fuerza a la subordinación.

Por ello, pedimos un nuevo pacto social que ponga las vidas en el centro, para ser dueñas de nuestros territorios y cuerpos, para repartir el trabajo y la riqueza de forma justa, para que los sujetos de los márgenes seamos libres sin ningún tipo de violencia. El Movimiento Feminista de Euskal Herria es una fuerza de confrontación y construcción de una alternativa profunda al sistema: ante el ascenso de la ultraderecha y el racismo, ante el rearme del capitalismo autoritario, ante la profunda precarización de las condiciones de vida, ante el colapso ecológico del planeta, ante el feminicidio… ¡plantamos cara, no nos pararán!

Hemos extendido la huelga a todos los terrenos de la vida con la intención de transformar el concepto clásico de trabajo, y para ello, hemos diferenciado cinco ejes: Pensionistas, Consumo, Estudiante-Joven, Trabajo asalariado y  Cuidados.

Avanzamos, porque somos imparables. Felicidades al Movimiento Feminista de Euskal Herria, a las que hemos trabajado codo con codo tejiendo alianzas, y a quienes reconociendo al Movimiento Feminista,  hemos llevado a cabo los principios de la huelga feminista.

GORA BORROKA FEMINISTA!

Deja tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín

Leer Política de privacidad