Reportajes

/, Artiach, Bilbao, Cuidados, Guggenheim, IMQ, Limpiadoras, Mujeres, Osakidetza, Pensiones/Solidarias con las conserveras, cuidadoras, galleteras y limpiadoras del Guggenheim, IMQ y Osakidetza

Solidarias con las conserveras, cuidadoras, galleteras y limpiadoras del Guggenheim, IMQ y Osakidetza

“Somos mujeres pensionistas reivindicando nuestros derechos por ello debemos ser solidarias con las mujeres trabajadoras de hoy”.

2022-03-07T18:47:27+00:007 marzo 2022|8 Marzo, Artiach, Bilbao, Cuidados, Guggenheim, IMQ, Limpiadoras, Mujeres, Osakidetza, Pensiones|Comentarios desactivados en Solidarias con las conserveras, cuidadoras, galleteras y limpiadoras del Guggenheim, IMQ y Osakidetza

Por Emakumeak-Movimiento Pensionistas Bizkaia

Emakume pentsiodunak gara, eta gure eskubideak aldarri-katzen ditugu. Horregatik, solidarioak izan behar dugu gaurko emakume langileekin.  Beraz, salatu nahi dugu haien borrokak eta mobilizazioak ia ez daudela komunikabideetan.

Somos mujeres pensionistas reivindicando nuestros derechos por ello debemos ser solidarias con las mujeres trabajadoras de hoy. Por lo tanto, queremos denunciar, que sus luchas y movilizaciones, apenas están presentes en los medios de comunicación.

Hemos tomado parte de las movilizaciones a favor de residencias y sanidad públicas y de calidad, pero queremos dar voz a todas las trabajadoras de sectores feminizados que actualmente están batallando por la igualdad salarial y por mantener los derechos adquiridos.

Trabajadoras de las conserveras:

En Hego E.H. hay 2000 mujeres trabajando en el sector, frente a un centenar de hombres, con sueldos un 30% que el de los compañeros. En Bermeo, Berriatura, Markina y Ondarroa, trabajan alrededor de 1000 mujeres y muchas de ellas solo por horas. Su salario apenas llega a los 1.000 €. Tras la huelga de noviembre se ha firmado un convenio hasta 2024, año en que se garantiza un sueldo de 1.200.   

Trabajadoras de un centro para personas con discapacidad en Orozko:

Este centro es un servicio de responsabilidad pública y recibe financiación de la Diputación. Lo gestionaban monjas que, a su vez, subcontrataron toda la gestión a fundaciones, empeorando las condiciones salariales y laborales. El salario de las trabajadoras nuevas es de 900.  Se concentran todos los días de 2 a 4.

Trabajadoras de Artiach también en Orozko:

Son unas 200 trabajadoras y están sin convenio desde 2.019.  Llevan más de tres meses de huelga debido a que la empresa propone un nuevo convenio que incluye recortes en el salario, aumento de la jornada laboral y reducción de los pluses de antigüedad y nocturnidad. La empresa ha tenido más de 20 millones de beneficios en los últimos 3 años. Advierten que hay lucha para rato porque tienen claro que es la única manera de que no nos roben nuestros derechos.

Sector limpieza:

Trabajadoras del museo Guggenheim. Un museo privado que recibe subvenciones del Gobierno Vasco, Diputación y del Ayuntamiento. Llevan casi tres meses de huelga con un salario base que no supera los 1.000    y sin subida desde hace años. Denuncian que mayoritariamente son los hombres quienes realizan limpieza viaria, con un salario que supera al de ellas en 10.000.

Contratas de limpieza de Osakidetza:

Estas trabajadoras denuncian que la empresa pretende quitar la homologación salarial respecto al personal de sanidad. 

Trabajadoras de limpieza del IMQ:

Comenzaron una huelga y movilizaciones, el 23 de noviembre con el objetivo de eliminar la discriminación salarial en un colectivo fuertemente feminizado y, la dirección de la empresa decidió despedir a 90 trabajadoras. Recurrieron a los tribunales y han ganado el juicio. Seguid adelante compañeras!

Acabo con unas letras del escritor, Koldo Campos, escritas para un 8m.

En la edad de piedra, los hombres ya habían ideado dioses a los que temer y por los que matar. La utopía era soñar con los metales.

En la edad de los metales, la utopía era la pólvora y los fuegos artificiales que, descubrieron los chinos.

En la edad de la pólvora, la utopía eran las armas de fuego. Después inventaron la imprenta para publicar sus hazañas.

En la edad e las armas, la utopía era la paz, pero los americanos inventaron infernales artilugios nucleares. Los sobrevivientes clamaban la paz.

En la edad de la paz, la utopía era protegerla de las armas. Los ingleses inventaron el fútbol, solo se trataba del bienestar común, de practicar la democracia, cumplir con el evangelio, sacar el perro a pasear…Cada día más sordos, más ciegos, más enmudecidos.

En la edad del progreso, ya no había utopías. Solo miedo.

Y en la edad del miedo, las mujeres, inventoras de la vida, siguen construyendo su edad, su siglo, su tiempo.

Suscríbete a nuestro Boletín