Reportajes

/, Barakaldo, Lutxana, Serralta/Lutxana frustrada, dolida e indignada, no perdona la tala de la Arboleda de Serralta

Lutxana frustrada, dolida e indignada, no perdona la tala de la Arboleda de Serralta

Muchos padres y madres no saben qué decirles a sus hijos e hijas a los que han inculcado valores de respeto a la naturaleza, mientras han sido testigos de esta matanza con autorización institucional.

2022-09-10T11:38:41+00:0010 septiembre 2022|Arboleda, Barakaldo, Lutxana, Serralta|Sin comentarios

Por Asociaciones vecinales, culturales, deportivas y sociales de Lutxana junto a Movimientos Ecologistas de Barakaldo

El barrio de Lutxana y Llano, sus colectivos vecinal, culturales, deportivos y sociales y los movimientos ecologistas sentimos que, al matar y trocear los árboles de nuestra alameda de Serralta, nos han arrancado otro testigo material de nuestra historia, como ya tuvimos que sufrir en 2007 al ver cómo, tras muchísimas gestiones y movilizaciones, derribaban los chalets que formaban, junto a esta alameda hoy extinguida, lo que fue una de las primeras ciudad-jardín del Estado, a pesar de que logramos entonces que se contemplara su protección en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU).

No lo vamos negar. Nos sentimos frustradas, dolidas e indignadas, especialmente ante sus engaños descarados que hemos podido constatar en estos últimos días en el intercambio de sus propios emails del que nos han hecho partícipes y porque, lejos de dar la cara, nuestros gobernantes, nos han enviado a la Ertzaintza y a la Policía Municipal, tratándonos como delincuentes y deteniendo a un compañero, para proteger con dinero público el asesinato de decenas de árboles.

Pero, en vez de llevarnos hacia la resignación, estos sentimientos nos empujan a defender con más ahínco aún la dignidad y respeto que merece nuestro barrio; a reivindicar nuestro derecho a decidir qué modelo de barrio queremos, a defender el futuro de nuestras futuras generaciones y a exigir a quienes ostentan la responsabilidad de gestionar el municipio, con Amaia del Campo como cabeza principal del equipo de Gobierno, el cumplimiento de su verdadero y principal deber que es defender nuestros intereses frente a constructoras, fondos buitre y ante quien haga falta.

El Sr. Pizarro, responsable de Urbanismo, se agarra como a un clavo ardiendo a la excusa de que «no se ha presentado alegación alguna en relación con el arbolado». Ciertamente, no lo hicimos porque, durante años y hasta finales del pasado mes de julio, el Gobierno local nos ha mantenido, de forma deliberada e interesada, en la creencia de que los árboles de la Alameda de Serralta se iban a mantener. Confiamos en ellos y ellas, y nos equivocamos.

No volverá a pasar. Las personas que constituyen el equipo de gobierno han perdido nuestra confianza. Quizás esta pérdida de confianza no les preocupe porque se sienten seguros en su posición de poder, pero que sepan que vamos a encargarnos de que en Lutxana y en el conjunto de Barakaldo, se oiga alto y claro que Lutxana ni olvida ni perdona.

Somos un barrio en el que las demandas de las verdaderas necesidades sociales, tales como el ambulatorio, la casa social, la sustitución del túnel de acceso a Barakaldo por el paso de peatones, entre otras, las hemos visto satisfechas gracias al esfuerzo y constancia en la reivindicación social. Para eso no han venido por aquí, hemos tenido que movernos nosotras y nosotros.

Sólo se han acordado de este barrio para imponer su vieja política del ladrillo, perpetuada desde los años 90 y, como ha quedado patente estos días, impermeable a los nuevos tiempos marcados por los ya evidentes efectos del cambio climático.

Nos hablan del parque que se va a construir y sobre el que ya se plantean algo más que dudas, porque, mientras la promotora en la carta que nos dirige nos habla de más de 500, el Sr. Pizarro asegura que serán más de 2.300 entre especies autóctonas y exóticas. Una diferencia del 80% nos hace pensar si al final quedará la cosa en unos maceteros.

En cualquier caso, a Lutxana nos dejan una solana, un aire más enviciado y un frente de ladrillo para el futuro, y del parque que algunas de las que aquí estamos posiblemente no conoceremos su sombra porque habrán de pasar demasiadas décadas para que lleguen a un mínimo de altura y frondosidad, si las condiciones climáticas del futuro lo permiten.

Asimismo, nos dejan a muchos padres y madres sin saber qué decirles a nuestros hijos e hijas a los que ponemos empeño en inculcarles valores de respeto a la naturaleza urbana y rural porque es importante para sus vidas y salud. Les hemos hablado de los árboles como seres vivos que nos ayudan, la biodiversidad que albergan y los beneficios que nos dan, y al mismo tiempo han sido testigos de esta matanza con autorización institucional.

Por todo ello, a corto plazo, vamos a iniciar una campaña de firmas y de difusión de denuncia pública del “arboricidio” que aquí se ha cometido, trabajaremos también iniciativas ante la institución municipal y otras movilizaciones e iniciativas de las que ya iremos informando puntualmente. Queremos que quede claro que Lutxana ni olvida ni perdona.

Lutxanako auzoak, bere auzo, kultur, kirol zein elkarte sozialek eta mugimendu ekologistek sentitzen dugu Serralta zumardiko zuhaitzak hil eta zatitzearekin batera, gure historiaren veste testigu material bat kendu digutela; 2007an, estatuko lehenengo lorategi-hiria eratzen zuten txaletak eraitsi zituztenean bezala, nahiz eta garai horretan babesa lortzea aztertu zen.

Ez dugu ezetz esango. Amorratuta, minduta eta suminduta sentitzen gara, batez ere, azkenengo emailetan antzeman ditugun gezur harroputzengatik. Gure agintariak aurrez aurre izan ordez, Ertzaintza eta Udaltzaingoa bidali dute, gu gaizkiletzat tratatuz eta kide bat atzemanez, diru publikoaz zuhaitzen hilketa babesteko.

Hala ere, etsipenerantz bideratu ordez, sentimendu hauek gure auzoak merezi duen errespetu eta duintasuna indar handiagoz defendatzera garamatza, aldarrikatzera zer motatako auzoa eraiki nahi dugun eskubidea dugula, defendatzera hurrengo belaunaldien etorkizuna eta galdegitera herria kudeatzeko ardura daukatenek, Amaia del Campo Gobernu Taldeko burua izanik, eraikitzaileen, putre-funtsen eta behar denaren aurrean gure interesak babesteko betebeharra dutela.

Hirigintza arduraduna den Pizarro jaunaren esanetan, ez da alegaziorik aurkeztu. Ez da egin, izan ere, Gobernu lokalak urteetan zehar, modu interesatuan, sinestarazi digu Serralta zumardiko zuhaitzak mantenduko zirela. Horretan sinetsi genuen eta erratu gara.

Ez da berriz gertatuko. Gobernu Taldea eratzen duten pertsonenganako konfiantza guztiz galdu da. Baliteke, galera hau eurentzako kezkagarria ez izatea boterean seguru sentitzen direlako, baina arduratuko gara Lutxanan eta Barakaldon jakiteaz Lutxanak ez duela ahazten ez barkatzen.

Gure auzoan aldarrikapen sozialak ahalbideratu du behar sozialen eskaerak, besteak beste, anbulategia, gizarte etxea edo tunela aldatzea posible egitea. Horregatik ez dira honaino etorri, gu izan gara mugitu behar izan garenak.

Auzo honetaz bakarrik gogoratu dira adreiluaren politika inposatzeko, 90. hamarkadatik betikotua izan dena, klima aldaketen efektuek markatutako garai berrietan frogatu dena.

Eraikitzeke den parkeaz hitz egiten digute, zeinetan zalatzetaz gain beste arazo batzuk dauden: promotorearen gutunean 500 baino gehiago aipatzen direlarik, Pizarro jaunak ziurtatu digu 2300 espezie autoktono eta exotiko egongo direla. % 80ko desberdintasun horrek zer pentsa eman diezaguke, ez ote den afera loreontzi batzuetan geratuko.

Edozein modutan, Lutxanari etorkizunerako ibargia, aire nahasiagoa eta adreilu harresi bat egokitu zaio eta hemengo batzuek ez dugu gerizpea ezagutzeko aukerarik izango, izan ere, hamarkada ugari igaro beharko dira aldaketa hori eman dadin baldintzek ahalbidetuko balute.

Halaber, natura zaintzea bizi lege duten guraso askok ezin dizkiete haien haurrei azalpenik eman, haur hauei zuhaitzetaz hitz egin diete, zeinak izaki bizidunak diren eta dauzkaten biodibertsitatea eta onurak azaldu zaizkie; artean, baimen instituzionala duen hilketa honen testugu izan direlarik.

Hau guztia aintzat hartuta, epe laburrean, sinadura bilketa bat eta zuhaitzen hilketaren salaketa publikoaren difusioa abiatuko ditugu, gainera, aurrerago jakinaraziko dizkizuegun beste ekintza batzuk ere burutuko ditugu. Lutxanak, hortaz ez du ahazten ez barkatzen.

Deja tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín