Reportajes

/, Bilbao/Gora maiatzak 1!

Gora maiatzak 1!

"Ahora, más que nunca, es el momento de seguir respondiendo, de dejarles claro a la patronal y a quienes les ríen las gracias, que no nos vamos a conformar con su migajas y de que por encima de sus guerras, de sus beneficios, y de sus miserables intereses, estamos nosotras, las trabajadoras y trabajadores".

2022-05-01T16:05:53+00:001 mayo 2022|1 Mayo, Bilbao|Sin comentarios

Ahora que las noticias están en otra parte, y lejos quedan ya los ecos de la insuficiente reforma laboral, han decidido que la COVID pase a ser una simple gripe y que los derechos de todas las personas trabajadoras queden relegados a un segundo plano. Durante estos dos últimos años, por unos momentos, llegamos a soñar que otro mundo era posible, creímos que podíamos salir mejores de una crisis sanitaria y social que hizo tambalear el sistema y casi acariciamos con la punta de los dedos aquello de poner las vidas en el centro. Por unos instantes, hasta pareció indiscutible que había quiénes éramos esenciales. Pero la alegría dura poco en la casa del pobre y este sistema criminal no ha tardado en marcar posiciones; su lógica es la de la muerte, la de la guerra y los intereses económicos y nosotras somos quienes pagamos las consecuencias.

Llevamos décadas denunciando la cada vez más alta precarización laboral y social de la clase trabajadora. Una precariedad que se refleja en los modelos de relaciones laborales, que tiene muchas aristas, pero sobre todo tiene rostro de mujer, porque somos nosotras las que peor paradas salimos siempre y porque la feminización de la pobreza es una realidad. Nos hablan de techos de cristal, pero de lo que realmente estamos hartas es de los suelos pegajosos, de este sistema patriarcal y heteronormativo, que nos mata y nos condena a vidas miserables.

Cuando han quedado más que en evidencia las grietas del sistema, la importancia de los servicios públicos: sanidad, educación, servicios sociales o trabajos de cuidados, los diferentes gobiernos, aquí y en Madrid, apuestan por poner a la ciudadanía y el dinero público en manos privadas. No podemos olvidar hoy, aquí, la reciente apuesta de la mayoría del Parlamento Vasco por un modelo educativo donde se prima la educación concertada que tanta segregación y desigualdad ha generado.

Comenzábamos 2022 con cantos de sirena que nos anunciaban tiempos mejores, pero la guerra de Ucrania nos vuelve a poner en un escenario donde la especulación sobre las materias primas y el alza de los precios al consumo, vuelven a ser la tónica general. Especulación que, una vez más, está suponiendo mayor acumulación para los que más tienen. Y quienes nos gobiernan tienen la responsabilidad de equilibrar la balanza, de una vez por todas, y poner freno al empobrecimiento de las mayorías sociales. Porque mientras hay quienes miran para otro lado, el fascismo, con sus falacias y su oportunismo, sigue ganando posiciones. Lo ocurrido con la reforma laboral nos muestra claramente los límites en los que está dispuesto a moverse el gobierno, de la mano de la patronal y del sindicalismo que sustenta el régimen desde el 78. Y desde aquí les decimos que a nosotras nos van a tener en frente.

La guerra en Ucrania ha abierto los ojos a la gran mayoría de la población sobre el sufrimiento que generan las guerras. Ha puesto en los titulares la crisis humanitaria y la ola de personas refugiadas, desde aquí les queremos decir ONGI ETORRI. Esperemos que se les dé el mismo trato a todas las personas refugiadas de las guerras olvidadas.

Algunas personas acaban de descubrir que el planeta es finito, y nos vienen a dar lecciones sobre ecologismo y transición energética. A nosotras no nos vale cualquier transición, no nos valen la de las Iberdrolas pintadas de verde, la de los recortes salariales y de derechos laborales para financiar el cambio productivo. Necesitamos una transición productiva donde las necesidades y el bienestar de las personas sean el centro. Una transición donde seamos nosotras quienes tengamos el control democrático de la economía, sin que esté plegada a los intereses del capital y se aleje de ese capitalismo que nos quieren vender a toda costa.

74.646 esos son los accidentes laborales que hubo en Euskal Herria en 2021 y 15 las personas muertas. ¿Hasta cuándo vamos a tener que soportar esto? ¿Hasta cuándo vamos a tener que ir a trabajar sin saber si volveremos a casa? Las trabajadoras y trabajadores tenemos derecho a la salud en el trabajo, pero sobre todo, a no jugarnos la vida cada vez que vamos a trabajar.

Nos prometieron derogar las anteriores reformas laborales, después nos dijeron que se eliminarían los aspectos más lesivos de la reforma de Rajoy, pero la realidad es, que una vez más, hemos perdido una oportunidad histórica de recuperar derechos sí, pero también de generar derechos nuevos. Derechos que llevamos años reivindicando, como la incorporación de las Trabajadoras de Hogar al régimen general.

Ahora, más que nunca, es el momento de seguir respondiendo, de dejarles claro a la patronal y a quienes les ríen las gracias, que no nos vamos a conformar con su migajas y de que por encima de sus guerras, de sus beneficios, y de sus miserables intereses, estamos nosotras, las trabajadoras y trabajadores.

Gora langileon borroka!

Gora borroka feminista!

Lan-erreforma eskasaren oihartzunak urrun eta albisteak beste nonbaiten dauden honetan, erabaki dute COVIDa gripe hutsa dela eta langile guztien eskubideak bigarren maila batean geratzen direla. Azken bi urte hauetan, une batez, beste mundu bat posible zela amestu genuen, sistema kolokan jarri zuen osasun- eta gizarte-krisi batetik hobeto atera gintezkeela uste genuen, eta ia atzamar puntekin laztandu genuen bizitzak erdigunean jartzearen kontu hura. Denbora batez, eztabaidaezina ere iruditu zitzaigun benetan funtsezkoak ginela. Baina poztasunak gutxi iraun du, eta sistema kriminal horrek berehala markatu ditu jarrerak; bere logika heriotzarena, gerrarena eta interes ekonomikoena da, eta gu gara ondorioak ordaintzen ditugunak.

Hamarkadak daramatzagu langileen prekarizazio laboral eta sozial gero eta handiagoa salatzen. Lan-harremanen ereduetan islatzen da prekarietatea, eta ertz asko ditu, baina batez ere emakume aurpegia du, gu baikara kaltetuenak, eta pobreziaren feminizazioa errealitate bat delako. Kristalezko sabaiez hitz egiten digute, baina benetan nazkatuta gaudenaz zoru itsaskorrez da, sistema patriarkal eta heteronormatibo honetaz, hil egiten gaituena eta bizitza miserableetara kondenatzen gaituena.

Sistemaren arrakalak agerian geratu dira, zerbitzu publikoen garrantzia nabaria da: osasuna, hezkuntza, gizarte-zerbitzuak edo zainketa-lanak, hain zuzen ere. Gobernuek, hemen eta Madrilen, herritarrak eta diru publikoa esku pribatuetan jartzearen alde egiten dute. Ezin dugu ahaztu gaur, hemen, Eusko Legebiltzarraren gehiengoak egin berri duen apustua, hainbeste bereizketa eta desberdintasun eragin dituen hezkuntza pribatua lehenesten duen hezkuntza-eredu baten alde.

Garai hobeak iragartzen zizkigutela hasi genuen  2022a, baina Ukrainako gerrak, lehengaien inguruko espekulazioak eta kontsumorako prezioen gorakadak joera orokorra izaten jarraitzen duten eszenatoki batean jarri gintuen berriro ere. Espekulazio hori, berriz ere, metaketa handiagoa da gehien daukatenentzat. Eta gobernatzen gaituztenek balantza orekatzeko erantzukizuna dute, behingoz, eta gehiengo sozialen pobretzea geldiaraztekoa. Izan ere, beste alde batera begiratzen dutenak dauden bitartean, faxismoak, bere gezur eta oportunismoarekin, posizioak irabazten jarraitzen du. Lan-erreformarekin gertatutakoak argi eta garbi erakusten digu gobernua zein mugatan mugitzeko prest dagoen, patronalaren eta 78tik erregimenaren oinarri den sindikalismoaren eskutik. Eta hemendik esaten diegu gu aurrean izango gaituztela.

Ukrainako gerrak begiak ireki dizkie herritar gehienei gerrek sortzen duten sufrimenduari buruz. Krisi humanitarioa eta errefuxiatuen olatua titularretan jarri ditu, hemendik ONGI ETORRI esan nahi diegu. Espero dezagun tratu bera ematea ahaztutako gerretako errefuxiatu guztiei.

Pertsona batzuek planeta mugatua dela jakin berri dute, eta ekologismoari eta trantsizio energetikoari buruzko irakaspenak ematera datozkigu orain. Guri ez digu balio edozein trantsiziok, ez digute balio berdez margotutako Iberdrolenak, soldata-murrizketenak eta produkzio-aldaketa finantzatzeko lan-eskubideenak. Trantsizio produktibo bat behar dugu, non pertsonen beharrak eta ongizatea erdigune izango diren. Trantsizio horretan, guk izango dugu ekonomiaren kontrol demokratikoa, kapitalaren interesetara makurtu gabe eta kosta ahala kosta saldu nahi diguten kapitalismo horretatik aldenduz.

74.646 lan-istripu izan ziren Euskal Herrian 2021ean, eta 15 pertsona hil ziren. Noiz arte jasan beharko dugu hau? Noiz arte joan beharko dugu lanera etxera itzuliko garen jakin gabe? Langileok eskubidea dugu lanean osasuna izateko, baina, batez ere, lanera joaten garen bakoitzean bizitza ez jolasteko.

Aurreko lan-erreformak bertan behera utziko zituztela agindu ziguten, gero Rajoyren erreformaren alderdirik kaltegarrienak ezabatuko zirela esan ziguten, baina errealitatea da, beste behin ere, eskubideak berreskuratzeko aukera historikoa galdu egin dugula, bai, baina baita eskubide berriak sortzeko aukera ere. Urteak daramatzagu eskubide horiek aldarrikatzen, hala nola etxeko langileak erregimen orokorrean sartzea.

Orain, inoiz baino gehiago, erantzuten jarraitzeko unea da, patronalari eta eskerrak ematen dizkietenei argi uzteko unea, ez garela haien apurrekin konformatuko, eta beren gerren, etekinen eta interes ziztrinen gainetik, gu, langileok, gaudela.

Deja tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín