Reportajes

/, Euskal Herria, Feminismo/Feministas vascas se solidarizan con las mujeres afganas ante la invasión talibán

Feministas vascas se solidarizan con las mujeres afganas ante la invasión talibán

Euskal Elkartasun Feminista ha movilizado a cientos de personas en Bilbao, Donostia e Iruña para denunciar la invasión talibán en Afganistán y la vulneración de Derechos Humanos de la población, especialmente de niñas y mujeres.

2021-08-22T13:08:28+00:0020 agosto 2021|Afganistán, Euskal Herria, Feminismo|Sin comentarios

Por Euskal Elkartasun Feminista

Entre las peticiones de la asociación feminista está el asilo y refugio, tramitación urgente de reagrupación de las familias afganas, corredores seguros para mujeres y niñas, así como una llamada al Gobierno para que presione la reacción de la comunidad internacional ante el asedio talibán. Asimismo, en el manifiesto leído al final de la concentración, han hecho referencia a numerosas prohibiciones que las mujeres afganas deben respetar para no ser azotadas, mutiladas, lapidadas o incluso ejecutadas en público. Algunas de las medidas a las que las afganas se ven sometidas son azotes en público en el caso de no tapar sus tobillos o palizas y abusos hacia las mujeres que no cumplan con las normas de vestimenta impuesta por los talibanes, el burka. Además de una completa restricción a la educación, es decir, las afganas tienen prohibido estudiar en escuelas, universidades o cualquier otro tipo de institución en el que se ejerza la actividad educativa.

Una emergencia feminista

Afganistán se encuentra bajo el control talibán que aboga por un retroceso en los derechos humanos, especialmente en las niñas y mujeres afganas. Sin embargo, por el momento la Unión Europea no está tomando medidas activas para detener el asedio de los extremistas religiosos y devolver el control del país a la población afgana. Así pues, debido a la pasividad de la comunidad internacional, las feministas de Euskal Herria se han organizado ante lo que consideran una “emergencia feminista”. Además, feministas de otras comunidades han realizado manifestaciones con la finalidad de defender las vidas de niñas y mujeres afganas. Una de estas concentraciones tuvo lugar en Barcelona, donde una mujer afgana quemaba el burka que fue obligada a usar antes de huir del horror del control talibán.

Como ya todas sabéis, los talibanes entraron hace una semana a Kabul, y se han hecho con el control de prácticamente toda Afganistán. Teniendo en cuenta los precedentes que existen de la última dictadura talibán en los años 90, esta situación supondrá una inmensurable pérdida de derechos para todas las mujeres afganas. Muchas de ellas lo describen como “la muerte en vida”.

Queremos dar voz a estas valientes mujeres afganas, que a pesar de todo, superando cualquier temor y sin miedo a represalias, han denunciado la situación:

“Somos un grupo de mujeres que escribimos desde Herat, una ciudad que para nosotras será nuestra cárcel. Los talibanes controlan toda nuestra provincia, han cerrado la frontera con Irán y no podemos escapar ni por tierra ni por aire.

En las zonas ya definitivamente controladas por los talibán han cerrado 176 escuelas. Se ha prohibido el acceso de las niñas a la educación, y muchas de ellas son casadas por fuerza a partir de los 12 años. Se reparten mujeres como botín de guerra, las violan y las azotan en público por sorprenderlas sin burka. Mientras, los niños son reclutados como soldados.

Por eso, antes de que se apaguen nuestras voces y desaparezcan nuestros rostros, queremos enviaros estos mensajes, ocultando nuestros verdaderos nombres, para intentar no desaparecer definitivamente en el olvido.

Creemos que la comunidad internacional, los países que respetan los derechos de las mujeres, deberían pensar un poco en los talibán y no permitir que tomen el poder de Afganistán y conviertan a 16 millones de mujeres y niñas en sus esclavas. La comunidad internacional, no debería dejarnos completamente abandonadas.

El mundo debería saber que las mujeres afganas jamás hemos sido las responsables de ninguna guerra, sino siempre sus víctimas, y las víctimas de todos los conflictos y todas las formas de violencia ejercidas por los hombres.

Nosotras somos: Sara, Amina, Roya, Marjan, Elham, Tamana, Begum, Sahar, Hava, Angela, Khatera y Fatima.

Herat, Afganistán, agosto de 2021.”

Queremos compartir con vosotras también, el comunicado de Asociación Revolucionaria de Mujeres de Afganistán, en el que narran algunas de las prohibiciones a las que tendrán que hacer frente a partir de ahora, bajo el mando de los talibanes:

– Completa prohibición del trabajo femenino fuera de sus hogares.

– Completa prohibición de cualquier tipo de actividad de las mujeres fuera de casa a no ser que sea acompañadas de su mahram (pariente cercano masculino).

– Prohibición a las mujeres de estudiar en escuelas, universidades o cualquier otra institución educativa.

– Requerimiento para las mujeres para llevar un largo velo (burka), que las cubre de la cabeza a los pies.

– Azotes, palizas y abusos verbales contra las mujeres que no vistan acorde con las reglas talibán o contra las mujeres que no vayan acompañadas de su mahram.

– Lapidación pública contra las mujeres acusadas de mantener relaciones sexuales fuera del matrimonio.

– Prohibición a las mujeres de reír en voz alta (ningún extraño debe oír la voz de una mujer).

– Prohibición a las mujeres de tener presencia en la radio, la televisión o reuniones públicas de cualquier tipo.

– Prohibición a las mujeres de practicar deportes o entrar en club deportivos.

– Prohibición a las mujeres de asomarse a los balcones de sus pisos o casas.

– Opacidad obligatoria de todas las ventanas, para que las mujeres no puedan ser vistas desde fuera de sus hogares.

– Prohibición del acceso de las mujeres a los baños públicos.

– Prohibición de fotografiar o filmar a mujeres.

– Prohibición de imágenes de mujeres en revistas, libros o carteles.

Como veis, básicamente, las mujeres tienen que dejar de existir.

¿Y qué está haciendo el mundo mientras tanto? ¿Qué están haciendo los Estados Occidentales? ¿Dónde están ahora los Estados defensores de los Derechos Humanos? No están haciendo nada. Están escondidos, callados. Observando en silencio cómo se produce una de las mayores guerras contra las mujeres.

Apelamos al Gobierno de España y en concreto, a Pedro Sánchez, Presidente de España; a José Manuel Albares, Ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación; a José Luis Escrivá, Ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones; y a Irene Montero, Ministra de Igualdad.

A todos ustedes les exigimos:

1. Que condenen el régimen talibán y se posicionen clara y expresamente en defensa de los derechos de las mujeres.

2. Que establezcan un sistema de asilo y refugio para las mujeres y niñas afganas, incluyendo la creación de corredores seguros, con el fin de garantizar su derecho a una vida digna.

3. Que tramiten urgentemente medidas para la reagrupación de las familias afganas.

4. Que presionen a la Unión Europea y a la Comunidad Internacional en la medida de lo posible, para la consecución de los anteriores objetivos en conjunto.

Ni más ni menos, os exigimos que, puesto que sois Gobierno, gobernéis.

¡QUE VIVA LA LUCHA DE LAS MUJERES!

¡QUE VIVAN LAS MUJERES AFGANAS!

Deja tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín