Reportajes

/, Derechos Humanos, Inmigración, Plentzia, Refugiados, RegularizacióN Ya Bizkaia/Una marea amarilla exige a la UE una política de acogida digna ante la crisis de refugiados de Afganistán

Una marea amarilla exige a la UE una política de acogida digna ante la crisis de refugiados de Afganistán

Un año más la Plataforma Ongi Etorri Errefuxiatuak (OEE) de Plentzia, Gorliz y Lemoiz han realizado una “Marea Horia” para denunciar la dura realidad de millones de personas en su tránsito migratorio a Europa y exigir a los gobiernos políticas migratorias y de acogida que respeten los Derechos Humanos.

Por Plataforma Ongi Etorri Errefuxiatuak (OEE) de Plentzia, Gorliz y Lemoiz.

Saliendo a las 12:00 horas desde la rampa de bajada a la playa de Hondartzape, en cadeneta con pañuelos de OEE y con mascarilla, la marcha continuó hasta el final de la playa de Plentzia para subir por el paseo hasta la rampa de Arkote, donde las dos pancartas de los muelles se han dirigido a la barandilla del paseo de madera de la carretera, frente a Astillero.

Allí, la cadeneta ha recorrido el puerto, bordeándolo y acompañada de trikitixas, para seguir por el paseo de la ría hasta la plaza del Astillero, donde se realizó el acto de homenaje manteniendo las medidas de distanciamiento sanitario.

Al finalizar la marcha se realizó un acto de homenaje a las personas desaparecidas con aurresku y violín, y lanzamiento de flores a la ría.

Todo este acto tuvo un doble objetivo. Por una parte, poner de manifiesto la dura realidad a la que se enfrentan millones de personas en todo el mundo que, por diferentes razones, se ven obligadas a dejar sus países de origen e iniciar un tortuoso camino lleno de riesgos y de dificultades tratando de llegar a Europa. Por otra, para exigir a nuestros gobiernos e instituciones que adopten políticas migratorias y de acogida que respeten los derechos humanos recogidos en los distintos tratados internacionales.

Las migraciones forzadas son procesos dolorosos, que emprenden quienes buscan una vida digna y oportunidades que les son negadas en sus países de origen, inmersos muchas veces en fuertes crisis económicas, sociales y ambientales; agravadas, además, por la pandemia de la COVID19. Unas crisis cuyas responsabilidades no recaen solo, ni principalmente, en sus ciudadanías y responsables, sino en las políticas de saqueo y de expolio a la que han sido sometidos históricamente, y lo siguen siendo todavía, por parte de las grandes empresas transnacionales y los gobiernos de los países ricos; eso sí, con el beneplácito y la connivencia de nuestros propios gobiernos. Y también de un modelo de desarrollo claramente insostenible que está generando crecientes desigualdades sociales y crisis ambientales cada vez más intensas que están obligando ya al desplazamiento forzoso de poblaciones enteras y que, previsiblemente se va a agudizar en un futuro próximo.

Sin embargo, la respuesta de los países europeos es el levantamiento y el reforzamiento de fronteras y espacios sin derechos; que obliga a las personas a poner su vida en riesgo abocándolas a la desaparición y a la muerte, más de 40 mil personas en la última década; a quedar a expensas de las redes de tráfico y la trata de personas; al sufrimiento de todo tipo de violencias, especialmente de los colectivos más vulnerables; o a quedarse varadas en condiciones de vida extremas en los campos de refugiados.

En lugar de contribuir a generar las condiciones económicas y sociales para no verse obligadas a salir de sus propios países, siguen con las mismas políticas que los están empobreciendo aún más; en lugar de establecer políticas migratorias basadas en el estricto respeto a los derechos humanos, están fomentando el surgimiento de mafias que se están enriqueciendo a costa del sufrimiento ajeno; en lugar de abordar una política migratoria ordenada y legal, están abandonando a su suerte miles de personas. Esa no es una política propia de una Europa que se dice solidaria y respetuosa con los derechos humanos.

Urge el cese de devoluciones ilegales de personas que llegan a Canarias, Ceuta y Melilla, así como el cierre definitivo de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIES). Urge poner en marcha medidas de regularización extraordinaria que permita a las personas migrantes y solicitantes de asilo denegadas acceder a un estatus legal regular. Urge promover un sistema de acogida flexible y sostenible que atienda a las diversidades de las personas y sus necesidades específicas

Reivindicamos que las personas refugiadas puedan permanecer en el Estado Español y Euskal Herria en condiciones de dignidad, y acceder a los derechos, servicios y recursos públicos, con independencia de su origen y la vía de entrada. Queremos una Euskal Herria acogedora, respetuosa con la diferencia, construida con personas de orígenes diversos que hoy conforman nuestras sociedades, en igualdad de derechos y heterogeneidad de culturas. Fuimos exilio, seamos refugio.

Por último, exigimos a la Unión Europea que asuma sus responsabilidades en la crisis actual de Afganistán y adopte una nueva política de acogida de personas refugiadas demandantes de asilo, respetuosa con los derechos humanos.

MAREA HORIA 2021

Ekitaldiak bi helburu ditu. Alde batetik, mundu osoan milioika pertsonak bizi duten errealitate gogorra agerian jartzea; izan ere, hainbat arrazoi direla medio, beren jatorrizko herrialdeak utzi behar izaten dituzte, eta arriskuz eta zailtasunez beteriko bide bihurri bati ekin behar izaten diote, Europara iritsi nahian. Bestetik, gure gobernuei eta erakundeei esateko nazioarteko itunetan jasotako giza eskubideak errespetatuko dituen migrazio- eta harrera-politikak har ditzatela.

Behartutako migrazioak prozesu mingarriak dira, izan ere beren jatorrizko herrialdeetan bizitza duina eta etorkizuna ukatuak izateak abiarazten dituzte, askotan ekonomia-, gizarte- eta ingurumen-krisi handietan murgilduta; eta azken aldian COVID19ren pandemiak larriagotuta. Krisi horien erantzukizunak ez dira soilik, ez eta nagusiki ere, herritarren eta erantzuleen ardura, baizik eta historikoki jaso dituzten, eta oraindik jasotzen ari diren, espoliatze-politikena, nazioz gaindiko empresa handien eta herrialde aberatsetako gobernuen aldetik; hori bai, beraien gobernuen onespenarekin eta adostasunarekin. Eta argi eta garbi jasanezina den garapen-eredu bat ere bai, gero eta desberdintasun social eta ingurumen-krisi handiagoak sortzen ari dena, populazio osoen nahitaezko desplazamendura behartzen ari dena eta etorkizun hurbilean areagotu egingo dena.

Hala ere, Europako herrialdeen erantzuna eskubiderik gabeko mugak eta espazioak altxatzea eta indartzea da; izan ere, azken hamarkadan, 40 mila pertsona baino gehiago hil dira Europara heltzeko bidean; trafiko-sareen menpe, mota guztietako indarkeriak pairatu behar dituzte, batez ere, kolektibo ahulenak; edo, bestela, errefuxiatu kanpamenduetan muturreko bizi baldintzetan geratu behar dute.

Beren herrialdeetatik irtetera behartuta ez egoteko baldintza ekonomiko eta sozialak sortzen lagundu beharrean, are gehiago pobretzen ari diren politika berberekin jarraitzen dute; giza eskubideen errespetu hertsian oinarritutako migrazio-politikak ezarri beharrean, besteen sufrimenduaren kontura aberasten ari diren mafien sorrera sustatzen ari dira; migrazio-politika ordenatu eta legalari ekin beharrean, milaka persona beren zorira uzten ari dira. Horiek ez dira giza eskubideak errespetatzen dituen Europa solidario baten politikak.

Premiazkoa da Kanarietara, Ceutara eta Melillara iristen diren pertsonen legez kanpoko itzulketak bertan behera uztea, baita Atzerritarren Barneratze Zentroak (CIES) behin betiko ixtea ere. Premiazkoa da ezohiko erregularizazio-neurriak abian jartzea, ukatutako migratzaileek eta asilo-eskatzaileek legezko estatus erregularra eskuratu ahal izan dezaten. Premiazkoa da harrera-sistema malgu eta iraunkor bat sustatzea, pertsonen aniztasunei eta haien beharrizan espezifikoei erantzuteko.

Aldarrikatzen dugu errefuxiatuak Espainiako Estatuan eta Euskal Herrian duintasun-baldintzetan egon ahal izatea, eta eskubide, zerbitzu eta baliabide publikoak eskuratu ahal izatea, jatorria eta sartzeko bidea edozein izanda ere. Euskal Herri abegikorra nahi dugu, desberdintasuna errespetatzen duena, gaur egun gure gizarteak osatzen dituzten jatorri desberdineko pertsonekin eraikia, eskubide-berdintasunean eta kulturen heterogeneotasunean errotua. Erbesteratuak izan ginen, babeslekua izan gaitezen.

Azkenik, Europar Batasunari eskatzen diogu bere gain har ditzala Afganistango egungo krisiaren erantzukizunak, eta har dezala asiloa eskatzen duten errefuxiatuak hartzeko politika berri bat, giza eskubideak errespetatzen dituena.

Deja tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín