Reportajes

/, Coronavirus/Unidad, redes de apoyo y solidaridad de la clase trabajadora para no volver a la “normalidad” del capital

Unidad, redes de apoyo y solidaridad de la clase trabajadora para no volver a la “normalidad” del capital

“Organicemos la autodefensa: Sola no puedes, con tu gente, sí!”

2020-03-27T15:34:21+00:0027 marzo 2020|Bilbao, Coronavirus|Comentarios desactivados en Unidad, redes de apoyo y solidaridad de la clase trabajadora para no volver a la “normalidad” del capital

Nota de prensa: Desde Bilboko Langile Autodefentsa Sarea hemos adecuado nuestra actividad por responsabilidad ante la crisis sanitaria global provocada por el COVID-19. Aun así, no creemos que esta situación se limite a una emergencia sanitaria, y no podemos hacer nuestra la ilusión de que se solucione la situación de cualquier manera y después volvamos a la absoluta “normalidad”. Por el contrario, en nuestra responsabilidad también recae ser conscientes de la ofensiva general de la burguesía contra la clase trabajadora que es consecuencia directa de la lógica del capital, y que se agrava en momentos de crisis como este. Para empezar, repasemos las principales medidas adoptadas por la burguesía ante la situación de emergencia, en detrimento de la clase trabajadora:

Estado de alarma: Más allá del confinamiento, estamos viviendo un auténtico estado de excepción. Sufrimos la presencia policial y militar en las calles, se están normalizando agresiones contra las trabajadoras: multas, detenciones, cacheos… Además, se están agudizando también las enemistades dentro de nuestra clase, como vemos con las actitudes inadmisibles de chivateo a causa de la paranoia generalizada. Por otro lado, el estado de excepción está dificultando aun más la organización política del proletariado, porque ha quedado totalmente suspendido el derecho a reunirnos. Eso es especialmente beneficioso para la burguesía, para evitar que aumente la conflictividad social en estos momentos de crisis.

Continuar con la producción: Como siempre anteponiendo su rentabilidad económica a nuestra salud, los empresarios están haciendo todo lo posible por mantener la producción, obligándonos a acudir a centros de trabajo que aumentan enormemente el peligro de contagio. En los casos en los que se han cerrado empresas, ha sido porque no han tenido más remedio, en ningún caso por la buena voluntad de los empresarios: o las han cerrado por decreto (comercios que no sean de primera necesidad), o la autoorganización de las trabajadoras ha logrado parar la producción, o como la cadena de producción se ha detenido en algún punto, se han quedado sin suministros o sin clientes. Esto demuestra que, aun en situación de emergencia, la disciplina del trabajo asalariado es la última en romperse. Además, en los casos en los que se ha detenido la producción, los perjuicios los está pagando la clase trabajadora: ERTEs, vacaciones forzosas, reducción de jornada (y de salario) sin ningún tipo de regulación, despidos…

Intervencionismo del estado: Con el objetivo de posponer la previsible crisis económica, el estado ha ampliado su intervención en la economía. En lo que respecta directamente a las empresas, ha aprobado partidas presupuestarias para garantizar su liquidez, y ha dejado la puerta abierta para modificar las relaciones laborales.

Por otro lado, ha intervenido ciertos recursos de la sanidad privada, y ha impulsado el llamado “plan de choque social” para los sectores más desfavorecidos. Aunque a primera vista estas dos últimas medidas nos puedan parecer beneficiosas, tengamos claro que la sanidad pública y privada son dos modelos de gestión de la burguesía; y que las prestaciones sociales dirigidas a las y los trabajadores, aunque necesarias, son medidas imprescindibles para reproducir la fuerza de trabajo y que no estalle la crisis, además de que deberá pagarlas la propia clase trabajadora. La burguesía solo tiene en cuenta nuestra salud y bienestar en la medida en que le producimos ganancias.

Como se puede entrever en las medidas adoptadas, las consecuencias de esta situación las pagará la clase trabajadora (y especialmente los sectores más proletarizados): personas sin hogar obligadas a permanecer en su hogar; mujeres obligadas a estar recluídas con sus maridos autoritarios; inmigrantes a los que por “casualidad” siempre paran en los cacheos selectivos; familias que deberán pagar el mismo alquiler pese a que se les haya reducido el sueldo…

Teniendo en cuenta todo esto, no podemos quedarnos de brazos cruzados. Debemos impulsar la autoorganización de la clase trabajadora. Debemos impulsar las redes de apoyo mutuo, siempre partiendo de la autonomía de clase respecto al reformismo que se limita a pedir tal o cual medida del estado y a actuar de manera caritativa. Bajo la ilusión de volver a la “normalidad”, no seamos la muleta del sistema que ha engendrado esto, y que tratará de utilizar cualquier elemento para modernizarse y amoldarse a nuevas situaciones. Por el contrario, empecemos a generar mecanismos permanentes y efectivos para satisfacer nuestras necesidades, saquemos a la luz la verdad de lo que está sucediendo, y pongamos encima de la mesa la necesidad de superar el sistema capitalista. En ese camino, pondremos todos los medios a nuestro alcance a disposición de los sectores más golpeados de la clase trabajadora, para hecer frente de manera colectiva a las agresiones en nuestros puestos de trabajo: uno de los ámbitos, junto con el de la vivienda, donde la clase trabajadora sufrimos ataques constantes. Este trabajo lo haremos a través de:

– Responder a los conflictos laborales con las trabajadoras implicadas de igual a igual, poniendo en marcha los mecanismos para luchar contras estos ataques, y así demostrar que también podemos ganar, que debemos ir conquistando lo que nos pertenece, siendo conscientes de que éste es un proceso largo pero necesario.

– Desarrollar una red real donde se refleja que la solidaridad de clase y la unidad son las mejores herramientas que tenemos para afrontar los ataques que sufrimos cada día. Demostremos a través de la lucha que la única salida nuestros problemas es la fuerza colectiva.

– Sabemos que la puesta en marcha de la autoorganización de clase es la que nos salva. Por eso, socialicemos que estos ataques a nuestras condiciones de vida son estructurales del capitalismo y no motivados por la mala praxis empresarial o por excepcionalidades.

 

EUSKERA

Prentsa oharra: Bilboko Langile Autodefentsa Sarean gure jarduna moldatu dugu COVID-19aren birusaren eraginez sortu den osasun krisi globalarekiko arduraz. Hala ere, ez dugu uste egoera hau osasun larrialdi batera mugatzen denik, eta ezin dugu barneratu egoera ahal bezala konpondu eta ondoren normaltasun osora bueltatzeko ilusioa. Kontrara, gure arduraren parte da kapitalaren logikaren ondorio den eta hau bezalako krisi egoeretan sakontzen den langileon aurkako ofentsiba burges orokorraz kontziente izatea. Hasteko, azter ditzagun larrialdiaren aurrean burgesiak hartu dituen neurri nagusiak, langileriaren kaltetan:

Alarma estatua: Konfinamendutik harago, salbuespen estatu bat ari gara bizitzen. Presentzia polizial eta militarra bizi dugu kaleetan, eta langileon aurkako jazarpenak normalizatzen ari dira: isunak, atxiloketak, katxeoak… Gainera, langileon arteko etsaitasunak handitzen ari dira, paranoia orokortuaren ondoriozko gure arteko salatari jarrera onartezinekin ikusi bezala. Bestalde, salbuespen estatua langileon antolaketa politikoa are eta gehiago zailtzen ari da, guztiz ezeztatuta gelditu delako gure artean biltzeko eskubidea. Hori bereziki komenigarria da burgesiarentzat, krisi egoera honetan gatazka soziala handitzea ekiditeko.

Produkzioarekin jarraitzea: Beti bezala etekin ekonomikoa langileon osasunaren gainetik jarriz, enpresariak ahal duten guztia ari dira egiten produkzioari eusteko, langileok behartuz kutsatzeko arriskuak izugarri handitzen dituzten lanetara. Enpresak itxi diren kasuetan, beste erremediorik izan ez dutelako izan da, eta inolaz ere enpresarien borondate onagatik: edo dekretuz itxi dituzte (premia berezikoak ez diren saltokiak, kasu), edo langileen autoantolakuntzak produkzioa etetea lortu du, edo produkzio katea punturen batean eten denez hornidurarik gabe edo eroslerik gabe gelditu dira. Horrek argi erakusten du soldatapeko lanaren diziplina dela, hondamendi egoeretan ere, hausten azkena. Horretaz gain, produkzioa eten den kasuetan langileriaren bizkar erortzen ari dira kalteak: ERTEak, derrigortutako oporrak, inolako erregulaziorik gabeko lanaldien (eta, beraz, soldaten) murrizketak, kaleratzeak…

Estatuaren interbentzionismoa: Aurreikus daitekeen krisi ekonomikoa atzeratzeko asmoz, estatuak handitu egin du ekonomian esku-hartzea. Zuzenean enpresei dagokienez, haien likidezia bermatzeko diru partidak onartu ditu eta ezohiko egoera honetan lan-harremanak moldatzeko atea irekita utzi du. Bestalde, osasun pribatuaren baliabide batzuk interbenitu ditu eta sektore babesgabeentzat “gizarte talka plana” deiturikoa sustatu du. Lehen begi kolpean azken neurri horiek gure onerako direla eman dezakeen arren, argi izan dezagun osasun publikoa eta pribatua burgesiaren bi kudeaketa eredu direla; eta langileontzako bideratu daitezkeen prestazio sozialak, beharrezkoak diren arren, lan-indarra erreproduzitzeko eta krisia ez lehertzeko hartutako neurriak direla, langile klaseak berak ordaindu beharko dituenak, bide batez. Burgesiak gure osasuna eta ongizatea irabaziak ematen dizkiogun neurrian baino ez ditu kontuan hartzen.

Hartutako neurrietan antzeman daitekeen bezala, langile klaseak (eta haren sektore proletarizatuenek, bereziki) jasango ditu egoera honen ondorioak: etxean egotera behartuta dauden etxerik gabeko pertsonak; senar autoritarioarekin giltzapetuta egon behar duten emakumeak; katxeo selektiboetan “ausaz” beti gelditzen dituzten etorkinak; etxeko soldata murriztu arren alokairua berdin-berdin ordaintzen jarraitu behar duten familiak…

Hau guztia kontuan hartuta, ezin dugu ezer egin gabe gelditu. Langileriaren autoantolakuntza indartu behar dugu orain ere. Gure arteko elkar-laguntza sareak sustatu behar ditugu, betiere estatuaren erabaki hau ala beste eskatzera eta behartsuekin karitatez jokatzera mugatzen den erreformismoarekiko klase autonomiaz jardunez. Egoera larri honetan, ez gaitezen “normaltasunera” itzultzeko ilusioz egoera hau bera eragin duen sistemaren euskarri izan, ahal bezainbeste elementu erabiliko baititu modernizaziorako eta egoera berrietara moldatzeko. Kontrara, gure beharrak asetzeko mekanismo egonkor eta efektiboak eratzen has gaitezen, gertatzen ari denaren egia azaleratu dezagun, eta sistema kapitalista bera iraultzeko beharra mahai gainean jarri dezagun. Bide horretan, ditugun bitarteko guztiak jarriko ditugu langile klaseko sektore kolpatuenen esku, lanpostuan jasaten ditugun erasoei era kolektiboan aurre egiteko. Era honetan egingo dugu lan:

– Lan gatazketan langileekin batera erantzun, erasoen aurrean borrokatzeko mekanismoak martxan jarri, eta frogatu gatazkak irabazi ditzekegula. Dagokiguna berreskuratuz joan behar dugu, kontziente izanik prozesu luze bezain beharrezkoa dela.

– Sare erreal bat garatu, egunez egun jasaten ditugun erasoei aurre egiteko tresnak klase elkartasuna eta batasuna direla islatuko duena. Frogatu, borrokaren bitartez, gure arazoei irtenbidea emateko bide bakarra indar kolektiboa dela.

– Badakigu klase antolakuntzak salba gaitzakeela. Horregatik, sozializa dezagun gure bizi-baldintzen aurkako erasoak berezko zaizkiola kapitalismori, eta ez direla ezohiko egoerak edo enpresarien ekinbide txarrak sortutakoak.

 

Suscríbete a nuestro Boletín