Reportajes

//“Sin campo no hay vida”: Agricultores llevan 100 tractores a Bilbao para visibilizar su realidad

“Sin campo no hay vida”: Agricultores llevan 100 tractores a Bilbao para visibilizar su realidad

A los grupos políticos piden un poco de sentido común y respeto hacia la actividad agro-ganadera y forestal, y al trabajo diario de baserritarras.

2024-02-09T14:29:28+01:009 febrero 2024|Reportajes|Sin comentarios

Por Euskal Nekazarien Batasuna (ENBA)

Egun on, Karlos lbarrondo naiz, Bizkaiko ENBAko presidentea eta nere izenean eta deialdia egin dugun guztion izenean, eskerrak eman nahi dizkizuet, gaur hona etortzeagatik eta Bizkaiko lehen sektorearen batasuna eta indarra agertzeagatik.

Elorriokoa naz eta gure baserrian, Limusin arrazako 60 haragitako abelburu badira, urtean 400 basatxerri gizentzen doguz, eta basoan egurra ekoizten dogu, piñua, alkazia, altza eta kriptomedia japoniarra landatuz. Guztira, 45 Ha zelai eta 35 Ha baso gestionatuz.

Gaurko ekintza hau, Europa mailan beste nekazari eta abeltzainek bezala, gaur, hemen, Bilbon elkartu gara Bizkaiko lehen sektoreko baserritarrok bizi dugun egoeraren larritasuna argi eta garbi azaltzeko.

Como decía, la concentración de hoy es otra acción más de las que estamos realizando los productores a nivel europeo, con el objetivo de trasladar a la sociedad, al conjunto de administraciones y también a la distribución que domina la cadena alimentaria, la dramática situación que vive el sector productor, en nuestro caso, el sector productor de Bizkaia.

La PAC, en sus inicios fue un pacto político europeo para que se garantizase la producción de alimentos suficientes, como objetivo estratégico de supervivencia. Hoy en día la PAC está más centrada en objetivos medioambientales, sin proteger la producción local frente a las importaciones, consecuencia de los acuerdos de libre comercio internacionales (Mercosur, Nueva Zelanda. Marruecos,…).

Producción local hiper regulada, controlada, limitada y excesivamente burocratizada, que comparte mercado con importaciones, a las que no se somete a esta disciplina.

La falta de rentabilidad de nuestras explotaciones, pone en grave peligro la supervivencia del caserío, esto es:

1.- La producción de alimentos de calidad y en cercanía.

2.- La gestión del territorio que realizamos al desarrollar nuestra actividad agrícola, ganadera y forestal, aportando el actual equilibrio paisajístico y medioambiental.

3.- El equilibrio social, al no ser factible la incorporación de un relevo generacional, que se asiente en zonas menos pobladas.

Además, como sector productor hemos tenido que generar un tejido cooperativo para la comercialización de nuestra producción, que es grande para ser pequeño (altos costes de gestión unitarios), y a su vez pequeño para ser grande (presencia dominante en el mercado). Nuestro verdadero lastre está en que, en gran medida no somos los que vendemos nuestro producto al consumidor final. No llegamos de la granja a la mesa, y el peaje que pagamos a la distribución es excesivo; es nuestro techo de cristal.

En cumplimiento de la ley de la cadena alimentaria, hay que reconocer la aportación del Gobierno Vasco, por la creación del observatorio de la cadena alimentaria de Euskadi BEHATOKIA, dotado de un servicio de inspección, y desgranando los costes de producción de los distintos eslabones. Pero su eficacia está mermada, porque no se entra en el comercio, para facilitar un reparto más equitativo del margen económico que se genera desde la Granja a la Mesa.  

De saque, si llegara al sector primario una media del 30% del precio venta al público, se consolidaría una producción de alimentos de calidad con rentabilidad positiva, el relevo generacional y la gestión sostenible del territorio.

En breve se van a renovar la representación parlamentaria en Euskadi como en Europa. Esta concentración pretende la sensibilización de la ciudadanía frente a la realidad de nuestro sector, y particularmente, la sensibilización de las distintas fuerzas políticas, para que apliquen un poco de sentido común al legislar y regular los aspectos relacionados con el sector primario, y respeto hacia la actividad agro-ganadera y forestal, al trabajo diario de todos los baserritarras y forestalistas que no pretenden más que generar riqueza para este territorio de una manera sostenible.

Por lo tanto desde ENBA proponemos a nuestras Administraciones y a los grupos políticos que nos representan en los distintos parlamentos, incluido el Europeo, los siguientes puntos reivindicativos:

• La necesidad de revisar el Observatorio de la cadena alimentaria de Euskadi BEHATOKIA, con el objeto de que todos los eslabones productivos, el sector primario, el de transformación y el del comercio hagan un reparto más equitativo del margen total.

• Revisión de la Ley de Administración Ambiental de Euskadi, donde nuestra Administración, por desgracia ha ido mucho más allá de lo que marca Europa. La gestión forestal, los cambios de uso del terreno, y el dimensionamiento de las instalaciones agro-ganaderas son seriamente afectadas.

• Simplificación burocrática. Los agricultores y ganaderos dedicamos una media de 160 horas al año en hacer papeleos. Eso es un mes por año.

• Resolución de la problemática del jabalí y del corzo, además de un nuevo enfoque a la gestión del lobo. La convivencia de los ganaderos y las ganaderas de Karrantza y Gorbea con el lobo es imposible.

• Mejora de nuestras jubilaciones. No puede ser que nuestras jubilaciones estén rozando el nivel de las jubilaciones no contributivas. Nosotros contribuimos y mucho a nuestra sociedad. Y contribuimos cotizando.

Eta ez neuke amaitu nahi OSKORRIren abesti baten letra gogoratu gabe:

Gure arima hiltzen uzteko bezain odol galduak ez gara.

Ez al dakizu euskera dela euskalduna egiten gaituena

Zer Euskal Herri litzateke bere hizkuntza ere galtzen duena?

Zer Euskal herri litzateke bere baserriak ere galtzen dituena.

EUTSI BASERRIARI

Deja tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín