Reportajes

/, Coronavirus/“Me están dando ganas de pegarte un tiro a ti y a tu hija”: Un Guardia Civil a Bea Etxebarria e Irati de 2 años

“Me están dando ganas de pegarte un tiro a ti y a tu hija”: Un Guardia Civil a Bea Etxebarria e Irati de 2 años

SORTU se ha concentrado frente a la Subdelegación del Gobierno en la Plaza Elíptica de Bilbao para denunciar estas amenazas de muerte recibidas por la presa bilbaína Bea Etxebarria y su hija Irati de dos años.

2020-06-18T19:16:57+00:0018 junio 2020|Bilbao, Coronavirus|Comentarios desactivados en “Me están dando ganas de pegarte un tiro a ti y a tu hija”: Un Guardia Civil a Bea Etxebarria e Irati de 2 años

Nota de prensa: Son absolutamente graves e inadmisibles las amenazas de muerte realizadas ayer por una agente de la Guardia Civil contra la presa política vasca Bea Etxebarria y su hija de dos años. Las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado siguen actuando con total impunidad y sin piedad contra las personas más vulnerables. En este caso, la amenaza ha sido dirigida contra la presa vasca Bea Etxebarria Caballero y su hija, cuando una guardia civil las ha increpado al echar mano de su pistola mientras decía “me están dando ganas de pegarte un tiro a ti y a tu hija”.

Aunque las amenazas, insultos y vejaciones contra las y los presos políticos vascos se producen frencuentemente y sin cesar, este caso resulta aún más grave porque la amenaza de muerte ha sido también para la niña de dos años. Cualquier Estado democrático no toleraría este tipo de comportamientos de ninguno de sus funcionarios, pero cuatro décadas después el reino de España sigue siendo incapaz de romper con el franquismo, al haber continuado con las torturas, el terrorismo de estado y las violaciones de derechos, con un gobiernos de un color u otro.

El caso de Bea Etxebarria es un claro ejemplo de vulneración de derechos humanos y de impunidad de los aparatos estatales: tras denunciar violaciones y torturas salvajes durante su detención, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos condenó a España por no investigar esas torturas. Bea, como la mayoría de los presos políticos vascos, sigue dispersada a cientos de kilómetros de su casa, junto a su hija. El ataque se ha producido en el contexto de las medidas contra el Covid-19, cuando las presas políticas vascas llevan tres meses sin tener visitas y cuando la situación de muchas de ellas es peor que nunca. La única posibilidad de dar salida a esta situación es que todos los presos y presas políticas vascas sean excarceladas, tal y como lo viene demandando la mayoría de la sociedad vasca, mientras se están dando pasos para su salida de la cárcel.

Fuente: SORTU

Suscríbete a nuestro Boletín