Reportajes

//«Llevamos medio siglo de lucha, putxs cis y trans, para ser reconocides como clase obrera»

«Llevamos medio siglo de lucha, putxs cis y trans, para ser reconocides como clase obrera»

Putxs en Lucha se dirige a abolicionistas punitivistas, feministas carcelarias, tránsfobas, racistas y fascistas para advertirles: "Os hemos ganado esta batalla y os vamos a ganar la guerra".

2024-06-07T12:46:09+02:007 junio 2024|Reportajes|Sin comentarios

El pasado domingo, el colectivo Putxs en Lucha recorrió las calles de Bilbao, desde Moyua hasta el Ayuntamiento, junto a la E28 Koordinadora, para reivindicar que son trabajadoras, ciudadanas de pleno derecho y sujetos políticos, nunca objetos.

También un 2 de junio, hace 48 años, comenzaba el encierro de un grupo de trabajadoras sexuales de Lyon, que ocupó la parroquia de Saint-Nizier, para protestar contra el cierre de sus casas de trabajo y denunciar que la policía las violentaba en la calle. «Nos reunimos un 2 de junio para conmemorar a nuestras madres políticas», explicaban desde el colectivo a la par que aseguraban: «Casi 50 años después, seguimos en las mismas. Llevamos medio siglo de lucha, putxs cis, putxs trans y chaperos también, para ser reconocides como lo que somos: clase obrera».

Por medio de la concentración, quisieron retratar cómo el fascismo continúa «imperando en la vida de las putas», por medio de ordenanzas municipales y la Ley Mordaza, que generan condiciones cada vez más precarias. En este sentido, denunciaron la intención de recuperar la tercería locativa, una figura del Código Penal que pena a quienes, con ánimo de lucro y de forma habitual, ceden locales donde ejercer la prostitución; todo ello en nombre de la «igualdad» entre hombres y mujeres y con el consecuente desahucio de muchas trabajadoras, pues en ocasiones, además de su lugar de trabajo, es también su vivienda.

«El feminismo institucional, en nombre de la dignidad, lo que quiere es aprobar una ley abolicionista, según ellas para protegernos de eso que llaman violaciones pagadas», explicaban. Sin embargo, sí existe una patronal reconocida por el Estado español desde el año 2003, con clubes y casas de terceros a las que muchas trabajadora sexuales se ven obligadas a acudir, porque la prohibición de anunciarse dificulta cada vez más el trabajo sexual independiente. «Lo único que van a hacer es aumentar la presencia policial en lugares donde hay mujeres en situación irregular, (…) abrirles expedientes de expulsión y deportarlas a sus países», manifestaron y añadieron: «Lo mismo sucederá con las víctimas de trata, que muchas veces acaban encerradas en Centros de Internamiento de Extranjeros (CIEs) con sus proxenetas».

Para el colectivo, esta dignidad no es más que la culpa y la vergüenza a través de la cual el heteropatriarcado ha coloniza el cuerpo de las mujeres para controlar su conducta, cuerpo y sexualidad. Una dignidad que olvidan cuando se trata de explotaciones en trabajos precarios, como las mujeres que trabajan de internas sin derechos laborales y en completa vulnerabilidad por estar en situación irregular; las jornaleras en condiciones precarias; o aquellas mujeres, que son cabeza de familia, con contratos temporales y que, muchas veces, tienen que soportar el acoso sexual de sus jefes para subsistir. «Con la dignidad nos trabajan la culpa. (…) Cuando nos preguntan si queremos que nuestras hijas acaben siendo putas cuando defendemos los derechos de las trabajadoras sexuales, cuestionan si somos buenas o malas madres, pero luego no les importa nada cuando nos quitan a nuestras hijas por putas», denunciaron.

Finalmente, aseguraron que, a pesar de las dificultades, continuarán luchando hasta ser reconocidas como trabajadoras, ciudadanas de pleno derecho y sujetas políticas. «Abolicionistas punitivistas, feministas carcelarias, transfobas, racistas y fascistas en general, os hemos ganado esta batalla y os vamos a ganar la guerra», sentenciaron.

Deja tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín