Reportajes

//Koloretxe se solidariza con las Trabajadoras de Residencias de Bizkaia

Koloretxe se solidariza con las Trabajadoras de Residencias de Bizkaia

La Casa de las Mujeres de Bilbao muestra su apoyo a las Trabajadoras de Residencias de Bizkaia en su lucha contra la progresiva precariedad de los trabajos feminizados

2022-12-26T17:30:49+00:0026 diciembre 2022|Reportajes|Sin comentarios

Por Koloretxe

La pasada semana, las trabajadoras de residencias de Bizkaia se encerraron durante tres días en la Iglesia de la Encarnación de Atxuri (Bilbao) como señal de protesta por sus indignas condiciones de trabajo. Esta huelga, que se convocó bajo el lema “somos esenciales”, es la más reciente de un proceso de lucha que abrieron ya en 2017 con un ciclo de protestas que duró 378 días. Fruto de aquel gran esfuerzo (no olvidemos nunca las mermas en los salarios que producen huelgas tan prolongadas) consiguieron la renovación de su convenio laboral incluyendo muchas de sus peticiones.

El año pasado, las trabajadoras de las residencias volvieron a organizarse para reclamar la actualización de sus condiciones laborales que, tras cuatro años y una pandemia, habían empeorado sobremanera. La renovación conseguida tras las primeras movilizaciones había dejado de cubrir las necesidades de un sector cuyo voraz proceso de privatización había reducido un servicio público de primera necesidad como es el cuidado de personas dependientes, en este caso de avanzada edad, a un mero balance
de beneficios y pérdidas económicas para sus empresas. La huelga de la semana pasada es el último movimiento de este proceso.

Las ratios, que las trabajadoras califican de inhumanas, son otro de los grandes problemas, pues obligan a convertir el trabajo de cuidados en una cadena de montaje en la que las personas cuidadas son pura mercancía. Esto, que es responsabilidad tanto del Gobierno Vasco como de la Diputación Foral de Bizkaia, se solucionaría si no permitiesen que lo que llaman “colaboración público-privada”, jugase en detrimento de la parte pública; si se entendiera que nunca se debe permitir desde las instituciones públicas que un servicio de primera necesidad sirviese para hacer negocio.

Desde Koloretxe, organización feminista que lucha desde 2017 por conseguir la primera Casa de las Mujeres de Bilbao, apoyamos la lucha de las trabajadoras de las residencias de Bizkaia, pues la flagrante vulneración de sus derechos laborales abarca una de las principales preocupaciones del Movimiento Feminista: la progresiva precariedad de los trabajos feminizados que son, al mismo tiempo, los trabajos de cuidados. La Casa de las Mujeres de Bilbao, que será una realidad pese a los constantes obstáculos puestos por el Ayuntamiento y su área de Igualdad, tendrá sus puertas abiertas para estas trabajadoras, pues será un espacio para el cuidado mutuo, pero será también, como no puede ser de otra forma, un espacio de debate y organización ciudadana.
¡Seguimos compañeras!

Aurreko astean, Bizkaiko egoitzetako langileak euren lan baldintza ez duinak salatzeko Atxuriko Enkarnazio elizan (Bilbon) hiru egunen zehar giltzapetu ziren. ‘Oinarrizkoak gara’ lelopean burututako greba hau 2017an hasitako borroka prozesuko azkenengoa da. Urte hartan, 378 eguneko iraupena izan zituzten protestek. Ahalegin horren ondorioz, euren lan-hitzarmena berritzea lortu zuten aldarrikapen asko barnean sartuz (eta ez genuke inoiz ahaztu behar grebek soldatetan dituzten murrizketak).

Iaz, egoitzetako langileak berriro antolatu ziren euren lan-baldintzak eguneratzea eskatzeko, lau urte eta pandemia baten ostean, nabarmen okertu baitziren. Lehenengo mobilizazioen ondoren lortutako berritzeak sektorearen beharrak asetzeari utzi zion, pribatizazio prozesuak mendekotasuna duten pertsonen zaintza bezalako oinarrizko zerbitzu publiko bat, kasu horretan adineko pertsonena, bere enpresentzako irabazi eta galera ekonomikoen balantze huts batera murriztu zuen-eta. Aurreko astebeteko greba prozesu osoko azkenengo mugimendua da.

Langileek krudeltzak jo dituzten ratioak beste arazo larri bat dira, zaintza-lana muntaiakate bihurtzera behartzen baitute, non zaindutako pertsonak merkantzia huts bihurtzen diren. Foru Aldundiko zein Eusko Jaurlaritzako ardura den hori konponduko litzateke lankidetza publiko-pribatua deitzen dutena alderdi publikoaren kalterako izatea onartuko ez balute. Edota instituzio publikoek ulertuko balute ezin dela inoiz onartu behar oinarrizko zerbitzu bat negozioa egiteko erabiltzea.

2017tik Bilboko lehen Emakumeen Etxea lortzeko borrokan diharduen Koloretxe erakunde feministak Bizkaiko egoitzetako langileen borroka babesten du, euren laneskubideen ageriko urraketa Mugimendu Feministaren kezka nagusietako bat da-eta, hau da, lan feminizatuen prekarietate progresiboa, hots, zaintza-lanak.

Udalak eta bere Berdintasun Arloak oztopoak etengabe jarri arren, Bilboko Emakumeen Etxea errealitate bihurtuko da eta bere ateak zabalik izango dituzte langile horiek, elkar zaintzeko gunea izango baita, baita eztabaidarako eta herritarren antolaketarako gunea ere izango da. Ezin da beste modura izan.
Kideak, borrokan dihardugu! / hemen gaituzue!


Deja tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín