Reportajes

//Feministas nicaragüenses denuncian haber sido agredidas en la txosna de Askapeña

Feministas nicaragüenses denuncian haber sido agredidas en la txosna de Askapeña

Aseguran haber sido empujadas y posteriormente expulsadas del recinto por portar una bandera con el lema “Libertad a las presas políticas”.

2023-08-30T20:10:40+02:0027 agosto 2023|Aste Nagusia|18 Comentarios

Comunicado de la Red de Mujeres Migradas y Racializadas de Euskal Herria y el Colectivo de Peruanxs en Euskal Herria

La noche del jueves 24 de agosto entre las 9.30 pm y las 10.30 pm, durante el concierto de un cantautor peruano, en la Txosna de Askapeña, compañeras feministas nicaragüenses que portaban una bandera con el lema “Libertad a las presas políticas”, fueron agredidas.

Se les acercó del público un hombre blanco a increparles por el lema de la bandera y también la presencia de ellas como parte del público en la txosna. Las compañeras defendieron verbalmente su derecho a estar en ese espacio, a lo que este hombre sobrepasando el espacio físico, empujó a una de ellas.

Quienes estuvimos alrededor hicimos una barrera humana para proteger a las compañeras y pedimos a ese hombre que se alejara. A pesar de esto, volvió a acercarse (esta vez a nosotras) para decirnos que desconocíamos lo que pasaba en Nicaragua y que él había viajado muchas veces para entender mejor sobre la realidad de dicho país. Le repetimos que se alejara que no queríamos hablar con él, y al ver que insistía, hablamos con las personas de la barra para que se hicieran cargo de ese hombre. La respuesta de la barra de la Txosna fue inmediata y el hombre se retiró del espacio.

Terminada esa situación, un hombre blanco, integrante de dicha konpartsa, al enterarse de lo ocurrido, nos dijo que eso no era una agresión y exigió a las compañeras nicaragüenses, que se fueran de la txosna; un espacio que consideramos público y libre para los colectivos que hacemos parte del movimiento social en el País Vasco en el que podemos expresar nuestras reivindicaciones políticas.

Este hombre insistía a las compañeras feministas nicaragüenses que se fueran, mientras repetía ser parte de la solidaridad internacionalista. Les dijo que la acción (de llevar una bandera con el lema: Libertad presxs políticos, era una vergüenza; y que no tenían la mínima idea sobre política. Su actitud era cada vez más iracunda y optó por subir al escenario, donde cantaba el cantautor, coger el micro y desde ahí, les dijo que “se atuvieran a las consecuencias”, incluso llegó a grabarles. Luego, se dirigió a la barra, desde donde ondeó la bandera del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Quienes integramos la Red de Mujeres Migradas y Racializadas de Euskal Herria y el Colectivo Peruanxs en Euskal Herria, fuimos testigos de todo lo ocurrido y acuerpamos a las compañeras para evitar que continuaran agrediéndolas. Creemos que la actitud de nuestras compañeras nicaragüenses fue de resistencia y de dignidad por defender su derecho a ocupar espacios públicos y a expresarse libremente.

Estamos hartas de las agresiones racistas sexistas. Nos duele, especialmente cuando se producen en espacios de los movimientos sociales, de los que somos parte. Por desgracia, no son hechos aislados, ni puntuales.

Ante todo esto, urge que Askapeña Konpartsa responda ante esta agresion y Bilboko Konpartsa active el protocolo contra las agresiones, tomando las acciones correspondientes ante lo ocurrido.

*Los colectivos abajo firmantes, hemos elaborado este documento, en consenso con las compañeras nicaragüenses agredidas.

La Konpartsa Askapeña emitió un comunicado como respuesta a esta denuncia de agresión. 

18 Comments

  1. Quepeña 28 agosto, 2023 en 10:55 am

    AskapeÑa??? 😂

    • Anónimo 29 agosto, 2023 en 4:29 pm

      sí, Askapeña, listo

  2. Anónimo 28 agosto, 2023 en 3:18 pm

    Desde el respeto NO ha sido ni una agresión racista ni una agresión sexista.
    De hecho la txosna Askapeña rechaza las agresiones sexistas.
    En este caso podemos hablar de una «agresión política» pero nada más.
    Nadie tendría k haber molestado a las feministas pero cuando se politizan las txosnas se polariza la gente y expulsan a gente k no está acorde a sus ideas…

    • Anónimo 28 agosto, 2023 en 6:40 pm

      ¿Así que por ser feministas no se les puede decir nada? Fueron a provocar y se les dijo que aquel no era su sitio. A defender al imperialismo a otro lado. Y ya vale de victimismo feminista («Estamos hartas de las agresiones racistas sexistas»), porque, y en eso estoy de acuerdo contigo, no existe ninguna agresión ni racista ni sexista. Las feministas se están acostumbrando a que se les dé siempre la razón y se les apoye por el mero hecho de ser mujeres, y eso se acabó. Igualdad es que si vas a molestar a una casa ajena se te expulse igualmente seas hombre o mujer.

  3. Agus 28 agosto, 2023 en 4:52 pm

    lo qué ocurre es, que gente que va de demócrata, antiviolencia y sexista en realidad,cuando alguien piensa diferente se muestran como son,dictadores fascistas de pensamiento unico

    • Anónimo 28 agosto, 2023 en 8:42 pm

      Hay gente fascista de izquierdas que quiere ocultar lo que está sucediendo en Nicaragua con la dictadura del Ortega y su mujer

    • Un bilbaono 29 agosto, 2023 en 8:53 am

      Además de ser una racista, seamos del color que seamos todos, todos merecemos que se nor trate como personas, racializar un escrito reivindicativo como ha hecho en el escrito, solo demuestra que subyace racismo en la persona que lo ha escrito.
      Lo normal siempre ha sido solicitar permiso en la txozna, y punto, sin ese permiso, la Kompartsa tiene todo el derecho de expulsar a quien sea del recito de su responsabilidad.

  4. Patxi 28 agosto, 2023 en 4:55 pm

    Hechos:
    Desde cocina se oyen gritos de «agresión».
    Ante lo cual un comparsero sale a verificar lo sucedido.
    Y ante el escenario un grupo con una bandera y consignas pintadas en ella, haciendo gestos y gritando.
    El comparsero les intenta explicar que están en la txosna de Askapeña y que no es el sitio para sus reivindicaciones.
    Respuesta: un fuerte golpe en el pecho que le hace perder el equilibrio.
    El comparsero vuelve a la parte posterior de la misma, comenta lo sucedido con el resto del turno y dan una explicación en el escenario de su konpartsa.
    Acaba la actuación del cantante y comienzan los fuegos.
    Fin

    -Askapeña es un referente multicultural y multiétnico, con gran mayoría de personas racializadas que nos divertimos de manera sana y solidaria.
    África, Asia , Europa y América están aquí.
    Nadie nos va a quitar la sonrisa.

  5. Anónimo 28 agosto, 2023 en 6:42 pm

    A provocar a otro lado. Sean feministas, machistas o lo que sea. Aquí se respeta la igualdad y se expulsa a los provovadores sean lo que sean.

  6. Un bilbaono 29 agosto, 2023 en 8:45 am

    Atentos al racismo subyacente en el escrito «un hombre blanco», no un hombre, no un tipo con camiseta p.e. roja y pelo castaño, o camiseta azul y pelo rizado, no «un hombre blanco». Racismo puro, la autora de este escrito está totalmente deligitimada, mejor dimite y dedicate a trabajar como hacemos el resto, que poca vergüenza, una racista invocando derechos sobre otras personas que están encarceladas. Dimite sinvergüenza, tu no puedes defender los derechos de nadie por racista.

  7. Cecilia 29 agosto, 2023 en 3:59 pm

    Los hechos, por más que se blanquea el relato, no se corresponde con lo que ahí sucedió Patxi. Por suerte hay muchísimxs testigxs que forman parte de colectivos políticos como la Red de Mujeres Migradas y Racializadas de EH, Peruanxs en EH y compañeras feministas nicaragüenses. Fue una agresión racista sexista en toda regla y como tal ha sido denunciada en la Comisión de agresiones de Bilboko Konpartsa. Nadie tiene derecho a expulsar a compañeras racializadas de un espacio público y reivindicativo e increparles de manera violenta, agresiva, etnocéntrica, incluso en ejercicio de supremacismo blanco- alegando «que no saben nada de lo que sucede en su país» y que son una vergüenza. No pudiste escuchar gritos, porque fue una de las compañeras a denunciar a la barra de la agresión que se estaba sufriendo. La existencia de un prejuicio (yo hombre blanco tengo la razón y tu mujer racializada no) discriminación (hacia mujeres racializadas) y expulsión (vete de aquí) se sustenta en un sistema de dominación y de inferiorización de un grupo sobre otro basado en la racialización de las diferencias. En los espacios de izquierda no quita que reproduzcan racismo, sexismo o transfobia. ¿Cómo se explica el comportamiento del hombre blanco agresor ondeando la bandera del FSLN desde dentro de la barra? La idealización y romantización de un violador y dictador como Daniel Ortega solo puede ser sustentada por otros tan machos como él.

  8. Cecilia 29 agosto, 2023 en 4:00 pm

    Justificar que no ha sido una agresión racista sexista es racismo

  9. Jose 29 agosto, 2023 en 4:54 pm

    En Euskadi se defiende todas las DICTADURAS marxistas de América Latina.
    Es un hecho .
    la izquierda abertzale defiende el gobierno de la familia Castro y el de la familia Ortega.

  10. Jose 29 agosto, 2023 en 4:57 pm

    Me imagino que no me aprobareis ningún comentario.
    Los Vascos ya sabemos la forma de actuar de la Izquierda Abertzale.
    Y antes de que me insulteis SOY VASCO Y DE IZQUIERDA.
    PERO DEMOCRATA.

  11. Patricia 29 agosto, 2023 en 7:07 pm

    Estuve en el momento, se veia a unas chicas portando una bandera y en silencio porque estaban viendo el concierto.
    Luego se les acerco un señor con la camiseta de la chosna, les increpó e intento quitarles la bandera.
    Lamentable, que estando en un espacio público, al aire libre, disfrutando de la música, se vea a un tipo en esa actitud. Muy mal por los representantes de la chosna porque se veia que era compañero vuestro. Ingresando al espacio cerrado e interrumpiendo la actuación del cantante.
    No sé de afinidades políticas, solo ví una agresión. Del señor de la chosna «inclusiva» contra las chicas sosteniendo una bandera en un espacio público.

  12. Red de Mujeres Migradas y racializadas EH 29 agosto, 2023 en 7:13 pm

    Patxi, los hechos que relatas no se corresponden a la verdad. Fue una de las agredidas quien se acercó a la barra de la txosna para denunciar que estaba siendo agredida, y acudieron dos jóvenes de Askapeña y el primer agresor blanco se retiró ante la insistencia de las personas que estaban haciendo una barrera humana para proteger a las compañeras feministas nicaragüenses. Desde la barra sale el segundo agresor, un konpartsero a recriminar de una manera violenta y agresiva exigiendo a las compañeras que retiren su bandera y que se fueran del espacio público. ¿Esto no es un ejercicio de poder y de supremacía blanca? Se enmarca esta denuncia como una de las tantas manifestaciones de violencia racista y patriarcal. Porque la práctica de deslegitimización política hacia mujeres, y más aún racializadas y disidentes, es constante y, dolorosamente, se dan en espacios políticos de izquierda. Que por ser de izquierdas no dejan de ser patriarcales y racistas. Esta práctica de deslegitimación inmediata y mansplaining (yo sé de la situación política de tu país, más que tú misma) se ve sostenida no sólo en las acciones agresivas de este hombre. A nosotras sí que nadie nos va a quitar el derecho a la palabra y nuestras propias reivindicaciones. Es racismo y sexismo los discursos y prácticas de invisibilización, estigmatización, discriminación, exclusión y agresión vividas el jueves 24.

  13. Manu 30 agosto, 2023 en 12:03 am

    Desde Náhuatl elkartea mostramos apoyo total a nuestras compañeras nicaragüenses.

    Estamos artas, no nos representáis los y las internacionalistas trasnochados.

    Nicaragua es una dictadura que oprime a las mujeres.

    A ver si os enteráis ,y dejáis de usurpar los lugares que les corresponden a las ciudadanas de bien y no a las que se venden por intereses políticos y señalan y acusan de antipatrías a su propios hermanos.

    !Vivan las mujeres nicaragüenses!

    vivas y libres.

    Manu secretario de Náhuatl elkartea

  14. Gaspar 30 agosto, 2023 en 12:35 am

    Fuerza, compañeras. Las mujeres feministas o no, estamos hartas de esos machirulos que se escudan en colectivos “de izquierda”, “internacionalista” en este caso, para agredir o minimizar a compañeras feministas ni blancas . Los conocemos, pero no por ello los justificamos. Defender a un dictador pederasta como Daniel Ortega no tiene límites y además gritarles a las compañeras políticas exiliadas nicaragüenses que no conocen la situación de su país, del país que las expulsó precisamente por ese gobierno reprensor y tirano, traidor del FMLN, pasa de raya. ¿En serio se creen dueños de “su chozna”, en un espacio público?, ¿en qué sentido les agredía una bandera en reivindicación de las presas nicaragüenses? Cuidado, Azkapeña, que muy mal van por ahí. Lo bueno es que estos sujetos han quedado en evidencia.

No se permiten comentarios.

Suscríbete a nuestro Boletín