Reportajes

/, Bilbao, Feminismo, Pensiones, Reportajes/Este 25N las mujeres pensionistas se unirán a la lucha feminista

Este 25N las mujeres pensionistas se unirán a la lucha feminista

El movimiento de pensionistas ha manifestado su apoyo de cara al 25N, al considerar que las mujeres mayores ha sido uno de los colectivos más invisibilizados en los ámbitos públicos.

2020-11-23T16:09:05+00:0023 noviembre 2020|25N, Bilbao, Feminismo, Pensiones, Reportajes|Comentarios desactivados en Este 25N las mujeres pensionistas se unirán a la lucha feminista

Por: Laura Fontalba

El movimiento de pensionistas ha vuelto a concentrarse frente al Ayuntamiento de Bilbao para reclamar unas pensiones dignas. En esta ocasión, de cara al 25N, Día Internacional contra la Violencia de Género, han querido sumarse a las reivindicaciones y a la lucha para erradicar las violencias “invisibles y visibles” que se ejercen contras las mujeres.

Las mujeres pensionistas han hablado sobre la violencia invisible que pasa desapercibida en la sociedad y con la que muchas mujeres han convivido y conviven en sus hogares. Han manifestado que la falta de credibilidad, vergüenza, sumisión y silencio hacen que no se denuncien las violencias ejercidas en el ámbito privado. Violencias que todas las mujeres están en riesgo de sufrir en cualquier momento, circunstancia y edad. Las mujeres mayores no se libran y, de hecho, han sido uno de los colectivos más invisibilizados en los ámbitos públicos y políticos. “Humillaciones, celos, control y aislamiento social, miedo, golpes, violencia sexual, violencia económica, privación de recursos, maltrato por parte de cuidadores, dentro y fuera de las instituciones, negligencia y abusos en el cuidado, infantilización en el cuidado, asesinatos…, y una larga lista”, denunciaban las mujeres pensionistas, que han definido los micromachismos como agravantes de violencias mayores.

Las mujeres pensionistas han reiterado su lucha por las pensiones dignas al explicar que, este año, ha dejado al descubierto una violencia estructural más: la economía. Así pues, han exigido reforzar las pensiones para terminar con la brecha de género que supone una diferencia del 44% entre las pensiones de hombres y mujeres; derogar las reformas de pensiones, puesto que quieren que la cuantía no dependa de si están casadas o no; y que las trabajadoras del hogar tengan los mismos derechos y se reconozcan los cuidados con derechos dignos. Hoy, han querido denunciar todas las desigualdades que sufren las mujeres mayores por situaciones de precariedad y de abandono por pensiones de miseria, unido a la escasez de servicios, de recursos y de prestaciones públicas que generan verdaderas situaciones de pobreza.

Finalmente, sin dejar a un lado sus demandas habituales, el movimiento de pensionistas también ha exigido a José Luís Escrivá, actual ministro de Seguridad Social, Inclusión e Inmigraciones, que el ingreso mínimo vital que presentó no sea “papel mojado, que sea la realidad y todas aquellas personas que viven de la miseria tengan ese ingreso mínimo vital. También han exigido a ministras y ministros que dejen a un lado el miedo, pongan a término políticas sociales, firmen la carta social europea y suban el salario mínimo. Han asegurado: “el movimiento de pensionistas no pedimos, exigimos que las políticas que ya prometieron las cumplan”.

Suscríbete a nuestro Boletín