Reportajes

/, Día Internacional, LGTB/Día contra la LGTBfobia: Fuego a la Ley de Extranjería, la heteronorma y la cisnorma

Día contra la LGTBfobia: Fuego a la Ley de Extranjería, la heteronorma y la cisnorma

Bajo el lema "Erasoen aurrean, auzodefentsa transfeminista", la Koordinadora 28J ha realizado una movilización en Bilbao que ha partido desde la Plaza Corazón de María hasta la Plaza Hermanos Etxebarrieta (Unamuno).

2021-05-17T18:31:50+00:0017 mayo 2021|Bilbao, Día Internacional, LGTB|Sin comentarios

Por Koordinadora 28J

Hoy, en el día internacional contra la LGTBfobia, no queremos centrarnos únicamente en las agresiones típicamente asociadas a esta fecha. Más allá de los insultos o los golpes que deciden señalar las instituciones, necesitamos nombrar la violencia estructural a la que nos condenan tanto el Ayuntamiento, la Diputación, como el Estado, así como otras herramientas del capitalismo.

Las personas LGTB o disidentes de género, en particular las personas trans, hemos estado históricamente excluidas del trabajo y la vivienda. La cisnorma y la heteronorma a menudo resultan en violencia familiar que nos obliga a salir de nuestras casas para intentar encontrar un lugar más seguro donde vivir y transitar. Si somos migrantes, la marginalización social y la violencia institucional son aún más graves.

Como miembros de la clase trabajadora, desposeída de los medios de producción y de propiedad privada, nos enfrentamos a un sinfín de barreras que afectan no sólo a nuestra calidad de vida sino a nuestra supervivencia: No podemos acceder a trabajos dignos para poder pagar el alquiler inflado por la especulación de una ciudad que prioriza el turismo al bienestar de sus habitantes.

El racismo y la transfobia institucionales nos deshumanizan con su burocracia, exigiendo toda una serie de requisitos imposibles para tener los papeles “en regla”, ya sea para que nuestra documentación refleje nuestra identidad y poder ahorrarnos la violencia cotidiana que ello conlleva, y en el caso de las personas migradas, para poder acceder a los derechos más básicos. La clase propietaria se aprovecha de esto último, conscientes de la situación de vulnerabilidad de personas migradas y su necesidad de acceder a un padrón, subiendo aún más el alquiler de sus propiedades a cambio de la oportunidad de empadronar a sus inquilines.

En el caso de un matrimonio o pareja de hecho entre una persona con nacionalidad y otra migrada, la persona europea debe contar con una renta mínima y no recibir ayudas para que la persona migrada pueda siquiera solicitar la residencia. La Ley de Extranjería también es una cuestión de clase.

Así pues, sólo si acatamos las estrictas normas impuestas por la heteronorma tránsfoba y colonial del capitalismo, ya sea a través de las exigencias de la Ley de Extranjería o la actual Ley Trans, performando un modelo relacional y de género hegemónico que siempre estará sujeto a sospecha y vigilancia, sobre todo para personas migradas y racializadas, somos considerades tolerables.

Ciertas personas LGTB pueden ser asimiladas por el capitalismo, y ya lo están. El Ayuntamiento lo sabe, los grandes especuladores y capitalistas lo saben, y agitan sus banderitas arcoiris para tapar sus violencias. Pero nosotres también lo sabemos, y lo tenemos muy claro: Ningún hotel “gayfriendly” nos va a dar un lugar donde vivir, ni el PRIDE cambia el hecho de que el Ayuntamiento desahucia y criminaliza a la clase obrera. El éxito de ciertas personas LGTB dentro del marco capitalista no nos sirve, porque por definición este sistema jamás podrá satisfacer las necesidades de todo el mundo, ya que supone la explotación a una mayoría por una minoría.

No lograremos nada si no lo pedimos todo. Fuego a la ley de extranjería, a las cárceles que son los CIEs y a las fronteras. Destruyamos la propiedad privada y el trabajo asalariado. Destruyamos los ejes de opresión que mantienen este sistema explotador; destruyamos la heteronorma y la cisnorma.

Nuestra mayor herramienta es unirnos en la defensa de nuestros barrios.

Gaur, LGTBfobiaren kontrako egunean, ez dugu gaurko datarekin lotzen diren erasoetaz bakarrik hitz egin nahi. lnstituzioek markatzen dituzten irain eta kolpeetaz aparte, udalak, aldundiak zein estatuak sortarazten dizkiguten indarkeria estrukturalak zein kapitalaren beste tresnak ere seinalatu behar ditugu.

LGTB zein genero-disidente garen pertsonok, eta zehazki trans pertsonok, lan zein etxebizitzaren esparruetatik baztertuak izan gara historikoki. Zisnorma eta heteronorma askotan familiak eragindako indarkerian bihurtzen dira. Hola izanda, sarritan etxetik atera eta bizi eta transitatzeko leku seguruago bat bilatu behar dugu. Gainera, migrantea izanik marginalizazioa eta indarkeri instituzionalak areagotzen dira.

Langile klasearen parte garenez, ekoizpen baliabidetaz eta jabetza pribatuaz desjabetuak izan gara, hola, gure biziraupenean eta bizitza-kalitatean eragina duten hamaika oztopo jartzen dizkigute: lan duina izateko sarbidea ukatzen zaigu, espekulazioak sortutako alokairuen gorakadak kalean uzten gaitu eta turismoa lehenesten duen hirian bizitzera behartutak gaude.

Arrazakeriak eta transfobiak gizatasuna kentzen digute. Burokrazia medio, ezinezkoak diren baldintzak jartzen dituzte paperak “arauen barruan” izateko, bai trans pertsonok gure benetako identitatea agertu dadin eta horrela eguneroko bortizkeria ez pairatzeko, bai pertsona migratuen kasuan oinarrizkoak diren eskubideak lortzeko. Jabeek honetaz probetxua ateratzen dute, pertsona migranteen zaurgarritasun egoera eta errolda izateko beharraz, esaterako, erroldatzeko aukeraren truke alokairuaren prezioa igotzean.

Nazionalitatea duen pertsona bat eta migratua den beste baten arteko ezkontza edota izatezko bikoteen kasuan, pertsona europearrak gutxienengo errenta bat izan behar du eta ezin du beste diru laguntzarik izan pertsona migratuak erresidentzia eskatzeko eskubidea izan dezan. Hau da, atzerritartasun legea klase auzia bada ere.

Horrela, bada. kapitalismoaren heteronorma transfoboak eta kolonialak ezarritako arau zorrotzei men egiten diegu bakarrik, Atzerritarren Legearen edo egongo Trans Legearen eskakizunen bidez. Horrek tolerantziaren parametroen barruan egotera bideratzen gaituen harreman- eta genero-eredu hegemoniko zehatz bat betetzera garamatza, beti susmopean eta zaintzapean egongo dena, batez ere pertsona migratu eta arrazializatuentzat.

Kapitalismoak LGTB kolektiboko pertsona batzuk asimilatu ditzake, eta jadanik asimilatu ditu. Udalak, espekulatzaile handiek eta kapitalistek badakite, eta ortzadarraren ikurrak astintzen dituzte haien bortizkeria estaltzeko. Baina guk ere badakigu, eta oso argi daukagu: inongo “gayfriendly” hotelik ez digu bizitzeko lekurik emango; PRIDEak ez du aldatzen udalak langike klasea etxegabetzen eta kriminalizatzen duela. LGTB kolektiboko pertsona batzuen arrakastak esparru kapitalistaren barruan ez digu besteoi ezertarako balio, oinarriz sistema honek ez baitu inoiz mundu osoaren beharrak bete ahal izango, gehiengoen esplotazioa gutxiengoen mesedeetan baitu funtsa.

Ez dugu ezer lortuko dena eskatu ezean. Atzerritartasun legeari sua, egitan kartzela diren CIEi sua eta mugei ere, sua. Suntsitu ditzagun jabetza pribatua eta soldatapeko lana. Suntsitu ditzagun sistema esplotatzaile hau mantentzen dituzten zapalkuntza ardatzak; suntsitu ditzagun heteronorma eta zisnorma.

Gure auzoak defendatzeko elkar antolatzea da gure tresna handiena.

GORA LANGILEON BORROKA! GORA AUZODEFENTSA TRANSFEMINISTA!

Deja tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín